#TEDx Tecnología

Ideas & dueños. Beatriz Busaniche en @TEDxCórdoba

Por Javier Jose Pallero

Cuando comencé hace unos años a interesarme por el derecho de Internet, era cita obligada revisar el trabajo de quienes ya se estaban dedicando al tema.  Si bien no hay mucha literatura sobre el tema como, habrán de suponer, existían autores, ONGs, foros y activistas que desde el comienzo de la instauración de la maravillosa tecnología de Internet estuvieron haciéndose preguntas. E intentando responderlas.

Tim Wu, Lawrence Lessig, Jonathan Zittrain y otros eran nombres que daban vueltas en la escena internacional con sus análisis. Y en la Argentina, mis primeras influencias locales  fueron los trabajos de la fundación Vía Libre (www.vialibre.org.ar) . Una de las personas fundamentales en Vía Libre es Beatriz Busaniche, una de las oradoras electas para la edición 2013 del TEDx Córdoba. Me juego a decir que casi cualquiera que esté interesado en la temática en Argentina la ha escuchado en la radio, en la tele, o la ha leído en alguna nota.

Comunicadora social de formación, cuenta con una maestría en propiedad intelectual y una amplia experiencia en foros nacionales e internacionales (fundó Wikimedia argentinawww.wikimedia.org.ar– que, junto a vía libre, llevan adelante el capítulo argentino de Creative Commonswww.creativecommons.org.ar-)

Se las presento con entusiasmo, casi como un fan, porque en algunas notas en medios radiales y gráficos tuve el gusto de aparecer consultado junto a ella. Una de esas cosas que te dicen que vas por un buen camino y te llenan de alegría. Su buena disposición a través de las redes sociales me permitió intercambiar opiniones y hace poco la conocí personalmente. Su humildad y buena onda me confirmaron lo que la calidad de su trabajo ya me decía: que es alguien para no perderse.  A continuación, les dejo algunas de las preguntas que le hice respecto de la actualidad y el futuro del activismo por los derechos en Internet.

El blog de Bea

Veo que empezaste formándote como comunicadora social y luego hiciste una maestría en propiedad intelectual. Actualmente sos una destacada activista por los derechos en Internet: ¿cómo fue el camino desde la comunicación al activismo legal?

El proceso fue casi obvio, porque cuando empecé a hacer militancia en la  fundación Vía libre, buena parte de los tópicos a tratar tenían que vercon las leyes, regulaciones, políticas públicas. Me animo a decir quefue un paso necesario para formalizar buena parte de la autoformaciónque ya venía teniendo en FVL.

Hay instituciones legales que entraron en crisis con los cambios tecnológicos (y socioeconómicos) de las últimas décadas. Pensemos por ejemplo, en el concepto de privacidad o en el de propiedad intelectual, por citar los más discutidos en el ámbito. ¿Pensás que es necesariorepensar el valor de las viejas instituciones o es necesario el nacimiento de ideas nuevas? ¿Quizá instituciones híbridas?

Las instituciones, y en particular las leyes y regulaciones, se deben adaptar al bien común.  En algunos casos es indispensable pensarregulaciones que se adapten plenamente a las prácticas sociales legítimas como el intercambio de archivos. Un cambio profundo en las regulaciones de copyright es casi indispensable a esta altura y pocos se animan a negar esa posibilidad. El tema de la privacidad es un poco más complejo, porque si bien las prácticas sociales apuntan a que la ciudadanía se desapropia de su derecho a la privacidad casi por propia voluntad, volcando su vida íntima a la red de manera acrítica, existen muchas cuestiones que hace falta difundir y debatir. En gran medida, muchas personas que vuelcan sus datos personales a la red, lo hacen sin siquiera pensar lo quehacen, movidos por el accionar de su entorno en muchos casos o sin tomarreal conciencia de la magnitud y el alcance de lo que hacen.

