Espectaculos Música

Avril Lavigne: de ‘Let Go’ a ‘Goodbye Lullaby’

Por Romi Bonetto

| Por Romi Bonetto

El pasado 8 de marzo, la cantante canadiense Avril Lavigne presentó al mercado su nuevo álbum de estudio, “Goodbye Lullaby”. Después de casi 3 años, Lavigne vuelve a la escena musical de la mano de su 4to disco.

La razón por la cual Avril mantuvo a sus fans en la ansiosa espera por tanto tiempo fue porque estuvo trabajando en su propia marca de ropa, Abbey Dawn, y más recientemente en sus perfumes, Forbidden Rose y Black Star. Sin embargo, no estuvo completamente ausente de la música, ya que formó parte de la banda sonora de la película “Alice In Wonderland” de Tim Burton con el tema “Alice (Underground)”.

Al comienzo de su carrera artística, Avril Lavigne se caracterizó por su actitud de “adolescente rebelde” que vestía ropa skater y le importaba muy poco lo que otros opinaran de ella.

“¿Por qué debe importarme lo que otras personas piensen de mí? Soy quien soy y quien quiero ser.” Avril Lavigne

Su disco debut “Let Go” (2002) vendió más de 16 millones de copias en todo el mundo, y en él podíamos encontrar canciones pop-rock (si se quiere), con letras que reflejaban vivencias de su vida personal. Los hits “Complicated”, “Sk8er Boi”, “I’m With You” y “Losing Grip” fueron los encargados de catapultar a la canadiense a la fama.

En el año 2004 su segundo disco, “Under My Skin”, se colocó entre uno de los favoritos de los fans. Este álbum se caracterizó por un estilo más dark; claros ejemplos de esto son los temas “Forgotten” y “Take Me Away”, pero esto no significó que no hubiera lugar para las infaltables baladas como “Nobody’s Home” y la desgarradora “Slipped Away”, inspirada por la pérdida de su abuelo. Como parte del Bonez Tour, Lavigne pisó por primera vez nuestro país. Se presentó el 27 y 28 de septiembre del 2005 en el Estadio Obras Sanitarias (obviamente que estuve presente).


Con su 3er disco de estudio, “The Best Damn Thing” (2008) se produjo un cambio un tanto inesperado. Aquella Avril de los primeros años había desaparecido casi por completo. Esta vez el común denominador era el pop y el rosa (aparentemente le dio una fiebre. ¡Ugh!). El primer single “Girlfriend” dejó a la mayoría de sus fans un tanto decepcionados (me incluyo). El cambio radical, tal y como noviazgo de 2 años, se casó con el cantante de Sum 41, Deryck Whibley, quien trabajó en su 3er y 4to disco como productor. Después de poco más de 3 años juntos, se separaron. Pero siguen siendo buenos amigos y Whibley continuó en la producción de su último disco.

Actualmente, Avril mantiene una relación con el actor Brody Jenner, y que al parecer va viento en popa. El tiempo dirá.

Y después de haber repasado muy brevemente por su discografía, llegó el turno de hacer un breve análisis de su nuevo trabajo discográfico: “Goodbye Lullaby”.

En un principio, el single “What The Hell” no dió mucha esperanza en el CD para aquellos fans a los que nos gustaba el estilo de los primeros 2. Pero al parecer fue toda una “acción marketinera”. Había que llamar la atención y competir contra Lady Gaga, Katy Perry, Britney Spears, entre otras. Pero Avril se encuentra todavía muy alejada de convertirse en una como ellas (y esperemos que nunca ocurra). Sin embargo, si hay algo que no pertenece a este nuevo álbum es “What The Hell”. Una vez más, este disco viene cargado de otro estilo, otra onda. La cantante quiso lograr algo más acústico y más vocal. Y lo logró. Goodbye Lullaby está compuesto por temas muy tranquis, cargado de guitarras acústicas y piano.

Si hay algo que admirarle a Lavigne, es la facilidad de crear baladas tan simples, pero a la vez casi imposibles de no gustarte. Algunas de ellas: “Wish You Were Here” (personalmente mi favorita), “Goodbye”, “Remember When” y “4 Real”. También incluidos en el tracklist, los temas “Black Star”, que fue específicamente creado para la publicidad de su fragancia del mismo nombre; y también “Alice (Underground)”, que como dije anteriormente, fue la banda sonora de “Alice In Wonderland”.

Si me preguntan a mí, (seguro se dieron cuenta, valga la redundancia) yo soy de esos fans que nos enamoramos de “Let Go” y “Under My Skin”; que esperábamos más de “The Best Damn Thing”, (lo cual no significa que lo odie o que haya sido un mal álbum, sólo que como todo, los gustos difieren) pero nos gusta “Goodbye Lullaby”.

Todos los artistas cambian con cada disco, es algo inevitable y común, sobre todo cuando sus vidas son “expuestas” en sus discos. Las emociones, experiencias y los años nos cambian. Siempre esperamos que sea para mejor.

“La gente me pregunta si me arrepiento de haber desperdiciado los últimos años de mi adolescencia convirtiéndome en cantante. ¿Saben algo? No me arrepiento. Cantar es mi vida. Cuando y si quieres algo con tantas ganas lo verás. O sea, soy bendecida por hacer lo que amo y por haber tenido esta oportunidad. Agradezco a dios porque hay muchísima gente talentosa dando vueltas que nunca van a acercarse a tener un contrato discográfico.” Avril Lavigne

 

 

Romi Bonetto

Soñadora, cool y espectadora sensorial ya sea de la música o el cine. Amante de NYC y de la fotografía, de los buenos recitales, las sagas y los viajes. Misteriosa, Romina te va a atrapar en la primera línea.