Cine

Alianza en ruedas: Crítica de Hobbs y Shaw

Por Germán Pérez

Luke Hobbs y Deckard Shaw (Dwayne «The Rock» Johnson y Jason Statham) dejan atrás sus diferencias para intentar salvar al mundo de un virus letal mientras son perseguidos por un mercenario superhumano (Idris Elba).

Desde hace rato la saga de Fast & Furious pasó de largo sus origines de autos ploteados, velocidad y carreras; ahora estamos en un terreno inverosímil cuyas situaciones bizarras bordean el camino de lo absurdo a niveles de Asylum ProductionHobbs y Shaw es una película en esteroídes; tiene todo lo que un fan de la saga furious quiere pero aumentado (tarde o temprano van a llegar al espacio)

La química entre Johnson y Statham funciona a la perfección sobre lo que se busca y los mejores momentos de la película se divisan en el intercambio de palabras (o palos) entre los dos protagonistas. Para complementar la situación Vanessa Kirby demuestra que tiene lo suficiente para seguir sorprendiendo en roles que conllevan mucho trabajo físico al igual que buen manejo de expresiones. Kirby es joven, es bella y tiene un gran futuro por delante (hay que considerar que se encuentra ahora en dos grandes sagas de acción: Fast and Furious Mission:Imposible). De plus: nos encontramos con cameos que a pesar de sentirse algo fuera de lugar del hilo narrativo y sean pura y exclusivamente marketineros, caen simpáticos.

Hobbs y Shaw recae en la comedia; este spin-off da un punto de apoyo en un terreno que viene seduciendo a la saga furious desde hace ya tiempo. Ahora bien, al adentrarse en este «pantano» vemos como las situaciones dejan de tener un shock emotivo y los personajes se vuelven caricaturescos. Antes Decks Shaw era un asesino perfecto, ahora es uno más de la lista y el personaje de Hobbs por más que hable del maná, su enemistad familiar y del poder de su tierra, y de las circunstancias de la vida y bla bla bla… sinceramente a nadie le importa nada y sí, aburre. Además, la película tiene una duración de 135 minutos que son difícil de llevar.

A pesar de que las situaciones se vean vacías, y predispuestas al éxito del cliché, la película tiene ciertos momentos de brillo; todos son en parte a la vida cotidiana y la forma de ser de Hobbs y Shaw, el resto es un show de pantalla grande que deja mucho que desear al igual que su villano Brixton (Idris Elba).

Puede ser que de antemano Elba – gran actor – nos advirtió sobre su personaje como la «más grande amenaza que la saga tuvo»… por un lado tiene razón, pero por otro y a fin de cuentas su personaje termina siendo un artefacto cibernetico de un misterioso bien mayor que en algún futuro veremos.

Hobbs y Shaw es una película que merecía ser hecha pero el resultado no llega a imponer el entretenimiento y calidad de prometía. Con desafortunados villanos, historia olvidable y demasiados errores de edición la primer spin-off de rápido y furioso llega a media marcha. Valoración: Regular.

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.