Celebrities Moda

Cate Blanchett: Cuando el estilo trasciende la edad

Por Soledad Avila

La australiana nacida en jeff seid transformation Melbourne se ha convertido en un verdadero fashion icon que perdura a través de los años. Si bien siempre ha sido conocida por su estilo impecable y sus actuaciones magníficas, en la temporada de las red carpets 2014 nos ha dejado boquiabiertos.

Cuando en 1997 recibió su primer gran cheque por top buy instagram followers Un canto de esperanza de Bruce Beresford, la actriz contó que compró su primer Armani, vestido que usa hasta el día de hoy. Su camino en Hollywood y en la moda, estaba destinado a ser perfecto.

Armani es la firma hecha a la medida de Cate. Actualmente, es la cara del perfume Si!, casi inspirado en ella: “Mientras desarrollaba el proyecto, definía la fragancia e imaginaba la botella, instintivamente se me venía a la mente ella y la pasión que se puede percibir tras estos gestos impecables y aspecto seguro”, afirmó para WWD el mismo creador.

La simbiótica relación con la casa de lujo, llegó a su apogeo durante la temporada de premios de 2014, en donde Cate fue la mejor vestida durante los Golden Globes con un vestido de Armani Privé Alta Costura Fall 2013. El mismo, constaba de encaje color negro, transparencias y un cuello dramático de ensueño. Para llevarse a su casa el Oscar por su actuación en Blue Jasmine, la actriz optó por un vestido de la misma colección presentada el año pasado en París, pero de color nude con pedrería perfecta para la ocasión.

Hermosa Jasmine

Y ahí pasa Jasmine. Hablando sola pero luciendo perfecta con su chaqueta de tweed Chanel y su vestido de Carolina Herrera. Es que, es imposible dejar de admirar durante toda la película el vestuario sumamente cuidado que se eligió para que Cate llevara durante el mismo y se volviera un plus aparte para ver el film.

La chaqueta blanca con detalles en azul marino que viste Cate la mayor cantidad de tiempo en el film, fue confeccionada especialmente para ella por el mismísimo Karl Lagerfeld. “¿Me estás bromeando? Por Cate hago cualquier cosa” contestó Karl al llamado de Suzy Benzinger cuando lo llamó para saber si la protagonista podía usar Chanel en la película.

Son las prendas de diseñador la que la llevan a su pasado, ese que alguna vez vivió y no quiere dejar ir.  El bolso Birkin de Hermes y las maletas de Louis Vuitton, son otros de los ejemplos de los diseñadores que aparecieron con sus marcas registradas en la película sumando a Armani, Valentino y Fendi.

Cate y el mundo de la moda

La actriz, declarada fan de Karl Lagerfeld y Giorgio Armani, contó el por qué: “Ellos tienen un trabajo de filantropía tan importante en cuanto a la moda. Es un estilo simple pero poderoso, son mis preferidos”, enfatizó para la revista Cidade de Brasil.

Así demuestra también su lado artístico en las portadas de las revistas más importantes e influyentes del mundo desde hace años. W, Vogue, Vanity Fair, Harper’s Bazaar, todas las editoriales han hecho verdaderas obras de arte con la actriz. Su mirada penetrante, desafiante, pero angelical a la vez, y su postura perfecta hacia la cámara, han hecho que cada portada sea recordada.

Los papeles de Cate Blanchett le han permitido interpretar desde la reina Elizabeth I hasta Bob Dylan. Eso demuestra la flexibilidad de esta actriz para meterse en papeles tan diferentes, pero importantes a la vez. Roles que quedarán grabados en la historia por destacarse gracias la genialidad de la actriz. En un abrir y cerrar de ojos, es posible imaginar a Cate interpretando cualquier papel la pantalla grande.

Desde Katharine Hepburn hasta Jasmine, Cate puede hacerlo todo y además, ser una de las estrellas mejores vestidas de los últimos años. Con su cabellera rubia, sus hermosos ojos celestes y su figura esbelta, los diseñadores rezan por que use sus diseños, las editoriales oran por que aparezca en sus revistas y nosotros la amamos por su estilo.

Soledad Avila

Experta en celebrities, Red Carpet e It Girls. Apasionada por la moda y amante furiosa del deporte. Adicta al indie rock. Es una caja de sorpresas -geniales-.