Música

Bob Dylan, nuestro homenaje

Por George Blanco

Uno de los últimos genios de la música cumplió ayer 70 años. Fans y medios de todo el mundo le rindieron homenaje por todas las vías, desde el papel al gina carano henry cavill Twitter, pasando por playlist’s en TV. En forbes buy instagram likes negrowhite nos rendimos a sus pies y te mostramos una entrevista memorable que le hizo kai greene vs phil heath Rolling Stone hace unos años. Y que mejor que escuchar su música para apreciar la magnitud de su obra. Los mejores temas, según esta revista.

is buying instagram followers safe BOB DYLAN, por Robbie Robertson, voz y guitarra de The Band:

Bob Dylan y yo partimos de puntos totalmente distintos. La primera vez que oí hablar de él, yo ya estaba en un grupo de rock & roll. No sabía casi nada de la música folk. No me daba cuenta de la diferencia que estaba marcando como compositor. Recuerdo que alguien me puso  how to buy your instagram likes Oxford town, del disco  steven cao The freewheelin. Pensé: “Ahí está pasando algo”. Su voz me parecía interesante. Pero no lo entendí del todo hasta que empezamos a tocar juntos [con  The Band]. Es un poderoso cantante y un gran actor musical, con muchos personajes distintos en la voz. Había escuchado el mensaje de sus primeras canciones. Es muy emocionante que alguien con cosas que decir cante de forma tan poderosa. Pero lo que me marcó fue el profundo efecto que la calle había tenido sobre él. Había una dureza especial en su forma de tratar las canciones y los personajes que aparecían en ellos. En cierta forma, era una rebelión contra la pureza del folk. En Like a rolling stoneBallad of a thin man no se andaba con medias tintas: era el rebelde rebelándose contra la rebelión.

No tardé en darme cuenta de que la gente con la que Bob disfrutaba no eran precisamente músicos. Eran poetas como Allen Ginsberg. Su forma de componer nacía directamente de una enorme influencia poética de la que tomaba la licencia para utilizar imágenes que no estaban dentro de la tradición del rock. Le vi interpretarDesolation rowMr. Tambourine man en sus conciertos acústicos de 1965 y 66. Nunca había visto nada igual: cuánto era capaz de transmitir con tan solo una guitarra y una armónica, y cómo la gente se dejaba llevar, acompañándole en esos viajes. La primera vez que vi a alguien escribir sus canciones en una máquina de escribir fue cuando estuvimos en Nashville en 1966 grabando Blonde on blonde. Cuando llegábamos al estudio solía estar terminando las letras de alguna de las canciones que íbamos a grabar. Oía la máquina -clic, clic, clic, ring…- iba a todo velocidad; había un montón de cosas que decir.

cambiaba partes durante las sesiones. Se le ocurría algo nuevo e intentaba incorporarlo. Eso también me lo enseñó pronto. Nosotros éramos músicos de banda. Necesitábamos saber dónde iba la canción, cuáles eran los cambios de acorde. A Bob nunca le gustó ensayar. Estaba acostumbrado a hacer las canciones solo, con su guitarra. Cuando tocábamos con él, le decíamos: “¿Cómo lo terminamos?”. Y contestaba: “Ah, bueno, cuando se acabe se acaba. Paramos y punto”. Nos preparábamos para cualquier cosa. Era una sensación fantástica. Pensábamos: “Vale, la cosa puede complicarse en cualquier momento, y estamos preparados”.

Lo más importante de todo lo que aprendí de Bob es que está bien romper las reglas tradicionales de lo que se supone que tienen que ser las canciones: la duración, lo imaginativo que puedes llegar a ser al contar la historia… Era fantástico que alguien abriera las puertas a todas las posibilidades. Algo de lo que no creo que la gente sea consciente es de que para componer de esa forma, para que todas esas ideas encajen en esas melodías, tienes que ser un gran escritor. Él escribía de una forma especial. Conseguía transmitir sus historias sin forzarlas, se adaptaban tan fácilmente a la música que podías sentarte a disfrutar y nunca se te ocurría cuestionarlas. Y muchas veces adoptaba una actitud en la voz que funcionaba perfectamente en un disco determinado. Recuerdo cuando tocó Nashville skyline para mí. Me impresionó el personaje que se había inventado para aquella canción.

Creo que Bob siente pasión por los retos, por conseguir cosas que le hagan sentir bien, y seguir siempre adelante, como hace ahora. Las canciones que está escribiendo son tan buenas como siempre. Son de una honestidad maravillosa. Escribe sobre lo que ve y siente, sobre quién es. En los setenta pasamos mucho tiempo juntos. Y sé que Blood on the tracks refleja lo que le estaba pasando en aquellos momentos. En sus canciones nos cuenta cosas sobre sí mismo. Se pone delante de un espejo y te hace ver más claro de lo que nunca has visto.

Por cómo le conozco, creo que Bob nunca ha querido ser nada más que un buen cantante. Dudo mucho que comparta la opinión de quienes piensan que ha tenido un profundo efecto sobre la cultura y la sociedad. Supongo que, ahora mismo, Bob estará pensando simplemente: “Espero ser capaz de escribir otra buena canción”.

Dylan es un buen barómetro para los nuevos cantantes y compositores. Cuando crean que han escrito algo bueno deberían escuchar una de sus canciones. Siempre será un referente para medir la calidad del trabajo. Y ése es uno de sus mayores logros.

Este reportaje fue publicado en ROLLING STONE (nº 56, julio de 2004).

  • Mirá el playlist con las 5 mejores canciones de Dylan según Dani Curtino

http://youtu.be/kHvm_VEZ2NI


George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.