Viajes

Bahía: Riqueza, belleza y alegría

Por Victoria Agulla Tagle

Deca durabolin vs testosterone Trancoso, es un pueblo precioso que, pese a sus negocios carísimos y su aire suntuoso, termina siendo acogedor.

Una foto publicada por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

Calidez. Una foto publicada por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

“Trancoso es el lugar elegido por los millonarios paulistas cuando no tienen tiempo de viajar a Miami o Punta del Este” sostiene un habitante del Cuadrado. Clomid 50 vs 100 “El Cuadrado” es la plaza central del poblado, a unos pasos, sobre la “avenida principal” de tierra que te lleva a la playa, se encuentra la iglesia de http://steroidsbesthgh.com/vivier-skin-ce-peptides_qp/ Vivier skin ce peptides San Juan Bautista, levantada en 1583. La casa donde paramos nosotros los 20 días es una morada moderna ubicada en el centro de http://steroidsbesthgh.com/what-benefits-of-using-arimidex_wh/ What benefits of using arimidex Trancoso. La residencia está hecha a base de madera y cuero, con decoración tipo rancho con mucho estilo, cuartos airosos y ambiente cálido (grado familiar).

Un vídeo publicado por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

Cada día, el sol se asomaba a las 5 de la mañana por la ventanas invitándonos a levantarnos para aprovechar una larga jornada al aire libre. Después de un súper desayuno con frutas (mango, banana, melón, sandía, ananá y papaya), granola (con granos de avena arrollada enormes), jugo de pulpa (guayaba, durazno, mango, maracuyá y cajú), café torrado, tostadas (con mermeladas exquisitas) y/o panqueques recién hechos por Gina, la mujer que trabajaba en la casa, empieza oficialmente nuestro día. Por lo general, a la mañana me voy al mar a disfrutar de una o dos horas de nado en aguas cálidas y calmas, a hacer alguna que otra compra o dar vueltas por el pueblo. A la tarde es la hora de tirarme a leer Capitanes de Arena de Amado, caminar por la playa, jugar con los chicos a los clásicos juegos de arena o ir a correr al ritmo del atardecer brasileño. IMG_7206 IMG_7170IMG_7169

En Trancoso, vivimos todos los días de fiesta, los brasileros son pura alegría siempre. Sin embargo, ahí mismo también tuvimos la suerte de apreciar una clásica celebración brasileña: la conmemoración a los orixás (divinidades de origen africano): una de las fiestas más importantes de Bahía. La religión -entre otras cosas- en Brasil es una mistura de creencias aborígenes y católicas que entre ellas no se dejan opacar.

IMG_7255

Después de haber estado varios días tranquilo en Trancoso, nos dan ganas de salir a recorrer un poco más, conocer otras playas y centros turísticos más cercanos. Arraial D’Ajuda se encuentra a unos 15 minutos, es una buena opción alternativa para turistas con bolsillos desinflados. Acá hay desde All Inclusive (el reconocido Club Med) a posadas de lo más básicas y simples que puedas encontrar. Todo, claro en precios altos (los brasileros saben como aprovecharse de los turistas). Lo más lindo acá es la cantidad de callecitas que a la noche se iluminan para transformarse en una suerte de pasarela de bares, restaurantes y boliches repletos de gente “muito legal”.

Un vídeo publicado por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

Taipé es un playa en Arraial que tiene unos impactantes acantilados desde donde se vuela en parapente, la meca de los voladores en Bahía, visita obligada de Nico y su parapente celeste y blanco.

Un vídeo publicado por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

Acá el paisaje te deslumbra, por un lado el mar celeste infinito y calmo, del otro aparecen gigantes las montañas de rocas verdes, rosas y grises. La playa es casi virgen, solo hay un par de bares y paradores. Pero lo que predomina es la arena. Unos días más en la feliz población de Trancoso son necesarios para juntar ganas y volver a salir. Así es como alquilamos un auto y nos vamos en plan “comedia familiar” yankee, los ocho, un tanto apretados y con la máquina por fundirse, hacia el sur.

auto
En Praia do Espelho vamos a pasar la tarde. Encontramos un “Chapeu do sol”, un ancho árbol con grandes y redondas hojas, donde picniquear. Excelente lugar para pescar, dormir, caminar nadar, o sol apreciar el mar.

ar En esta parte del mundo y como en todo Bahia, la naturaleza es exuberantemente verde, los árboles son fértiles y las flores extravagantes; un paraíso acuático, terrestre y silvestre a la vez.

Un vídeo publicado por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

“Sorria, vôce está em Caraiva” te saluda un cartel al entrar a la península. Caraiva es un lugar propicio para el relax, el sol, la fiesta y el forró, una danza muy peculiar en esta zona de Bahía. Como para tantearla un poco, se dice que“forró es un derivado de la palabra bahiana“forrobodó”: “gran fiesta” o de la expresión inglesa “for all”: “para todo”. Se trata de un baile muy sensual y coordinado en el cual se arma una ronda y al ritmo de la música el hombre conduce a la mujer. Lo más simpático de esta música es que –en plan matinée- el chico invita a la chica a bailar en el medio de la ronda, cuando termina la pieza, las parejas se intercambian y así hasta que se haga de día. Hay varios tipos de forró, los tres sugieren enamoramiento, acercamiento y diversión. Los bailes, la comida, el calor, el sol y la playa en Caraíva dan como resultado un sabroso salpicado de alegría.

Café da manhã.

Una foto publicada por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

Aquí nos quedamos menos de 48 horas. Lástima, dos días son pocos para disfrutar de este rincón encantado; acá, más que en ningún otro pueblo, la sociedad anda y te contagia su forma de vivir “sin prisa pero sin pausa” a su ritmo alegre y candente.

⬆️ Una foto publicada por Victoria Agulla Tagle (@vitussss) el

Ya tenemos que volver, al día siguiente partimos hacia Córdoba. Así es que pasamos por una región más rural, con vegetales frescos, puestos de venta,  uno que otro hotel; y de nuevo estamos en Trancoso, donde nos reciben los bahianos; en un mano, una lata de cerveja, en la otra, una tapioca. Esta es la vida brasilera que mucho encanta y tanto se hace extrañar.

IMG_8081

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.