Entrevistas Moda

Cirsha Intima y Rouxurie, los juegos ocultos de la lencería

Por Florencia Actis Alesina

Fotos por Majo Arrieta

Seamos sinceras, ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser un ángel de Victoria’s Secret y adentrarse en ese mundo de juegos y fantasías? Actualmente, la lencería, denominada técnicamente “ropa de primera piel” por su contacto directo con la misma y por quedar escondida por el resto de nuestras prendas, ha adquirido una categoría de moda quizás nunca antes pensada. Ya no se trata de cumplir la necesidad de cubrirnos y protegernos con la clásica ropa interior. Hoy, el juego se abre y los límites no existen.

¿Quién hubiera dicho que miles de mujeres saldríamos a comprar y elegir lencería con la misma dedicación que nos medimos y compramos un vestido de Alta Costura?. Cada vez somos más las mujeres que dedicamos tiempo a una minuciosa elección de piezas íntimas y a la par son cada vez más las marcas que deciden lanzarse al mercado con apuestas nuevas, dejando de lado los clásicos colores, materiales y tipologías.

Sin ir más lejos, el mercado de Córdoba rompe algunos paradigmas conservadores con nuevas propuestas de diseño de lencería. Total y completamente opuestas en su concepto e identidad, pero con el mismo sentido de Doi peptides as leads for drug discovery resignificar estas piezas tan ocultas comúnmente para poder disfrutar de ellas, dos marcas locales nos abrieron las puertas de sus showrooms y nos invitaron a soñar.

Camila Mazzola y María Constanza Sienra, diseñadoras de Rouxurie

http://steroidsbesthgh.com/patient-assistance-program-for-exemestane_tq/ Patient assistance program for exemestane Rouxurie Bedroom Etiquette nace a cargo de http://steroidsbesthgh.com/max-dose-of-modafinil_hf/ Max dose of modafinil Camila Mazzola y Modafinil adderall cross tolerance María Constanza Sienra. Con un concepto muy marcado relacionado a las sensaciones y emociones como el Buy anavar online with credit card disfrute y el placer que genera el compartir lencería erótica con la persona que uno elige, las licenciadas en diseño de indumentaria decidieron lanzarse este año con su marca. Si bien juntas comparten otro emprendimiento, http://steroidsbesthgh.com/does-grapefruit-juice-effect-anavar_b8/ Does grapefruit juice effect anavar Tras Bambalinas, dedicado a la organización de despedidas de solteras -y la idea de http://steroidsbesthgh.com/what-percent-of-professional-athletes-use-performance-enhancing-drugs_el/ What percent of professional athletes use performance enhancing drugs Rouxurie surgió de ese mismo-, son dos proyectos diferentes y separados.

“Hace 4 años comenzamos con las despedidas y de a poco nos iban requiriendo otras cosas como lencería y accesorios eróticos. Fue ahí que entonces empezamos a hacer pezoneras, baritas cosquilleras, bombachas y de a poco nos fuimos metiendo en lencería para terminar hoy en Is dianabol an upper or downer Rouxurie, cuentan, un tanto sorprendidas, ya que nunca hubiesen pensado, en el transcurso de su carrera de diseño, que se iban a dedicar a la lencería.

Con cuatro colecciones por año, trabajan un concepto estético muy fuerte. A través de ciertas premisas y en base a su observación detallista, se ocupan de la morfología del cuerpo para realzarla por medio de formas que favorezcan a la mujer. Libremente, absorben todo tipo de información que les resulte interesante para que luego el concepto decante por sí solo.

Lencería abierta de Rouxurie

Su primera colección presentada públicamente fue http://steroidsbesthgh.com/what-are-the-side-effects-of-taking-letrozole_yp/ What are the side effects of taking letrozole Presa, confeccionada para San Valentín 2014 en donde la provocación en materiales innovadores cautivó al público, tanto femenino como masculino. Si bien esa fecha se trabaja muchísimo, también tratan de explotar al máximo el color rojo en sus piezas para que perdure y se mantenga durante el resto del año.

