Música

#AlternativoCR, lo emergente y lo cultural como futuro

Por Matías Montoya

En el marco de los festivales más importantes de la escena de la música local, nuevamente tenemos entre nosotros el can we buy instagram followers Cosquín Rock. Por 15º año consecutivo, el Aeródromo de Santa María de Punilla recibió todo tipo de géneros musicales dispuestos a darnos satisfacción y regocijo para jóvenes, adultos y niños. Una de las especialidades que siempre presentó el calum von moger Cosquín Rock es mostrar bandas emergentes y he aquí un resumen de lo mejor que presento la Carpa Alternativa. Durante la jornada del primer día del festival se presentaron mark wahlberg height Humo del Cairo y can i buy followers on instagram Carca en materia musical; y el documental buy facebook image likes Jessico de moobs Babasónicos y Hernán Casciari en lo referido a cultura.

Empecemos desde el principio: para los que son muy jóvenes Jessico fue un disco emblema de la banda de género sónico Babasónicos. El documental cuenta la historia de cómo se gestó el disco y porque fue tan influyente hacia los jóvenes de esa época. Si bien Babasónicos tenía buena impronta en el under del rock argentino, esta placa los catapultó al estrellato de manera inédita, no porque no lo merecieran, sino porque los días que vivía la sociedad argentina era de un colapso total. A tal punto que no sabían si sacarlo a la calle o no. La película también traza un paralelismo entre lo que es la escritura de Dárgelos y la melodías dispuestas (sin querer) a ser furor en las radios. Para cerrar, las imágenes son brillantes, de un matiz que entrega al que ve un viaje a la cultura babasónica de su momento. Hoy podemos decir que Jessico es un disco de culto para los jóvenes de los ’90.

Por su parte, el escritor Hernán Casciari dio cátedra de buena lectura presentando sus narraciones en lo que se llamó “Un gordo que lee nervioso 12 historias de un papel“. Lo que se destaca es la prosa de Hernán: simple, llana, sin tapujos y bien porteño (aunque viva hace más de 10 años en Madrid) La gente disfrutó de sus cuentos cortos, que se pueden oír en su canal de YouTube. Se ha vuelto ya algo cotidiano escuchar a Casciari y su lectura casi burda, porque él mismo lo ha dicho “me pongo nervioso cuando leo y más si es adelante de espectadores”.

Entrando en la noche llegó el turno de subirse al escenario alternativo a Humo del Cairo. Su género stone sideral voló las cabezas de más de uno. Su impronta en las letras y su música psicodélica dejaron a muchos con ganas de más. Cabe destacar dentro del ambiente alternativo los del Cairo llegan bien aceitados con una serie de shows en todo el país en el año último.

Otro del under, pero porque quiere, es Carca. Su trío cerró el Escenario Alternativo y logró dejarse llevar por su música rockanrollera y bien afinada. El bajista de Babasónicos pudo ajustarse al poco tiempo que disponía su set, pero dejó buenos puntos con su viola y sus punteos y fraseos mágicos, lo que hizo que la noche de Punilla siga estremeciendo al público rockero.

A la carpa alternativa también se subió Rayos Láser, quienes con su pop suave y con condimentos que sazonaron muy bien su ensalada de géneros musicales. Concretos en su labor musical y ya consagrados en la escena del under los indie pop lucieron presentando un espectáculo muy bueno. El acompañamiento de las luces le dio ese matiz esperado por un concurrido público que se animó a saltar y cantar cada uno de los temas registrados en el Cosquín Rock.

Roberto Pettinato nos tiene acostumbrados a su humor ácido y sin tapujos. Sus monólogos son buenos pero no dejan demasiado espacio para la risa. Sí es interesante escucharlo con sus experiencias o sus anécdotas, pero nada subido a un pedestal.

La armonía, las luces y Córdoba embelesado con Hipnótica. Los chicos de las Sierras lograron cautivar al público basando su música en el último trabajo discográfico: Ese Lugar Imaginario. La música indie es su especialidad pero si nos basamos en sus raíces (The Strokes y Frank Ocean), los chicos de Río Tercero hicieron mella en el corazón de sus seguidores. Promesa que cumple y seguramente seguirá cumpliendo.

Los chicos de formosa, Guauchos, lograron plasmar su zamba, folklore y sonidos norteños dentro de la carpa alternativa. De la mano de Federico Baldus, los bombos legüeros, las guitarras con resonancia bien argentino y sus programaciones dan una mezcla de tiempos pasados con presentes. Si bien son rockeros por naturaleza no pierden la frescura en ningún momento.

Sig Ragga es una mezcla de DEVO con Talking Heads pero con sonidos bien alternativos y a modo futurista. Lo lindo de la banda, más allá de la música en avanzada, es su imagen. Pintados de plateado lograron sorprender al joven público y cerraron la segunda jornada de la carpa alternativa.

Sobremesa con el Dos abrió la última jornada de la carpa alternativa. Su licuadora de géneros supo afinar la puntería de manera acertada, ya que el público se sintió entusiasmado y satisfecho con lo que se escuchaba. El rock indie folk que por momentos mostraron se hizo sentir de manera prodigiosa y así pasaron con gran atino su set.

Cintia Scotch y De La Rivera lograron fortalecer aún más su relación con el público local. Si bien ambas son bandas formadas en Córdoba (la primera de Capital y la segunda de Villa María) La etnia musical es variada en los dos grupos. La fusión crea un conjunto de buenos acordes y siembran en el fan o en el simple escucha, una reciprocidad sin igual. Córdoba tiene motor y futuro musical, no solo por lo demostrado por Cintia Scotch y De La Rivera, sino por una cadena de favores que hacen que la rotación en los escenarios cordobeses (y porque no en todo el país) logren seguir plasmando su música emergente.

Si bien sus orígenes provienen de la provincia de Neuquén, los QI sentaron raíces en Córdoba, donde pudieron potenciar aún más su acid funk. La fusión, el rock y los ritmos latinos se licuaron en la carpa alternativa donde fueron los grandes protagonistas del final de la fiesta.

La directora Lidia Milani logra en el documental Pescado Rabioso: Una Utopía Incurable plasmar de lleno la reunión luego de 38 años por parte de Spinetta y sus ex compañeros de la mítica banda. El reencuentro se sostuvo en el marco del recital que el flaco brindó en Vélez y se llamó “Spinetta y Las Bandas Eternas”. Aquí se muestran anécdotas y se puede espiar los ensayos y charlas profundas. Un gran documental que los jóvenes rockeros deben obligarse a ver.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor