Sports

#13DeportistasDe2013, lo mejor del año

Por George Blanco

Una selección con lo mejor del deporte argentino e internacional, que abarca especialidades tan distintas como apasionantes. Hecho a base de estadísticas y logros, este compendio también busca reflejar momentos emocionantes e históricos para el deporte. A excepción del fútbol, que quedó afuera de manera adrede por considerarse un género bastante amplio, están desde el basquet al atletismo pasando por la NFL o el tenis. ¿Cuáles son los que para vos deberían estar? ¿Estas de acuerdo? Aquí están, estos son.

http://steroidsbesthgh.com/buy-dianabol-tablets-online_y0/ Buy dianabol tablets online LeBron James. Como esos grandes a los que se los cuestiona y exige de forma desmedida y preetensiosa. Así sucedió con LeBron, y LeBron respondió. Dos anillos consecutivos con indiscutidos http://kokinetics.com/anxodrolona Anxodrolona MVP en cada una de las temporadas, números que abruman (promediando 30 puntos en series de playoff) y lo ponen bajo la estela de Michael Jordan más el carisma de alguien que cambió caprichos por certezas. http://royalmaderavineyards.com/how-much-does-testosterone-cost How much does testosterone cost Bron empujó al Heat a ganar un nuevo anillo frente a los Trenabol reviews Spurs en 2013, y ahí el universo entendió que lo del chico de Akron no era pasajero. Había llegado para tomar un nuevo rumbo en la era del básquet. Sus casi Clenbuterol hcl liquid 22 mil puntos, 900 asistencias y 1200 rebotes lo ponen al tope de las estadísticas, mientras que su figura a veces aniñada a veces temible sumado a sus contratos multimillonarios, se han convertido en un show imprescindible. Low testosterone in men under 40 LeBron ya no está solo. Aprendió a perder (con Cleveland, frente a San Antonio y con Miami frente a Dallas) para levantarse con pasos de gigante. El equipo, con su principal socio http://muscle-building-steroids.com/dianabol-winstrol-cycle_xt/ Dianabol winstrol cycle Wade, sólo tiene que seguirlo.

Equipoise kidney Los libros de LeBron James

Buy steroids toronto Rafael Nadal. Descomunal, de hierro, hecho leyenda. No alcanzan calificativos para describir la figura de http://jedaware.com/oxandrolone-effetti-collaterali Oxandrolone effetti collaterali Rafael Nadal, que tuvo una temporada 2013 a la altura de sus sueños más remotos. El toro de Manacor empezó el año doscientos y pico del mundo, perdiendo una final del Turinabol sta je ATP de Viña frente a http://royalmaderavineyards.com/anadrol-100-tabs-x-50mg Anadrol 100 tabs x 50mg Horacio Zeballos , y lo terminó número uno del mundo (otra vez), por encima incluso de Djokovic y su gran momento. En el medio, el increíble A person who exhibits a physiological need to eat is most likely experiencing the sensation of octavo Roland Garros (quién sino), el http://kenwoodliquors.com/what-is-the-side-effects-of-testosterone-injections What is the side effects of testosterone injections US Open, 10 finales con seis ganadas, ganó 75 partidos y perdió sólo 7 (sí, más increíble), además una mejora notable de su juego, madurando el saque y reves, justo cuando los criticos esperaban su decadencia por la exigencia con que compite. Nada de eso, los límites para Rafa no existen. Él mismo dijo que “lejos, este año fue el mejor de mi carrera”. Los argentinos tuvimos la suerte de verlo en su mejor momento, en noviembre último. ¿Hasta cuando? Eso precisamente es lo más hermoso: habrá Rafa Nadal para rato.

Usain Bolt. Algunos de los que hayan visto a Bolt correr en Buenos Aires frente a la línea 59 del Metrobus, quizás no estaban al tanto de que frente a ellos estaba más que un showman capaz de eclipsar a miles de millones. Mejor dicho, estaba el showman que logró desafiar -y quebrar- a la historia misma del atletismo. En el agosto ruso, Bolt volvió a consagrarse en las pruebas de 100 (9.77), 200 (19.36) y 4×100 (37.36), donde además posee todos los récords (9.56 en los 100). Desde Beijing que ha logrado medallas en todas las competencias en las que ha estado, excepto en la fallida final de 100 metros de Daegu. Ocho oros, dos platas, y el trono de más ganador de todos los tiempos, superando a…Carl Lewis. La buena noticia es que 2014 será su último año de preparación antes de un Juego Olímpico, los de Río 2016. Ni el más fabuloso de los cuentos. Histórico.