Además, aunque la lencería es atemporal, Camila y Constanza siguen el resto del año con una colección de invierno, una de verano y una última de Navidad, en donde planean ampliarla en una mini-colección que incluya conjuntos enteros. “También, en todas las colecciones que diseñamos, absolutamente todas las piezas tienen su bajada para novia. A los colores que utilizamos para esa temporada, siempre le agregamos el blanco y el marfil en todos los diseños confeccionando el clásico ajuar de novia”, aclaran.

En relación a los materiales trabajan el satén con lycra, un género que aprecian y disfrutan trabajarlo por su textura, calidad y funcionalidad. Junto con él, eligen microtul, puntilla, flecos y diversidad de elásticos. “En cuanto a lo nuevo, estamos incursionando en el cuero como material innovador y que identifica a Rouxurie, nos adelantan.

Pezoneras, elemento central de Rouxurie

Un elemento que también refiere a la firma son las pezoneras. Con pocas expectativas y pensando que la mujer cordobesa no se iba a animar a usarlas, decidieron arriesgarse y proponer un nuevo sentido de las mismas. Bordadas, con apliques o flecos, vienen en conjunto, o no, con un accesorio muy particular. Un corpiño abierto compuesto de muy pocos materiales que termina de cerrar la parte superior del outfit. Todo pensado estratégicamente para enmarcar y sostener el busto.

Sin caer en algo rustico y tosco, pero continuando y acentuando su espíritu fuerte, cuidan mucho la estética completa del producto que ofrecen a través de campañas, en donde las poses son cuidadas generando placer y tentación a la vista de quien las elige. “A lo largo del tiempo se nos facilitaron mucho más las cosas, la gente tiene la mentalidad más abierta y las ventas son casi siempre por recomendación de amigas. Es decir, hay una historia atrás que hace que vos también quieras vivirla”, expresan.

Las ligas también forman parte de Rouxurie

Ocupándose del placer, del autoestima y de la seguridad de sus clientas, Camila y Constanza elaboran piezas que uno puede combinar a gusto, con talles para cuerpos normales que van del uno al tres y para cualquier edad. “Hay de todas las edades, gente muy joven que se casa y que buscan su ajuar hasta gente grande. Incluso, hombres que le compran a su mujer ya que probaron una vez y les gustó”.

En cuanto a las ventas, tienen mayoristas y minoristas. Las últimas se realizan por su página de internet o por la tienda nube y realizan envíos a todo el país. En relación a las mayoristas, trabajan fuerte por el barrio Güemes de la ciudad de Córdoba, como así también en Buenos Aires y en La Rioja. “Este mes estuvimos en la Expo Moda y Tendencia y la verdad quedamos asombradas y muy contentas por la gran aceptación que tuvimos ya que es algo muy nuevo para el público”, finalizan Camila y Constanza.

Mercedes García, diseñadora de Cirsha

En la vereda de enfrente, nos encontramos con Cirsha íntima. Un lugar de ensueño en donde todo está pensado detenidamente. Fragancia en el ambiente que te endulza la visita, la pureza del blanco en todo el lugar, muebles con historia, todo te invita a iniciar un viaje sin regreso. Quizás sea por eso que sus prendas se caracterizan por sus detalles e impecables terminaciones artesanales.
Cirsha significa “paso de luz”. Tras haber leído un libro en el que se nombraba algo similar, Mercedes García jugó con las letras para desarmarlo y crear su propio nombre que la identificara.

Si bien en la facultad ya realizaba algo de lencería, nada tenía que ver con la que realmente le gustaba. Una vez recibida, empezó un proceso de testeo pasando por diferentes rubros: ropa infantil, accesorios, carteras, remeras estampadas fueron algunos de los proyectos que emprendió. “Hasta que a fines de 2009 decidí empezar a hacer lencería porque me parecía que de todos los rubros de indumentaria, era el que mayor desafíos me otorgaba y el que menos explotado estaba en la búsqueda que yo quería hacer. Me daba más posibilidades para diferenciarme del resto”, recalca Mercedes.

