Música

Chris Cornell y una bocanada de aire puro

Por Matías Montoya

Con el paso de los años, Chris Cornell ha sabido manejar a la perfección su visión musical respecto del resto de los terrenales vocalistas surgidos en los ’90. Esa maravillosa década que nos regaló millones de partituras dispuestas a ser llevadas con una ternura vocal que pocas veces descubriremos si abrimos la caja de Pandora llamada ROCK.

El grunge generó que nuestro garaje se transformase en el sueño de jóvenes músicos rockeros, y también en la sala de ensayo (y porque no de grabación). Sabemos que Chris Cornell ha bancado la parada de todas las bandas en donde estuvo (llámese a escuchar Soundgarden, Audioslave y Temple Of The Dog, como punto de inicio)

Como solista, su trayectoria es impecable; como así también la de Vedder. Dos grandes exponentes de este género rockero.  Luego de plasmar su gran buy facebook likes israel Songbook, una especie de auto homenaje por distintos escenarios del Mundo, Cornell nos trae ryan reynolds body transformation Higher Truth.

Su “verdad suprema o superior” se plasma en estas 16 bellezas poéticas hechas melodía y ritmo. Ninguna está por encima de la otra. Cada canción es un nuevo viaje y un traslado hacia nuevos destinos marcados siempre por la voz barítono/tenor de Cornell. Los punteos de guitarra marcan el sonido del cantante de Soundgarden. Los ritmos de cada tema acompañan a la perfección cada párrafo de las canciones.

No marco o hago catarsis en cada tema porque sería expresar siempre lo mismo. Sin embargo, remarco que Only These Words, Josephine, Nearly Forgot My Broken Heart (primer corte de difusión) y Our Time In The Universe son exquisiteces piezas que tranquilamente pueden enmarcar un viaje de vida, una experiencia religiosa o alguna aventura cinéfila. Son palabras tan bien delineadas que enaltece al álbum.

A veces los discos regulares como éste no siempre son aburridos o repetitivos. Aquí sucede todo lo contrario gracias a que Cornell le da sustento, y su voz cálida pero triste es algo para no dejar pasar.

Está todo dicho, Chris suena tan prolijo como prolífico. Eso es algo difícil de conseguir y más cuando hay tanta basura dando vuelta. El logro que tiene Higher Truth es inmenso en lo musical, pero también es una bocanada de aire puro para los tiempos que se viven en la industria discográfica.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor