Juegos Olímpicos Música

Bad Things, la prometedora banda de Shaun White

Por Deborah Kuperman

Para bien o para mal, lo primero que llama la atención de esta banda, es que en su formación nos encontramos a un guitarrista especial… buy 80 instagram followers Shaun White. Así es, el mismo que estuvo participando en los clenbuterol dosage Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi 2014 y que está en boca de todos por haber perdido la oportunidad de ser una leyenda olímpica. Y aunque esta sea la razón principal por la que esta banda nos llama la atención, debemos decir que su música no esta para nada mal.

buy cheap instagram likes Bad Things, podría ser clasificada como una banda de rock alternativo o indie, que se ganó un lugar en uno de los escenarios principales del chris evans height Lollapalooza de Chicago 2013 debido a un cambio de último momento. Tuvieron su oportunidad para demostrar que tanto buy facebook photo likes Shaun como el resto de sus integrantes – el cantante natural bodybuilders Davis LeDuke, el bajista Jared Palomar, el guitarrista Anthony Sanudo, y la baterista y vocalista Lena Zawaideh – se toman esto muy en serio. Warner Bros. Records es la productora que se encargó de su primer álbum, titulado igual que la banda. El LP salió a la venta el 21 de Enero de 2014, e incluye su primer single “Anybody”, altamente recomendado para los amantes de la buena música indie.

MTV describió su single “Lonely Eyes” como un “himno de rock reluciente… bordeando el estilo indie de The Strokes o Tokyo Police Club y curiosamente, ecos de Morrisey.”. Nada mal, no? También presentaron en MTV su primer video, para la canción “Caught Inside”, que tiene ese toque californiano de los 60s dando vueltas por ahí. Definitivamente, vale la pena escucharlo.

Shaun ganó una guitarra en uno de sus X-Games, y pensó que sería divertido aprender a tocar. Pero como todo lo que hace este snowboarder, no podía no darle el 100%. Aunque White haya terminado cuarto en el Halfpipe de Snowboard en los Juegos Olímpicos, y no haya podido ser el primer americano en la historia en ganar en el mismo evento tres veces consecutivas, puede que en un futuro cercano, en vez de una medalla de oro, logre un Disco de Oro por ventas de su primer álbum.

Yo Opino: Shaun White, un ganador que decayó en Sochi

Por @steffbch

O lo aman o lo odian, pero siempre se las ingenian para hablar de él. “Shaun White es un imbécil”, “Esa decisión fue muy tonta. Estoy triste porque alguien abandona la competencia cuando un amigo no pudo venir”, “Sr. White… Es muy fácil encontrar excusas para abandonar una competencia cuando se piensa que no se puede ganar…”. Esos son algunos de los comentarios que han estado dando vueltas en las redes sociales luego de que el atleta más importante del snowboarding abandonara el Slopestyle a menos de 24 horas de competir en los JJOO Sochi 2014, acaso un símbolo de los tiempos difíciles del snowboarder más ganador de todos los tiempos (Medallas de Oro en los Olímpicos Turin 2006, Vancouver 2010, además de colgarse preseas en todos los X Games desde 2002 a esta parte realizando dos deportes, skateboard y snowboard).

Shaun White es el atleta que sólo se concentra para ser medallista y nada importa más que eso. Esa tal vez debe ser una de las razones por las cuales nadie en el deporte lo quiere. Mientras todos los riders se juntan a andar en tabla, divirtiéndose, van de fiesta por ahí, él se caracteriza por ser un robot, una máquina de entrenar obsesionada por el oro. Como él mismo lo dijo, competir significa “dejar de lado algunas cosas de la vida”: estar con amigos, tener una relación estable o carecer de vida social; algo que, sin embargo, ha modificado en parte en los últimos años con su banda de rock. Mientras practica su deporte, para él no hay grises, y eso es lo que lo ha llevado a decaer en los últimos tiempos.

Sochi no fue una de las mejores competencias para la máquina de ganar. La decisión de dejar el slopestyle fue catalogada de especuladora por parte de White y su sequito de entrenadores, médicos y consejeros; algo que finalmente no salió muy bien. Él estaba concentrado en el superpype, quería ser el primer atleta en llevarse tres medallas olímpicas a casa. Después de varias caídas y de experimentar un nivel atípico para él, terminó en el cuarto lugar de la competencia, desplazándose de los tres primeros medallistas. El snowboarding es un deporte difícil, por lo que un rider presionado a ganar siempre, por algún lado puede fallar. Ya sea volviéndose más exquisito en su competencia, o viendo cada detalle para que todo sea perfecto para ganar, pude terminar decayendo. Un buen rider es bueno en todo campo de juego, no importan las condiciones. Aún así, muchas personas tuvieron quejas sobre el Slopestyle aunque nadie abandonó, ni siquiera las chicas que, dicho sea de paso, tuvieron una performance increíble.

El ganador de esa categoría fue Sage Kotsenburg un rider americano bastante vago, que alardeó haberse quedado con la medalla de oro del Slopestyle después de comer papas fritas y caramelos viendo “The Fight Club” la noche anterior a la competencia. Algo que un atleta de elite jamás haría, una clara referencia a su rivalidad con Shaun White. Brandon Davis le dijo a la revista Time “A nadie de la comunidad del Snowboarding le cae bien Shaun. Él está alejado de todos, y cuando sale a competir, sale para ganar.” Le interesa más ganar que deslizarse y romper la nieve. Si bien esto es atípico en el ambiente de los riders, es algo muy común en los atletas de elite como Michael Jordan, o Jimmy Connors, que tienen una obsesión casi psicopática con el oro, con entrenar muy duro y con ganar siempre. No les interesa tener amigos en el ambiente, sino competir. Para los JJOO de Vancouver en el 2010, crearon una pista sólo para que Shaun White entrene y donde él mismo no dejó a nadie ingresar, cosa que al ambiente del snowboard no le cayó bien.

Un ejemplo claro de lo que sucede con Shaun vs. los demás riders de elite, es el film “The Crash Reel” de HBO, que muestra como el rider de elite Kevin Pearce se recupera después de un accidente sobre la tabla, demostrando que no solamente ama ganar como Shaun si no que le gusta ser sociable. Kevin, además, es parte de la Friends Crew, siguiendo el lema de “There’s no ‘I’ in Frends” (“No hay un ‘YO’ en ‘Amigos’“) demostrando que competir y hacer sociales pueden convivir.

Asímismo, gracias a White el snowboarding ha dado un salto increíble en cuando a nivel y steez de los riders. Sin sus corks, sin su altura y “air awareness”, o cualquier truco que el haya hecho, no habría un Mark McMorris aterrizando el Triple Cork 1440º, o un Iouri Podlachikov (tercero y primero en Sochi) aterrizando un truco que el mismísimo Shaun intentó realizar y no pudo concretarlo: el “Frontside Yolo”, que le dio la medalla de oro en el Superpype que Shaun White no pudo ganar, el de Sochi. Es más, el rider suizo ganador del oro, Iouri, dice que todos los riders que critican a Shaun son unos “morons” (idiotas), y agrega: “deberían estar agradecidos a su nivel, ya que sin eso ninguno estaría avanzando y llegando mas lejos en el deporte. Shaun es una presa difícil de alcanzar”. Probablemente ese atleta tampoco esté comiendo caramelos y papas fritas viendo “The fight club” la noche anterior a una competencia.

Deborah Kuperman

Adicta a los libros y exploradora de todo tipo de lecturas. Viajera frecuente. Escucha música todo el día, en su cabeza. Periodista profesional.