Teniendo siempre presente a un ideal de mujer fuerte e independiente, confecciona prendas que son un lujo para uno mismo, ropa interior para sentirse bien y verse bien tanto por fuera como por dentro. Desde ese punto como base, trabaja lencería fina, vintage y romántica pero con personalidad tomando elementos de la década del 40 y del 50. “Esta carga retro viene porque me gusta la estética y me parece interesante revalorizar eso que se ha ido perdiendo en el tiempo. Se ha miniaturizado la lencería y se reduce a piezas mínimas con diseño más limitado y a mí me interesa trabajar piezas más complejas”, manifiesta.

Encajes, puntillas, satén...visten la lencería de Cirsha

En relación a los materiales que utiliza podemos visualizar y sentir materiales nobles como sedas, encajes, satenes, tules, puntillas y muy poco algodón en color negro, nude, marfil, y alguno que otro color de temporada en piezas particulares. También, siempre hay alguna propuesta de estampado propio que ella misma diseña por esa necesidad misma de diferenciarse del resto. “Por ejemplo para este invierno, se usa el cuero pero yo no lo voy a usar en la lencería, entonces elijo un engomado que lo simula para seguir con la tendencia en combinación con un encaje o una puntilla y genero contrastes que es lo que me encanta”.

Siempre presente en todas las temporadas, la licenciada en diseñado larga una campaña para verano y otra para invierno, aunque al ser prendas atemporales se siguen vendiendo durante todo el año junto con nuevos modelos que surgen en el medio de las mismas, de manera regular.

Para esta temporada de invierno, se inspiró en la película de Juana de Arco de Luc Besson de 1999 para seguir trabajando este concepto de mujer guerrera, con personalidad y fuerza. “Fue una mujer que se destacó en una época en la que las mujeres no se destacaban. Una mujer fuerte y guerrera. Y en con esos recursos la diseñe”, señala. Desde dos grandes enfoques, Juana guerrera y Juana mística, desarrollo toda la colección.

Sobriedad y elegancia describen a Cirsha

Un elemento que Mercedes resignifica en todas sus colecciones dándole otro valor es la trusa. Encasillada en una prenda que era para gente mayor, la diseñadora la toma para elaborarla con otro calce, con un juego de lo oculto y lo velado y los espacios huecos logrando que tome otra dimensión para las clientas que se animan cada vez más a ellas, dejando de lado las bombachas más pequeñas.

Junto con la lencería fina, también desarrolla trajes de baño en donde el juego de colores y estampas es protagonista, siempre manteniendo su estética, silueta y formas. La articulación entre lo interior/exterior de las prendas es otra de las premisas que reelabora Mercedes, ejecutando piezas que pueden ser usadas tanto como primer o segunda piel.

Si hablamos de sus clientas, Mercedes delimita su público en una franja de mujeres de entre 25 y 35 años aunque agrega que, por la variedad de líneas y calces que trabaja, también hay chicas de 20 o de 50 que le compran. Dentro de sus piezas, hay una amplia variedad de formas y tamaños teniendo siempre en cuenta ciertas cuestiones del cuerpo que son comunes a la mayoría de las mujeres. Los talles centrales del 85 al 95 son permanentes en su perchero, sin embargo también elabora piezas particulares o de talles especiales para algunas clientas que lo requieren.

Lencería Cirsha

Emprendedora e inquieta nos cuenta que si bien sus ventas se realizan tanto por internet como en diferentes locales de La Calera, Altagracia, Arguello, y San Juan, la idea es seguir creciendo para ampliar la oferta. “La idea de plantear lencería de uso más diario pero con una estética diferenciada, siempre está presente. Como así también poder agregar ropa lounge, es decir ropa para estar en casa pero linda y prolija”, nos adelanta Mercedes.

Finalmente, entusiasmada nos confiesa que está trabajando junto con una amiga y colega, Cecilia Strada, en un proyecto nuevo de co-branding. Fusionando los vestidos de Cecilia y la lencería de Cirsha, buscan generar un producto innovador que englobe ambas piezas en una, brindando diseño, calidad y funcionalidad. El proyecto tiene fecha de luz para mediados de agosto.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.