Música

Charly Garcia y la lección del Maestro

Por George Blanco

http://kokinetics.com/tren-drug Tren drug Demoré 48 horas en poder escribir algo sobre Charly. Más bien, me sucedió que hasta último momento no supe como sería esta nota, si una suerte de critica de un accidentado show, o si en cambio sería una especie análisis de las condiciones de uno -sino el más- de los más grandes próceres del http://www.azamericasat.net/testosterone-booster-supplement Testosterone booster supplement rock en español. Me decidí por lo segundo, aunque lejos de determinar cuáles fueron las causas o los porque, así como también las consecuencias de la descompensación de Charly, preferí dejarme llevar por la emoción de quien se rinde ante un ídolo colectivo, de esos Otc testosterone capaces de agitar las masas y convertir en oro todo lo que lo rodea.

http://historyarticles.com/trenbolone-only-cycle-results Trenbolone only cycle results No soy fan de Charly, ni estoy cerca de serlo. Sí me gusta el Sibutramina reductil precio mexico rock nacional y, aunque no viví la vieja escuela, desde chico me enseñaron que a Charly se lo respeta. Se lo quiere, se lo admira. Recuerdo algún Methandienone para que sirve Cosquin Rock, en 2003 o 2004, cuando entendí el porque de la premisa. Más intrínsecamente, soy un sensible frente a las historias entre http://royalmaderavineyards.com/sustanon-test-e-cycle Sustanon test e cycle ídolos y fans. Los genios, los tocados por el reino de los inmortales. Los dueños de una magia indescifrable que solo personas como García pueden lograr, aún en las tormentas más difíciles de atravesar. http://festejossantairene.com/?top=trenbolone-enanthate-and-sustanon-cycle Trenbolone enanthate and sustanon cycle Aquellas épocas eran las mas duras para Charly.

Reviente total, descontrol sobre el escenario, un hogar cual nido de ratas, un puñado de amigos dealers por conveniencia y todo un legado detrás como el hombre que supo reinventar al rock nacional. En el medio, un disco enorme como Influencia que preveía que, lejos de rendirse y a pesar de los bajones, Charly estaba en una http://jedaware.com/clenbuterol-no-side-effects Clenbuterol no side effects etapa creativa sublime que todavía esperaba lo mejor: Winstrol or dianabol Kill Gil.

El extraño mundo de Charly

El sábado, durante la hora y pico que García estuvo arriba del escenario, volví a sentir lo mismo. El contexto era otro. Charly rehabilitado, con 15 kg arriba, de aparente buen humor y con un repertorio capaz de arrancar lagrimas a los más entendidos y a los que no lo son, también. El brazalete de Say No More, una banda impecable comandada (además de él, claro) por el virtuosismo de Garcia López y Von Quintiero que comenzó una ruleta de maravillosas canciones, como Los Dinosaurios, Rap del exilio, Tango en segunda, El amor espera, Cerca de la Revolución o Asesiname.

Garcia maneja los tempos como si el tiempo no le pasara nunca. Ni siquiera deja de hacerlo cuando rendido cae sobre su teclado. Deja un “Qué papelón”. Está consciente. La gente se toma la cabeza, putea. Los mismos plomos que hace 8 años eran objeto de algún objeto volador contundente de parte de García ahora corren a modo de auxilio.

Canción de 2 por 3 partida a la mitad. Algunos, como yo, no podemos creerlo. A todos se nos viene a la cabeza las imágenes de Cerati y Spinetta, y no porque Charly vaya a correr la misma suerte (después finalmente se supo que solo era una baja de presión agravada por el consumo de tabaco), sino porque estamos susceptibles frente a aquella maldita máxima de los últimos tiempos, que dice que los genios se nos están yendo antes de tiempo, con el agregado de la traumática rehabilitación de Garcia.

El Negro García López y el resto de la banda, visiblemente consternada, sale al escenario para anunciar que por prescripción medica Charly no volverá al escenario esa noche. Respiro. Pienso en la amistad de su gente, la que ahora lo rodea, y que hace que García no sucumba vaya a saber en qué. Debe ser eso, pienso una y otra vez. “Debe ser el amor, las ganas de decir algo, la irrefrenable capacidad de los elegidos que vinieron a este mundo a alegrar corazones”.

Para mi, ese sábado era y fue especial. Bastaron una hora de show, unos guiños al cielo de Spinetta y las estrellas que se veían desde el Orfeo Superdomo. No debía buscar más explicaciones. Después de todo, volví a entender que, caprichosamente, a los ídolos se los quiere. El resto debemos aprender la lección más pequeña del maestro y sus alumnos: un acto de amor.

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.