Dicen que nada les importa, que no saben lo que quieren, se pasan todo el día en Facebook hablando porque viven sólo el presente, no tienen idea del futuro. Ese es el viejo y gran reclamo a esa juventud que está perdida. Una juventud que es sólo una parte de los jóvenes porque hay otra que está organizando eventos como TEDx, aunque usted y otra generación más no lo crea.

Durante los días 17 y 18 de Noviembre, se llevó a cabo el #TEDxYouthDay en más de 30 ciudades en el mundo. Los Youth son una serie de eventos TEDx especialmente orientados a motivar la curiosidad, difundir iniciativas juveniles, y en especial promover líderes jóvenes que abracen la creación de nuevos proyectos. Por ello no es de sorprender que gran parte los equipos organizadores sean jóvenes y los eventos se hayan realizado en colegios secundarios.

Dream big…them Do it!, es el grito de guerra de todos los TEDx Youth. La consiga no es difícil, a quién no le gusta soñar y hacer que sus sueños se vuelvan realidad, pero el esfuerzo de ser constante en ello todos días es lo que nos pone a prueba. La verdad es que no se puede soñar solo ni ser indiferente a cómo impacta la realidad local en la realización de nuestros sueños. Figuras reconocidas como Kate Burock, fundadora de @Forbes y @othersidegroup, CMO de @GITweet, músicos y youtubers como el famoso Alex Day @thatalexday o marcas como Lego con su charla “Think beyond the brick” estuvieron presentes en diferentes TEDxYouth Nueva York para impulsar mensajes positivos y hacer un llamado a la acción a la juventud.

Temas como la contaminación urbana, la crisis de figuras de autoridad, la anemia, los embarazos prematuros, las madres solteras, la motivación de jóvenes emprendedores, la inseguridad en las grandes ciudades, la vida y la naturaleza, la educación digital entre otros fueron tema de conversación en diferentes TEDxYouth. La serie de eventos dio lugar a jóvenes y otros no tanto, de todas partes del mundo para encontrar un lugar y una función en esta movida global.

Desde mi experiencia personal hace unos meses me convertí en TEDx reporter y sin importar mi ubicación geográfica me comprometí a cubrir los eventos vía Twitter siguiendo los streaming o traduciendo el contenido de las cuentas oficiales. Entre los TEDx que me tocó cubrir tuve la suerte de ver @TEDxYouthHewit y @TEDxYTheschool ambos en NYC y con contenidos afines y realidades diferentes al mismo tiempo. Mientras que las vedettes del fin de semana fueron el @TEDxYouthSD (San Diego) y @TEDxYouthTokyo.

Otra de las iniciativas a nivel mundial fue invitar a jóvenes a que compartieran un sueño con el que estuvieran comprometidos a hacerlo realidad. El primer paso para difundirlo era descargar el cartel que mostramos antes para luego imprimirlo, escribir tu sueño personal, sacarte una foto con el cartel y subirla a Instagram o Twitter usando el hash #TEDxYouth o #TEDxYouthDay. Acá pueden ver algunos de los reporteros de todas las edades y nacionalidades comprometidos con sus sueños: click acá.

El fenómeno  TEDxYouth ratifica que hay jóvenes tratando de conversar con sus comunidades y con el mundo todo el tiempo. El que diga que la juventud está perdida es porque no ha sabido encontrarla -o más bien escucharla. Somos una generación conversacional. Lo interesante es que eso desdibuja la línea de quién es joven y quién no, porque lo que importa no es quién conversa sino sobre qué conversamos.

Cuando se trata de poner en la balanza el poder de iniciativa de las nuevas generaciones se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Pero antes de juzgar hay que reconocer que ninguna generación fue perfecta y siempre coexistieron los que hacen y los que observan. Lo bueno de estos tiempos es que hay tanta diversidad de grupos que nos retroalimentamos unos a otros todo el tiempo, tanto para bien como para mal pero siempre elegimos si hacer o no hacer, no hay medias tintas.

No tenemos miedo de usar los nuevos medios ni de crear los propios para encontrar una canal, una voz de salida al mundo. La vida se volvió de pronto un libro que puede ser escrito en tiempo real por más de un escritor al mismo tiempo y el movimiento  TEDxYouth es prueba de ello. Hay que estar muy ardido para no encenderse con la idea de ser joven en este siglo y con estas reglas de juego.