Música

5 cosas que valieron la pena ver de Lollapalooza Chicago 2012

Por George Blanco
  • buy interactive instagram followers Y un día volvieron. La banda de heavy metal más grande de la historia, después de algunas idas y venidas, volvió a pisar un escenario. Lo hizo con el paso de los años a cuestas, es cierto. Con chris evans net worth Ozzy transformado en un megaempresario de la industria, con Iommi y sus problemas de salud, más un reemplazo de último momento ( Tommy Cufletos por Bill Ward), pero ahí estuvieron, en el Grant Park de Lollapalooza, en una reunión que no se repetía desde hace 33 años.

Tony Iommi en el Grant Park de Chicago - Dave Mead/Lollapalooza

No había que esperar que Ozzy cantara como a los 20, ni que la banda sonara intaca después de tres décadas de excesos. Había que verlos ahí, tocando, como una banda de adolescentes, de amigos. The Wizard, Electric Funeral, Children of the Grave o Paranoid fueron parte del setlist. Sharon Osbourne, esposa y manager de viejo Oz, tuiteó horas antes y habló de excitación por verlos. Sharon, todos estabamos igual.

  • La banda del pueblo. El reconocimiento masivo de Black Keys llegó tarde. Pero cuando lo lograron, vaya que valió la pena. Dan Auerback y Patrick Carney se enchufaron para ponerle mucha onda al primer día del festival. Hoy por hoy, son la banda alternativa más grande de Estados Unidos, la respuesta del público en un show que duró poco más de una hora, es el termómetro. Tocaron temas del magnífico Brothers pero aprovecharon la ocasión (como habían hecho en Coachella) para seguir presentando El Camino, el que según su frontman, es “el álbum más rockero” en el historial de la banda. El punto justo del show fue Lonely Boy, single de promoción del disco y uno de los temas del verano boreal americano. Saludo, Llave Negra.

  • El más esperado. Jack White fue, en los últimos tiempos, el rocker con más presencias en las encuestas de música de los fansite del mundo. Qué si su carrera post White Stripes sería tan auspiciosa como aquella, que si lo nuevo podría hacer olvidar a una de las bandas más prolíficas de los 2000. En una nota (ver Jack White sin interrupciones), contamos acerca de esas expectativas. La confirmación llegó el sábado, en Lolla. Un disco potente que se correlaciona con un Jack White igual de eléctrico que en su mejor época con los Stripes. Y la gente, un flash mágico con Jack. Blue Blood Blues y Take Me With You When You Go fueron parte de su setlist. Disfrute puro.

  • Funk made in América. Con los Peppers sucede una conexión única. La banda de California es, a Estados Unidos, una especie de tesoro que revalida el título disco a disco, presentación a presentación. Independientemente de si la carrera de los cuarentones toma el envión suficiente. I’m With You es buenísimo. Tanto, que Flea y compañía aprovecharon su headliner el sábado en Lolla para presentar un nuevo corte del álbum, Look Around. Lo mejor de la velada es, sin embargo, cuando repasan su discografía. Red Hot Chili Peppers es el nacimiento de un estilo muy personal de la costa oeste y que se diseminó por el mundo. Es el funk más cuidadosamente desarreglado entre mucho rockabilly. Killinghoffer, el nuevo guitarrista, lo entiende muy bien. Los jovenes y locos son eternos.

  • Todo bajo control. At The Drive In. Después de los rumores de regreso, una de las bandas de hardcore más respetada del hemisferio norte tendría su punto de reunión en Coachella, con una o varias incógnitas. Cedric Brixler y los muchachos de El Paso las disiparon a todas. Suenan igual o mejor que en su mejor momento (Command of Relationship, 2000). Suenan de puta madre. Van de menor a mayor, llegando a una explosión magnífica llena de harcore punk, con mucha furia. El interrogante más grande, sin embargo, sigue siendo si ATDI grabará un nuevo álbum de estudio o sólo girarán. Por ahora, tenemos que conformarnos con verlos en las tablas de algún festival. Celebramos volver a ver a las buenas bandas de rock.

 

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.