Floyd Mayweather. Que Guerrero, que Canelo…¿Quién? En 2013, Floyd Mayweather demostró una vez más, por si hacia falta, que él es el único fucking jefe. El solitario fantasma en mayo de este año fue Robert Guerrero (otros no hubo para May), que amenazaba con su alter ego a un Floyd que en 2012 había tenido que ingresar a la cárcel de Las Vegas por los abusos a su ex esposa. Nada de eso pasó aquella noche. Money le dio una verdadera paliza para retener el título welter en la AMB. En septiembre último, Canelo asomaba con darle pelea, pero la imagen de aquel combate es la de un chico escondido, clamando por irse a su casa. Título del CMB, récord de 45-0, ingresos meteóricos por 200 millones de dólares, y la consolidación de su alianza televisiva con Showtime. Los críticos lo odian cada vez más, sus fans lo endiosan, él sigue hablando de más. Afuera y adentro del ring. Mientras, no para de entrenar cuerpo y mente para terminar siendo el más grande de todos los tiempos.

Wilson Kipsang. El 29 de septiembre fue otro día de celebración para el atletismo mundial. En el rápido circuito de Berlín, Wilson Kipsang cumplió con predicciones propias y ajenas para lograr un nuevo récord mundial en maratón, aquella historia que parecía hechizada por Haile. El keniata cruzó la puerta de Brandeburgo en 2:03:23, bajando los 2:03:38 logrados por Patrick Makau, también en Berlín. Un ritmo demoledor, junto a una estrategia minuciosamente planificada hicieron que Kipsang corriera a una velocidad jamás vista en la distancia. “Corrí bien, pero puedo hacerlo mejor”, dijo luego. Bestial. Atrás quedaron los hitos de Gebrselassie, la nueva era del atletismo de fondo ha comenzado y en 2014, con Kenenisa Bekele debutando en maratón, promete ser una verdadera carnicería. A acomodarse.

Peyton Manning. En los libros de historia. El pasado domingo, el inusual intenso frío que azotaba Houston se transformó en fuego, y de características eternas. El quarterback de los Broncos de Denver cazó el récord de más pases touchdown en toda una temporada de NFL, 51 en total, algo que ostentaba el popular Tom Brady. Tres en el último cuarto  frente a los Texans, cuatro en total para la victoria 37-13 e el juego que decretó a los Broncos campeones de la divisional oeste de la AFC. Dato anécdótico éste último. No importa donde ni cuando, Peyton Manning. Además, su año lo arrojó como uno de los nombres más buscados en Google por sobre celebrities y políticos. Un verdadero rockstar del fútbol americano. El párrafo de Matías Lloréns, el especialista en NFL y ferviente admirador de Manning, lo resume a la perfección: “Manning está más allá de todo. Está camino a ser el mejor de todos los tiempos. En un futuro no muy lejano vamos a poder mirar a nuestros hijos, explicándoles del porqué de nuestra pasión por este deporte, y decirles que todo comenzó viendo jugar a ese grandote de apariencia torpe, medio bufón, que nunca tuvo la justicia que se merece.”

#YoViJugarAPeytonManning

Adam Scott. El australiano parecía que podía llegar a convertirse en un nuevo hazmerreír de la PGA. Con las proyecciones de los críticos en contra (daban a 2013 como el año en donde Tiger volvería a ganar un Major) pero un talento inobjetable y silencioso, Adam levantó un grande por primera vez en el último abril en un lluvioso domingo enmarcado en Augusta National, que para los argentinos (y para este editor), quedará como un recuerdo con sensaciones encontradas. Matchplat frente a Ángel Cabrera, una maldita pelota que no le entró al Pato -que casi vuelve a ponerse el saco verde-, y un triunfo agónico festejado por todo el golf mundial, especialmente el europeo. Scott ganaba el torneo de golf más importante del planeta, el que convierte en inmortal a quien le corresponda. Repetiría grandes actuaciones en el Open Británico (3º) y triunfaría en The Barclays. 2013, su año. 

En 2013 Serena Williams recuperó el número uno, ganó 11 títulos de WTA en 2013, cosechó 70 victorias en el circuito (después de las 90 de Kim Clijsters en 2003, el máximo) y ganó dos Grand Slam, incluyendo un US Open y Roland Garros, donde además no volvía al último partido en la Phillipe Chatrier desde 2002. Todas las valoraciones de Serena que pudiéramos hacer en este post, estarían de más. Los números de toda su carrera son tan fuertes al tiempo que apabullantes, como su impresionante drive. Ni la misma Victoria Azarenka, ni el asomo de Stephens y, claro, ni siquiera María intimidan a la Williams menor. Tampoco lo hacen sus 32 años y el puñado de presiones que soporta cuando entra a un court. Es que ella sólo quiere divertirse.

