Espectaculos

Charly Garcia en Córdoba, con el genio intacto

Por Mariana Camusso

|Por steroids before and after Mariana Camusso  @marianitavcp

… “Borom bon bon, borom bon bon esta es la banda del Say no More”… ahí estaba, otra vez, en el campo del Orfeo, esperando que salga a escena el más grande del rock nacional, buy instagram likes net Charly García. Este recital era distinto, no espere a nadie, me fui sola, ¿Qué mejor compañía que la de la música, los gritos de aliento y el fervor de la gente? Y ahí estaba, haciendo memoria, recorriendo en mi mente cada recital de García al que fui, y es ahí cuando siento esa sensación ambigua… ¿Me gusta más este Charly o el anterior? No tengo una respuesta concreta.

buy 50 instagram likes for Video: CBA360

hugh jackman wife Velez marco un precedente, cada show anterior a ese, era un desconcierto, ahí si se sentía adrenalina, no se sabía que iba a pasar, cuanto iba a tocar, si se iba a enojar, a desnudar… pero debo reconocer que lo disfrutaba, era él, en su máxima expresión. Después vendrían sus escándalos, sus shows demorados, las peleas con sus músicos, las adicciones. Eso si: El ídolo estaba intacto.

Foto: Facundo Luque, La Voz Del Interior

El show del sábado por la noche, en el Orfeo Superdomo de Córdoba, fue prolijo, cuidado, igual que cada uno de los que precedió a aquel de Velez aunque con Charly en plan sobrio, sin picantes, más que un par de exclamaciones (“¿No habrán traído bengalas, no?; “¿Que es eso de la Promoción-Por River-?”). Charly estaba “lucido”, por así decirlo, habló con el público, aunque no como en el último Cosquín Rock, donde quizás se volvió a ver alguna veta característica de él.

Empezó puntual, con un estadio que no estaba lleno, pero no importaba, el más grande estaba ahí, para deleitarnos con su música… y así fue como empezó a tocar Cerca de la Revolución y la gente empezó a saltar, a cantar, a vibrar. En la lista de temas sobresalieron Demoliendo Hoteles y alguno que otro de Kill Gill, su último álbum, como No Importa. No podían faltar las de Sui Generis en el repertorio, que se completó con Confesiones de Invierno y Canción para mi Muerte.

En Pasajera en trance, el entro en un climax bárbaro, y un par de lagrimas me recordaron porqué estaba ahí. Como siempre, hubo idas y venidas, temas nuevos y temas viejos, y la infaltable canción dedicada a Gustavo Cerati, “Rezo por vos”, una fija en cada uno de sus shows. Yendo de la cama al living, Rock & Roll Yo, Los Dinosaurios, completaron una noche que vale la pena volver a vivir, una y otra vez.

Mención aparte para su banda. Carlos García López (guitarra), Zorrito Von Quintiero (teclados), Kiuge Hayashida (guitarra), Tonio Silva Peña (batería), Carlos González (bajo) y Rosario Ortega, hija de Palito (reemplazó en coros a Hilda Lizarazu), suenan como un relojito. En su conjunto, puedo decir que el show fue impecable, digno de un genio, de un grande de la música, aunque me vuelvo a preguntar, y como cuestión totalmente subjetiva: ¿Me gustaba más el Charly que en el escenario era imprevisible, o el de ahora, que tiene todo programado?

Foto: Facundo Luque, La Voz Del Interior

Mariana Camusso

Mariana Camusso es fanática del rock nacional, en especial de Las Pelotas y de Charly, pero no deja de apreciar toda la música, así como distintas mieles del arte. Es un honor leerla en este sitio.