Música

Björk, desde el dolor hacia la resiliencia

Por Mariana Oyarbide

Cuando tenemos a Vulnicura en nuestras manos, podemos ver en su arte de tapa, una imagen de Björk con una vestimenta de cuero y una herida en su pecho como si le hubieran arrancado el corazón. Esa imagen refleja lo que el disco nos hace sentir en toda su extensión. Está signado por el sentimiento de ruptura sentimental de una pareja.

Son las composiciones más honestas de la islandesa que se han escuchado hasta el momento ya que reflejan su situación emocional luego de romper con Matthew Barney luego de más de una década. El resultado final del disco ha sido logrado junto con la colaboración de Arca, creador de Yeezus de Kanye West. Estamos en presencia de un trabajo equilibrado, brillante y el más intimista en la prolífica carrera de la islandesa.

En esta especie de crónica de una separación hecha música, todo comienza en Stonemilker, con un sonido impecable y majestuoso de cuerdas que anuncia la cercanía de una ruptura como si fuese la calma que antecede al huracán. La misma sonoridad continúa en Lionsong hasta que empieza a sonar History Of Touches con el que se transmite el momento del final y la llegada de una profunda y oscura tristeza. Es un momento clave en el álbum. Luego de este trío compositivo que puede denominarse como before, llega la siguiente etapa que sería el after. Black Lake marca el inicio de la siguiente secuencia en la que se transmiten las secuelas de la ruptura y se transforma en la mejor canción del disco.

Con Family, Björk expresa cómo el final de una relación y el destino de un amor con su onda expansiva pueden llegar al entorno más cercano que finalmente son los que ayudan a sanar. Lo que Vulnicura trata tanto sobre las heridas como de su curación, con Notget comienza la etapa de sanación acompañada por cuerdas y chispeantes beats. En Atom Dance la bailarina en la oscuridad está acompañada de Antony Heagarty y su característica voz como lo hizo en Volta.

Mouth Mantra, indica la llegada de la etapa de resurrección y auto-superación transmitiendo todos los nuevos sonidos que llegan luego de los momentos vividos. El cierre del álbum, llega con Quicksand que nos deleita con beats y sintetizadores increíbles. Esto nos demuestra la capacidad que tiene Björk de seguir estando un paso más allá en cada uno de sus trabajos.

Vulnicura es una oda a la resiliencia mostrando cada una de las etapas que se transitan desde la profunda tristeza hasta llegar al momento del resurgir, del renacer. Es un disco que no es para escucharlo de manera rápida y trivial. Es necesario disfrutarlo innumerables veces para apreciarlo en profundidad y en toda su magnitud. Ella, con su corazón roto, logró la empatía de los que la escuchamos y conquistó los nuestros con su arte.

Mariana Oyarbide

Mariana se declara cinéfila, amante de la música y del periodismo en todas sus formas. Además, está diplomada en Periodismo Político aunque también le gustan el arte en general y el teatro en particular. Las aristas de una chica que vive a full.