Música

Ariel Rot, la vuelta del Dandy Argentino

Por Santiago Jorge

Buenas noticias para la minúscula secta de seguidores de http://steroidsbesthgh.com/lessen-thw-effecta-of-letrozole_u8/ Lessen thw effecta of letrozole Ariel Rot: después de siete años de silencio discográfico (en la Argentina) vuelve a las bateas el autor más desconocido en su propia tierra y, a su vez, exitoso y de culto en países foráneos. El motivo: http://steroidsbesthgh.com/how-do-you-know-if-you-are-pregnant-after-taking-clomid_94/ How do you know if you are pregnant after taking clomid su nuevo álbum de estudio.

Muscle gain per week “La huesuda”, su nuevo trabajo, fue galardonado como el http://steroidsbesthgh.com/best-moisturizer-with-copper-peptides_gq/ Best moisturizer with copper peptides mejor disco de rock español en el Does osteopenia stop after i am finished with arimidex 2013 por el suplemento cultural del diario http://steroidsbesthgh.com/serious-side-effects-of-liquid-anavar_54/ Serious side effects of liquid anavar El País; pero en estas latitudes argentas, nadie le prestó atención al hecho de que fuera un argentino el hacedor de tamaño reconocimiento. Extraño caso el de Ariel Rot, incluso su anteúltimo disco “Solo Rot” ni siquiera fue editado en éste, su país natal, mucho menos comentado por la prensa especializada. Pero nunca es tarde si la lucha es buena, hay que festejar este desembarco discográfico.

En La huesuda, Ariel Rot, integrante de bandas míticas de rock clásico, relega su género predilecto como una cruzada para no repetirse a sí mismo pero al mismo tiempo, demostrar su vigencia como compositor que no teme hacer un paso al costado de la ortodoxia rockera según la ocasión.

Con el correr del disco salta a la vista que pasando la barrera de los cincuenta años, la serenidad y el compromiso con la poesía deben ganarle la pulseada al furtivo tridente sexo, drogas y rock and roll que treinta años atrás eran el motor y fin último de cualquier músico de rock. Ariel lo entiende mejor que nadie y prueba de ello son las exquisitas baladas “Para escribir otro final”, “Puro frenesí”, “Emociones escondidas” y “Se va”; letras minuciosamente pulidas donde, el guitarrista, también deja de lado su instrumento preferido para darle paso a un acompañamiento melancólico de piano que enaltece la belleza de las composiciones. No hay encasillamiento ni género que valga como reproche cuando una canción es sensiblemente buena.

En su decimotercer trabajo solista, Ariel Rot ofrece un álbum compacto de diez canciones que -exceptuando la versión rockera de su primer single como solista “Debajo del puente” (1985) y la interpretación ragtime de “Rubias de New York” (C. Gardel/Lepera)– toca temáticas como el paso del tiempo y las separaciones con sus ausencias, desde un lugar maduro pero no por ello menos irónico y sagaz que, lejos del nostálgico y nunca comprobable “todo tiempo pasado es mejor”, se encarga de reafirmar y disfrutar del presente que aleatoriamente toca vivir.

Sobran los motivos para adentrarse y escuchar atentamente esta nueva obra de Ariel Rot que se presenta con un concepto diferente; pero vale una aclaración ante posibles ataques y acusaciones por “venir a ablandar la milanesa” (frase histórica de Pappo para referirse a sus diferencias con Sui Generis allá por los setenta), que el mismo Ariel se encarga de aullar en una de sus canciones: “no me sacrifiquen nena, nunca es tarde para el rock and roll”.

Santiago Jorge

Comprador compulsivo de discos, escriba constante y Escritor ocasional. Abogado y docente en la Universidad Nacional de Jujuy.