Viajes

Berlín: memoria, historia y turismo

Por Agus Grupe

Cuando uno piensa en http://www.giftcards.sugarlandmall.com/tren-workout-supplement Tren workout supplement Alemania, lo primero que le viene a la cabeza es puntualidad, limpieza y frialdad. Piensa en football, Hitler y Oktoberfest. En casitas típicas de madera, pintadas de distintos colores con postigos en las ventanas decoradas con muchas flores. http://www.azamericasat.net/testosterone-with-age Testosterone with age Berlín, es todo lo contrario, parece un país distinto del resto de Alemania. Puede ser por su multiculturalidad, por sus antagonismos entre los edificios modernos y los monumentos que quedaron de la historia, o por la cantidad de centros artísticos.

Aunque Berlín, sea distinta del resto de Alemania, no deja de tener su encanto. Es un estado lleno de historia, cultura y arte.

Llegué a la http://royalmaderavineyards.com/stanozolol-testosterone-cycle Stanozolol testosterone cycle Houptbahnhof (estación de trenes) con mi valija y la dirección del hostel donde me iba a hospedar. Por suerte en informaciones había alguien que hablaba en inglés, asique pude preguntar que tenía que tomarme. Me vendió un Gnc commercial Tageskarte (ticket diario) que duraba hasta las 3 de la mañana, y me avisó que debía marcarlo antes de subirme al tren por si aparecían los controladores. Llegué al http://historyarticles.com/sustanon-250-organon-mexico Sustanon 250 organon mexico Alexanderplazt, donde está la antena de radio y televisión, que es uno de los monumentos principales de Berlín, y caminé dos cuadras hasta el hostel. Tenía solo esa tarde y dos días más asique salí a recorrer.

Tome un tour gratis en español que comenzaba en el http://kokinetics.com/testosterone-chez-l-homme Testosterone chez l homme Brandenburger Tor (la puerta de Brandenburgo) y donde nos llevaron por los principales puntos de Berlín, mechando entre historia y chismes. Conocimos el http://steroidsbesthgh.com/cytomel-weight-loss-cycle_8s/ Cytomel weight loss cycle Museo del Holocausto, que es una manzana con bloques de cemento de distintas alturas todas puestas en fila, pero ninguna igual entre sí, que simbolizan a los distintos judíos muertos durante el nazismo.

captura-de-pantalla-2016-10-31-a-las-8-46-53-p-m

Después fuimos al actual Proviron and andriol Ministerio de Finanzas, que es uno de los pocos edificios que se conservó de la guerra, porque allí estaba la escuela de aviación y donde trabajaban los científicos reconocidos de la época. Llegamos al http://peralees.com/proviron-pct-dbol Proviron pct dbol Checkpoint Charlie, que era una de las entradas a la República Federal de Alemania, que era Berlín Oeste, a través del muro. Por último fuimos a la http://www.gestiona.es/masteron-enanthate-for-strength Masteron enanthate for strength Biblioteca, actual Facultad de Derecho, que en 1935 se hizo la quema de libros, realizada por estudiantes y profesores para eliminar los libros de aquellos autores que habían sido condenados al ostracismo.

captura-de-pantalla-2016-10-31-a-las-8-35-14-p-m

Al día siguiente decidí madrugar un poco para poder terminar de recorrer los principales puntos. Algo muy sorprendente de Berlín, y de Alemania en general, es el sistema de transportes con el que cuentan, hay innumerable cantidad de colectivos, trenes o s-bahn (una especie de subte pero que no solo va bajo tierra). Uno tiene gran cantidad de opciones para llegar a los distintos puntos de la capital, y el máximo que tardan en llegar a las estaciones es de 4 minutos. También están, como en Buenos Aires, los que tocan música y piden colaboraciones dentro del transporte, que a mí me parecieron divertidos, pero a los berlineses no les causa mucha gracia y hasta les molesta.

captura-de-pantalla-2016-10-31-a-las-9-17-23-p-m

Me senté en una cafetería al lado del río Spree, y tomé un Apfelschorle (jugo de manzana) mientras veía a los barcos turísticos pasar. Después volví al Brandenburger Tor, donde hay una parada de s-bahn y me dirigí al Postdamer Platz, donde no solo quedan algunos pedazos del muro de Berlín, sino también está el primer semáforo de europa.

