Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Sociedad

#BringBackOurGirls: Lo que no se dice en 140 caracteres

Por Carola Cinto

El hashtag “BringBackOurGirls” se nos hizo familiar en muy pocos días. Cualquier red social que abramos se repite la frase al unísono y se pueden ver fotos de reconocidísimos cantantes, actores y actrices, políticos, celebridades, tanto del ámbito internacional como el local, con carteles que reclaman en su tono más alto: “devuelvan a nuestras chicas”. Desde Michelle Obama, pasando por Pau Gasol- jugador de la NBA- el talentoso Justin Timberlake, Salma Hayek, Sean Penn, la presidenta chilena Michelle Bachelet, la activista paquistaní Malala Yousafzai, entre otros. ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Es un asunto de relevante importancia o sólo un “trending-topic” del momento?

Por empezar, debemos ubicarnos en el lugar de los hechos. República Federal de Nigeria, en África occidental, es el país más poblado de la zona y la principal economía de todo el continente. Recientemente ha desarrollado el comercio electrónico, las telecomunicaciones y una gran fortaleza en la industria del cine y la música. Los dueños de la tercera industria cinematográfica del mundo “Nollywood” (detrás de Bollywood y por supuesto, Hollywood) pero, el 70% de su población vive bajo la línea de pobreza (menos de un dólar por día), el IDH es de 0,47 y el petróleo se encuentra explotado, en su mayoría,por empresas estadounidenses o británicas.

El principal problema de este país es su diversidad étnica y religiosa. Se estima que existen cerca de 250 grupos étnicos que hablan en 400 lenguas distintas. A grandes rasgos, el 50% de la población es musulmana, 40% cristiana y el 10% de creencias indígenas. Dentro del primer grupo encontramos diferentes ramificaciones, entre ellas: una minoría extremista que defiende un islamismo fundamentalista buscando volver a los orígenes de su religión e intentando instaurar un estado islámico más justo. Léase entre líneas: libre de “desviados” del Islam, libre de cristianos. “Boko Haram” (“La educación Occidental es pecado”) es un grupo no sólo fundamentalista sino que utiliza como modus operandi la violencia extrema, realizando desde secuestros hasta bombardeos a instalaciones de ONU.

No quedan dudas de eso después del 14 de abril pasado. Más de 200 niñas de entre 15 y 18 años de edad fueron tomadas por sorpresa y secuestradas en 7 camiones por el grupo cuando se encontraban en la escuela. “Sólo por que tomé unas chicas que recibían educación Occidental todos están haciendo tanto escándalo. Déjenme decirles que tomé a las chicas y las venderé en el mercado. Hay un mercado para la venta de humanos”, podemos escuchar la voz del líder de Boko Haram en el video donde se atribuyen el secuestro. Según testimonios de niñas que lograron escapar, sufren hasta 15 abusos sexuales por día, son vendidas por 9 euros y si llegan a quejarse o gritar “les cortan el cuello”. Tristemente solo 50 lograron escapar.

Ahora: ¿Quiénes son los que deberían actuar en esta situación? ¿Qué acciones están llevando adelante? Recordemos que las niñas siguen secuestradas y que estamos hablando de vidas humanas, no de fichas de colores ni de “ataques” que se hacen con dados al estilo “T.E.G.”. Por un lado, tenemos el gobierno nigeriano de Goodluck Jonathan que parece que mucho no le preocupa porque recién, luego de un mes del secuestro, salió a decir algo así como: “Prometemos al mundo que encontraremos a las chicas […] «Hablamos con países de los que esperamos ayuda, sobre todo por parte de EE UU. Ya me entrevisté con el presidente Obama«. El siempre presente Estados Unidos respondió al pedido enviando 110 militares y drones a Chad (limítrofe de Nigeria) que se encargarán de las tareas de búsqueda y rastreo pero no habrá ni avance ni despliegue en territorio nigeriano.

Las voces en contra se alzaron, y entre ellas la  de Malala Yousafzai, -joven activista paquistaní y defensora de la escolarización de mujeres- resonaba:«Si nos quedamos callados este fenómeno se ampliará y ocurrirá cada vez más».

¿A qué se refiere con quedarnos callados? Creo que el boom mediático es un camino que no hace más que beneficiar al gobierno de Estados Unidos y Nigeria para desviar la atención del mundo entero a lo más superficial de todo esto. Mientras miles de personas se sienten comprometidos con la causa dándoles retweet desde la comodidad del sillón de su casa, sacándose fotos con su smartphone y compartiéndolas en Instagram, 276 niñas sufren violaciones diarias y son vendidas por todo el mundo. Creo que no sería muy loco pensar que es una excelente estrategia por parte de los “grandes” para tener tiempo de ver cuál es la forma de actuar sin comprometer sus intereses económicos ni políticos, sin ensuciar su impecable “fachada” con asuntos que suceden en el “patio trasero” del mundo (no olvidemos que EEUU es uno de los principales socios comerciales de Goodluck: ubicado en primer lugar de países clientes y en segundo lugar de países proveedores). ¿No podría EEUU acaso estar negociando cómo “cobrarle el favor” al presidente nigeriano?

La idea no es no hacer nada. La idea no es callarnos. La idea es hablar sabiendo y conociendo qué se esconde detrás de todo esto y también ser un poco más críticos de esos “hashtags” que por alguna razón se imponen y nosotros seguimos sin preguntarnos realmente ¿Qué hay detrás de eso? Problemas como éstos pasan a diario de aquel lado del mapa: ¿Qué tiene de especial el secuestro del 14 de abril, que no tiene el de hoy?

Al menos después de haber leído esto, espero seamos muchos los que tengamos conciencia que esto no es solamente el cartel sostenido por nuestro ídolo en una foto o en una alfombra roja, sino que es parte de la realidad, del día a día; no solo de las personas que viven en Nigeria, sino también en todo Medio Oriente. Que detrás de esos signos hay personas, rostros, familias, historias que necesitan de nuestra ayuda interesada, de nuestra mirada y atención comprometida para así evitar que todo esto quede en un simple “cartelito”. Las posibilidades de recuperar a esas chicas son pocas, las posibilidades de que actúen quiénes tienen el poder efectivo de frenar la violencia y la obligación moral de “traer las chicas de vuelta a casa” es mínima, las posibilidades de que si son rescatadas puedan reinsertarse nulas. Pero las posibilidades de no olvidarlas son de los más de 7.000 millones de personas en el mundo. En realidad, 6.999.999.800… Ellas siguen secuestradas.

Carola Cinto

Algo que empezó como un pasatiempo, hoy ocupa la mayor parte de mi día. Me gusta escribir sobre Sociedad y disfruto de hacer Entrevistas. Soy Licenciada en Relaciones Internacionales