Si bien estamos en un momento en que si, hace falta repensar las viejas instituciones, es claro que hay que pararse en el marco general de los derechos humanos para construir nuevas instituciones respetuosas de los mismos. Las condiciones hoy son diferentes que en el siglo XX, tienen amenazas y potencialidades, pero los derechos fundamentales están ahí para ser defendidos y reivindicados, no importa cuántas amenazas pesen sobre ellos.

La vigilancia generalizada en las comunicaciones por parte de los servicios de Inteligencia es inadmisible. Que exista la posibilidad de hacerlo no significa que deba ser hecho. En ese sentido, incluso, me atrevo a decir que hay que apelar a las viejas instituciones en su defensa: la justicia, la diplomacia, las naciones unidas, los organismos internacionales de DDHH.

Muchos de los cuestionamientos que se hacen a la legislación para Internet pasan por su relativa inefectividad (por problemas jurisdiccionales, de diseño legislativo, del diseño abierto de Internet, etc.) ¿Creés que es posible alcanzar una regulación legal efectiva respecto de lo que sucede en Internet?

Lo que sucede en Internet es lo que sucede en la vida, en el mundo real. Cuando estás en internet, por ejemplo, bajando una canción, estás ahí, en tu casa, en Córdoba, en Buenos Aires, en Perú, en Chile, en Bolivia,en Brasil, donde sea que vos estés.  Y ahí hay leyes vigentes. Es una ficción esta idea de que existen vacíos legales en el ciberespacio. El ciberespacio NO EXISTE. Es una realidad construida afin de profundizar las medidas represivas que no serían aceptables en elentorno analógico para hacer creer que es necesario tener leyes más restrictivas en este supuesto nuevo entorno. Si hay una realidad que tiene más que ver con los alcances y la aplicación de la ley que con las leyes en sí mismas. Pero si cometés un delito acá, estás acá, y la ley te alcanza. De ahí a que sea fácil probarlo, documentarlo, etc. hay un trecho. El problema es más de aplicación y de implementación que de existencia o no de leyes.

Hablemos ahora de temas puntuales. Respecto de la cultura libre, algo a lo que dedicás mucho de tu esfuerzo en investigación: ¿cómo es posible conciliar el ideal de la cultura libre que promueven algunos tratados internacionales con las necesidades económicas de artistas y productores?

Lo cierto es que cuando nos preguntan por la sostenibilidad económica de la cultura libre y los autores, pocos se preguntan de qué viven hoy los mismos autores. No está probado en lo más mínimo que el sistema deregalías y de copyright vigente ofrezca a los autores un nivel de vida digno. La brecha entre los autores que más ganan y los que menos gananes mucho más profunda que en cualquier otra profesión. En general, a igual formación académica, un artista, escritor, músico gana proporcionalmente mucho menos que un profesional de cualquier otra rama, insisto, con igual formación.

¿Por qué seguimos creyendo que el tema de la sostenibilidad de la cultura está bien ahora y estará mal con la cultura libre? Cuando me preguntan de qué viviría un autor en un entorno flexible de copyright, la respuesta es sencilla: de lo mismo que ahora. La cantidad de autores que vive de las regalías, o que tiene un alto porcentaje de sus ingresos basado en regalías es mínima y tiene que ver con una decena de artistas del mainstream. La gran mayoría de los autores viven de otras actividades como subsidios culturales y estatales (ej., subsidios del incaa para hacer cine), mecenazgos, presentaciones en vivo, sponsoreo, etc… Nada de esto se corta con un sistema más flexible de Copyright y según estudios que indagan en la torta financiera de la industria, las regalías no son la base de los ingresos.

El derecho a veces está del lado del más fuerte. Por ejemplo, los tratados internacionales sobre propiedad intelectual se negocian bajo una fuerte influencia del sector empresarial de la industria del entretenimiento (y con gran apoyo de los gobiernos donde se origina).¿Cuál es el valor del activismo en la red para corregir esos desequilibrios y revalorizar a los artistas?

Primero, no se trata de activismo en la red, sino de activismo a secas. Los que trabajamos en esto hacemos activismo de todo tipo, usando muchas veces la red como medio de difusión, pero no como único ni principal canal de activismo.  Nosotros vamos al congreso, presentamos documentación, escribimos, hablamos con la prensa, hacemos conferencias, muchas actividades que no se pueden definir como activismo en red. Dicho esto, lo cierto es que el discurso hegemónico de la propiedad intelectual está basado en muchas verdades a medias o simples engaños. Una de nuestras tareas esenciales es desmantelar ese discurso engañoso que pretende hacer creer que sin copyright no habría cultura o que si bajamos una canción estamos matando a los músicos. Lo cierto es que las condiciones de vida de buena parte del sector cultural se deben esencialmente a la explotación de la propia industria mediante contratos leoninos y no a que la gente comparte las obras de los artistas. Creo que una de las tareas centrales que tenemos es desmantelar eldiscurso hegemónico, y eso tratamos de hacer.

 ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta el activismo para los derechos digitales en Argentina en la actualidad?

Muchos. El primero y más grave es la dificultad para entender de qué se trata buena parte de lo que hacemos.  Hay muchas ideas instaladas que debemos desmantelar: la idea del vacío legal en Internet, la ignorancia sobre cómo funciona, la falta de conocimiento elemental para legislar por parte de quienes deben hacerlo, entre otras cosas. Otro problema que enfrentamos es que el sector académico recién está llegando a estas temáticas y no tenemos suficiente producción sistematizada, en español que nos sirva como argumento para el diseño debuenas políticas públicas. Vemos, por ejemplo, en Europa, muchos estudios sobre regalías, ganancias de autores, gestión colectiva, etc. Acá eso es impensable porque las entidades de defensa de los autores ocultan sistemáticamente susbalances y sus cuentas, con lo que es muy difícil diseñar una política pública integral para ese sector.

Al no tener datos concretos, investigaciones sólidas y documentos que permitan alimentar un debate serio, buena parte de la discusión y el análisis público queda limitado a clichés, lugares comunes, con poco onulo sustento.  Así es muy difícil construir políticas públicas.

Y ¿cuáles pensás que serán las batallas del futuro?

Las batallas del futuro tienen que ver con la autonomía de las personasen un entorno dependiente cada vez más de tecnologías, que, siguiendo la 3ra. Ley de Clarke son «Indistinguibles de la Magia». Como ciudadanos ycómo sociedades,dependemos y usamos cada vez más tecnologías que no comprendemos: quien controle las tecnologías que nos controlan terminará teniendo demasiado poder sobre nosotros. Desmantelar eso es la gran lucha que viene.

Se trata, en última instancia, de la lucha por la libertad de las personas. No hay otro horizonte, no se trata de Internet Libre, o Software Libre sino esencialmente de la libertad de las personas.  Ponerel foco en las herramientas nos hace errar el punto: autonomía, libertad, conocimiento, ejercicio pleno de derechos, es decir, estamos alineados en las luchas históricas que ya son conocidas y repetidas en la historia de la humanidad. Ni más ni menos.

Para finalizar y en sintonía con tu pronta participación en TEDxCórdoba: decinos cuál es, para vos, una idea que vale la pena difundir.

¡El conocimiento nos hará libres!  Quien controla el conocimiento, tiene mucho poder. La única forma de desmantelar el poder concentrado en estey en todos los campos es apropiarnos social, colectivamente del conocimiento, pensar de manera autónoma, no dejarnos guiar por la perezaconsumista ni dejar que otros piensen por nosotros.

Tan simple y tan complejo como eso.

A defender las ideas. Beatriz Busaniche, fundadora de Wikimedia Argentina, abrió el debate sobre los derechos de autor, el dominio público y la cultura. Cerró su charla con una de las frases más tuiteadas: “Si la cultura no es libre, no es cultura”.


Javier Jose Pallero

Activista por los Derechos Civiles y Humanos en el entorno digital. Fundador de Derecho entre Líneas. Policy Analyst en la organización internacional Access.