Moda

Baddie Winkle: la reina (de Instagram)

Por Cintia Alvarez
¿Qué las redes sociales son para los sub 35? ¿Qué nadie con más de veintitantos puede ser musa? ¿Qué sólo de cuerpos bonitos -y algunos con medidas imposibles- vive Instagram? Stop. Para respuesta – y muestra- sólo basta un botón (de las personalísimas chaquetas que lleva), o lo que es lo mismo basta Baddie Winkle.

Ser o no ser reina, esa es la cuestión. Y ella, a sus 88 años, es la dueña – por el momento, según el termómetro 3.0- indiscutida de Instagram. Exponente de una belleza total que poco tiene que ver con la cuestión física, y que suma inteligencia y personalidad, como ingredientes imprescindibles, para que el mundo virtual (y real) caiga a sus pies.  Por favor, it girls, abran paso.

Porque hablar de target a partir de límites etarios ya es demodé, engrosa el historial de mujeres que inspiran. Es parte de ese grupo maravilloso que compone la querida Iris Apfel y su “más es más”, la siempre elegante Carmen Dell’Orefice o la mismísima Linda Rodin. ¿O casualidad todas portadoras de pelo cano? Ellas lo llevan con gusto y no por simple tendencia. Aunque la protagonista de esta nota se anime a las mechas de color.
“She is a rainbow”. Mediática, amante del color pink, del flúo, de los brillos a cualquier hora del día, de las transparencias, de las plumas, de las plataformas infinitas, de las remeras con inscripciones para “gritarle” al mundo, asidua concurrente a alfombras rojas,  y team selfies -guiño actualizado y entendimiento del lenguaje 3.0- compartidas con Miley Cyrus o las hermanas Kardashian. Mix entre estilo y tendencia conviven en “la abuela mala”, como gusta llamarse.
Romper cánones con extravagancia, vitalidad y sin necesidad de tener 20, la lleva a Baddie Winkle a protagonizar la campaña navideña de la marca Missguided cuyo público es…adolescente!¿Acaso no hablamos de vitalidad? La vitalidad es una sensación y poco tiene que ver con un número. Ser o no ser joven de espíritu, esa es otra cuestión, Shakespeare.
Algunos tienen magia y otros se valen de trucos. Baddie parece ser parte del primer grupo porque cuenta con la capacidad de traspasar – por diferentes motivos- la pantalla de los teléfonos móviles, ya sea mostrando sus looks, posando en trajes de baño (y despertando el celo de cualquier jovencita de turno), divirtiéndose o bailando a puro rock. Irreverente y carismática. Ojo, también, es mucho más de lo que se ve a simple vista.
¿Fenómeno social? ¿Con carácter efímero? ¿Posible “esclava” del marketing? ¿O vencedora frente a él? ¿Gozadora como filosofía de vida? No tenemos la respuesta. Por momentos diremos, con ustedes, Baddie Winkle. Mucha mujer. Y con humor (porque sabe reírse de ella misma y eso vale doble).
Cintia Alvarez

Licenciada en Comunicación Social y periodista de moda. Muy musical. Ama reír y leer. Adora los accesorios que hacen la diferencia, especialmente la personalidad y el humor.