Algunas horas antes de publicado este ranking, el Chino Maidana contestó el tuit que tal vez nunca habría imaginado. El más polémico de su vida (lo único accesible con ese interlocutor), pero también el que lo confirma como uno de los elegidos por la elite del box mundial. “Hey champ! Your lil’ bro wasn’t good enough for this “biscuit” so who knows, maybe you’re the next in the family?”, fue lo que le respondió @ChinoMaidana a @FloydMayweather luego de que Money tuiteara una caricatura donde se ve golpeándolo, una clara señal de que Mayweather lo está estudiando como posible rival. Maidana alcanzó su pico de popularidad boxística y mediática después de que venciera al que precisamente parecía invencible, al que muchos auguraban como continuador de la dinastía de su hermano mayor (como se llaman con Money): Adrien Broner. Fue victoria unánime en el Alamodome de San Antonio, en una paliza que será recordada por todos los amantes del boxeo. El Chino no estaba para ser subestimado. Hoy los mira desde arriba con el cinturón de los livianos bien puesto. Y espera una oportunidad de Mayweather, claro. Hambre de gloria, personalidad, trabajo y mucha humildad.

Maidana encontró la solución al problema Broner

Yelena Isinbayeva. Yelena nos regaló uno de los momentos más emotivos del año para los amantes del deporte y el atletismo en particular. Su salto de 4,89 mts en Moscú 2013 sirvieron para coronarse tricampeona mundial, aunque lo más emocionante ocurriría durante, en donde mejor sabe estar, en ese lugar inmaculado para el que nació: el cielo. Suspendida en el aire, sin embargo quedó lejos de su propio récord de 5,07 en Zurich, aunque poco importa cuando se trata de la más ganadora de todos los tiempos. Atrás quedaría el mal trago de Daegu. La mejor Jennifer Suhr vio, tal vez aliviada, como Yelena anunciaba su retiro por maternidad. En el horizonte lejano para ella, cercano para nosotros, está Río 2016. Y la esperanza de volver a verla saltar. Por las dudas, las fotos quedan para siempre. Gracias por tanto, Isinbayeva.

Mo Farah. No es fácil ser Mo. Tampoco es fácil, y es por lo que aquí lo elegimos, lograr un doblete consecutivo en Juegos Olímpicos y Mundial. Mo Farah es acaso otro de los deportistas que trascienden la frontera de su deporte, el atletismo, una condición se nutre de la otra. Después de ganar el oro en las pruebas de 5000 y 1000 metros en Londres 2012, en Moscú llego siendo favorito pero con algo de peso en sus espaldas. 13:26:98 en los 5000, 27:21:21 en los 10000 (tomándose revancha de Jeilan) y un par de carreras tan brillantes como preparadas, con su habitual apriete en la última vuelta, para convertirse en el rey de las pruebas de fondo con Bekele ya concentrándose en otra distancia. Después participaría en un par de realities, sería imagen de muchas marcas, lograría un pico de popularidad (casi un millón de followers en Twitter y un status de celebridad de Hollywood en cada aparición). Eso sí, sigue corriendo como somalí que es.

Germán Lauro. Lo de Lauro es impresionante. Después de la Plata en la Diamond League de Doha, Germán consiguió un séptimo puesto en el Mundial de Moscú, lanzando 20,40 mts. El de Trenque Lauquen ya había logrado  un sexto lugar en Londres 2012, por lo que se convirtió en el primer atleta argentino en lograr doblete en finales de Juegos Olímpicos y Mundiales. El logro es aún mayor si se tiene en cuenta que su especialidad es una de las menos difundidas en el país, y que luego de las hazañas el atletismo ha tomado aún más fuerza. Su gran 2013 captó la mirada de Nike, que le hizo un contrato, además de la popularidad que alcanzó. Series de 20,09; 20,07 y 19,88, donde se computó la primera, hicieron que Lauro clasificara al que para él era el objetivo del año. Ni siquiera el hecho de haberse resentido de una lesión en la columna impidieron que 2013 fuera su gran año. Otro que entrena en León, para 2014 buscará defender el campeonato en los Odesur, así como el mundial bajo techo en Polonia, mientras continúa la puesta a punto para Río 2016.

Rocío Comba. Ya había lanzado 62,77 en Belem, Brasil, en lo que fue su mejor marca personal. En Moscú 2013 ratificó su gran año al lanzar el disco 61,54 metros, noveno mejor registro de la competencia y pasaje para la final, histórica para el atletismo argentino, en la que no pudo concretar la hazaña. En tiempos de mucha hipocresía para con el deporte argentino, precisamente el atletismo, en la que sobran halagos dispersos pero que no tienen su correlato en el apoyo económico y en materia de difusión, tanto Comba como otras figuras menos nombradas por los programas del primetime deportivo, han sabido ganarse sus laureles en base a esfuerzo propio y parecen ser las figuras de un potencial cambio en la mentalidad de quienes observan el deporte, adentro y afuera. La cordobesa, que también compitió en Beijing y Londres 2012, entrena paulatinamente en León, España, donde encuentra un remanso que en Sudamérica no puede encontrar. Esperemos que no por mucho más tiempo, y que ese sea el comienzo de algo mejor.

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.