Branding Sports

Columbia Raid de Los Andes, el desafío de enfrentar al cielo

Por George Blanco

Esta mañana hablé con http://www.gestiona.es/winstrol-dosage-chart Winstrol dosage chart Mario Postay, fundador de Trenbolone Brandigital y colaborador de If i have low testosterone Negro&White. Un tipo que disfruta de la vida y, en este caso, particularmente de estar cerca del cielo. Mario corrió hace un mes el http://kokinetics.com/equipoise-or-masteron Equipoise or masteron Columbia Cruce de Los Andes, y aquella vez nos contaba esto. Cuando esta mañana le mandé un mail a Mario, después del fin de semana del Equipoise horse dosage Raid De Los Andes, mi amigo Mario, sincero, me dijo:

-La verdad fue increíble lo que viví. Esta noche te mando. Todavía no caigo.

-Decime una cosa. Fue sublime, ¿no?

-Sublime es poco. 

raid columbia de los andes largada

Anavar cycle gains Destino de clásico

Por http://steroidsbesthgh.com/anavar-dose-for-cutting_ze/ Anavar dose for cutting Mario Postay

Correr una carrera de aventura es un convite a llevar el cuerpo y el espíritu a experimentar sensaciones de una intensidad única. Si esa carrera se da en la majestuosidad del norte argentino, recorriendo lugares como la ruta del mítico Winstrol oral liquid cycle Tren de las Nubes en Salta (etapa 1 desde Sustanon 250 para que se usa Estación Chorrillos hasta http://jedaware.com/testosterone-gummies-for-sale Testosterone gummies for sale Campo Quijano), la Quebrada de Humahuaca (etapa 2 desde Tumbaya hasta Purmamarca) o las Salinas Grandes, todo parte de la maravillosa provincia de Jujuy (etapa 3 a 3500 mts de altura), que intentar describir esas sensaciones con palabras se vuelve directamente imposible.

Los colores de los cerros,  los paisajes de belleza inconmensurable, la calidez y senciillez de la gente lugareña, la organización perfecta a cargo de un equipo de gente ya acostumbrado a este tipo de eventos, los momentos compartidos en los campamentos con amigos y compañeros de aventuras de todo el país, serán solo algunos de los recuerdos que quedan y perdurarán después de tres de los días mas intensos que haya vivido. Mágico.

Personalmente, en lo que hace estrictamente a mi performance, fue muy duro, mucho mas de lo que suponía. Pasé las últimas semanas luchando con una dolorosa lesión en los tendones de aquiles, entrenando poco, casi nada, a causa del dolor, que logre adormecer parcialmente, a fuerza de analgésicos, para poder superar la prueba. Solo quería llegar, ¡Y llegué! Esta carrera será algún día un clásico, y en la primer edición pude tener el honor de participar y llegar.

Columbia Raid de Los Andes, donde todo puede pasar

Habíamos anticipado algo del Raid Columbia acá. Sabíamos con que paisaje se encontrarían los corredores y, quienes nos quedabamos acá ya soltábamos lagrimas de emoción y sana envidia por no poder estar ahí. “Disfruten, por los que no llegamos”, pensé y les dije. Y me propuse estar en 2013. Hoy, cuando vi las fotos de cada una de las tres etapas, pasó de ser un deseo a ser un objetivo alcanzable, una ilusión que tiene sustento.

El día 1, el circuito estuvo comprendido desde Capilla San José hasta Campo Quijano, con el fin de que nadie se prive de vivir la adrenalina de esta competencia. En este tramo, los primeros en llegar a la meta fueron Jorge García, en 35m02s, seguido por Ricardo Franco (42m31s) y Ramiro Raccioppi (44m10s).  Desafiando los pronósticos de mal clima, el sol acompañó la primera jornada del Columbia Raid de los Andes, a lo largo de su espectacular recorrido: 24,8 kilómetros, que ascendieron hasta llegar a una altitud máxima de 2121 msnm, en pleno norte argentino.

Al son de la música local interpretada por una banda de sikuris, integrada por músicos niños y adolescentes, la segunda etapa del Columbia Raid de los Andes largó desde el ancestral pueblo de Tumbaya, el sábado 14 de abril. “Que la Pachamama y el Dios Supremo los acompañe, y que de igual forma proteja a toda su familia, que quedó esperándolos en su casa”, alentó Celestina Ábalos – Coordinadora de la comunidad Aborigen Kolla de Finca Tumbaya – dejándoles los mejores deseos a los corredores.

Pero en esta etapa, no sólo las distancias pusieron a prueba a los 500 competidores, sino el cansancio y la altura. El circuito recorrió una distancia de 21,2 km, llegando a una altura máxima de 2.820 msnm. Aquí los corredores se internaron entre valles multicolores hasta llegar al Paseo de los Colorados, un recorrido rodeado de figuras talladas por la naturaleza sobre las laderas de las montañas, hasta finalizar en el pueblo de Purmamarca, con el imponente Cerro de los Siete Colores (Jujuy) a sus espaldas.

Desde muy temprano, cientos de corredores arribaron al escenario natural de Salinas Grandes, con el fin de enfrentarse a un circuito sin precedente: atravesar este desierto blanco y encandilador de 212 Km2, a lo largo de 10K que, por primera vez, se realizarían en nuestro país. A la inexperiencia de los participantes en este nuevo terreno de sal, se sumó la presencia del agua en el camino, un condimento extra para esta gran hazaña.

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.