Además tienen un “camino de las estrellas” donde hay en el piso estrellas con los nombres de reconocidos artistas alemanes. Luego me dirigí al museo “Topographie des Terror”, que está ubicado al lado de un pedazo de muro, y es al aire libre. Son muestras fotográficas que van cambiando, y esta vez se llamaba “Entre la propaganda y el terror”; mostraban durante el nacismo, las distintas propagandas que se utilizaron para convencer a los alemanes de los asesinatos y desapariciones que se realizaron tanto a judíos como homosexuales y gitanos. Asimismo mostraban historias de distintas familias que sufrieron las consecuencias.

captura-de-pantalla-2016-10-31-a-las-9-23-41-p-m

Más tarde me tome un subte hasta Wittenberg Platz, y ahi primero fui al shopping Kadewe, que es reconocido por las famosas marcas que venden y por la organización con la que cada local está puesto. Posee el departamento de delicatessen más grande de Europa.

A 5 cuadras está ubicada la catedral que fue bombardeada durante las guerras, y que quedó destruida. La han restaurado un poco, y construyeron una nueva iglesia al lado. Por último, fui a la Mühlenstraße, que es pasando el río Spree, y es dónde quedó la mayor parte del muro de Berlín, es 1 kilómetro de muro, que fue pintado por distintos artistas del mundo, con distintas representaciones. Acá está el famoso “beso fraternal” entre dos líderes de comunistas de la Guerra Fría, Leonidas Brezhnev y Erich Honcker.

captura-de-pantalla-2016-10-31-a-las-9-01-10-p-m

El último día solo tenía un par de horas, así que lo primero que hice fue irme al Museo del Holocausto, que no había podido entrar. Es gratuito y toma entre 1 y 2 horas recorrerlo. Es debajo del monumento de los bloques de cemento, y son 6 habitaciones. En la primera cuentan la historia desde el final de la segunda guerra mundial, hasta que cae el muro, ilustrado con muchas imágenes y diferentes historias de familias.

En el siguiente cuarto, hay pedazos de cartas de varias partes de europa, sobre lo que estaba comenzando a ocurrir con la Alemania Nazi, de familiares que narraban a sus hijos, hermanos, esposos, sobre lo que estaban viviendo, o lo que escuchaban que estaba pasando. La tercera sala tenía historias de distintas familias que sufrieron el poder de Hitler, tanto algunas que sobrevivieron a los ataques como aquellos que no. En la cuarta pieza se escucha gente narrando parte de su historia, de cómo lo vivieron.  En la penúltima había textos y videos de distintos campos de concentración a lo largo de Alemania, donde contaban su ubicación y su accionar durante el nacismo. Además había teléfonos, donde podías escuchar distintas historias de sobrevivientes, de cómo habían logrado escapar de los campos. Y por último había distintas computadoras, donde se puede buscar a la gente que falleció durante la época.

img_2869

Berlín, es una ciudad donde todo lo de Hitler, el nazismo, las guerras, y demás están muy vivos por los distintos monumentos. Aunque en estos museos lo que ellos intentaron fue generar un recordatorio para los alemanes, para que nunca vuelva a suceder todo lo que pasó. Esta parte de la historia es muy tabú para los habitantes y prefieren no hablar del tema, porque les genera mucha vergüenza recordar todo lo que fueron y lo que hicieron. Incluso muchas de las estructuras que habían sido de Hitler, como bunkers, fueron destruidos para que no hubiera nada a lo que pudieran generar veneración.

Agus Grupe

Soñadora, alegre y virginiana hasta la médula. Amante de los buenos libros, los colores y las historias de amor. Cumpliendo mis sueños.