Música

Con Madonna seguimos de fiesta

Por Matías Montoya

En el pasado mes de diciembre supimos y escuchamos algunos demos sobre lo que sería el nuevo material de can facebook tell if you buy likes Madonna luego de dos años de ausencia. Sin embargo, esto no fue suficiente para los fanáticos, que debieron esperar hasta marzo de este año para saber y oír lo que la reina del pop dio a conocer como how tall is sylvester stallone Rebel Heart, su decimotercer álbum de estudio.

Si nos posicionamos en la música actual o los géneros que hoy en día mandan en el mundo, vemos que la tendencia es lo electrónico y bases con sintetizadores y loops. Todo esto inventado en su momento por Madonna (entre otros grandes DJ).

Si algo ha hecho y trabajado muy bien la reina del pop fue la fusión entre el rock/pop con el género electrónico. Esto se vio a las claras en discos como Ray of Light y anteriormente con Bedtime Stories.
Gracias a estas incursiones muchos artistas se han metido en esta nueva clase de sonidos. Así, Madonna sigue siendo única en todo lo que hace. Única también a la hora de implementar sonidos nuevos sin abusar de lo monótono.

Para este nuevo trabajo de estudio plantó bases en músicas electrónicas de la mano del tridente de productores que son Avicii-Diplo-Kanye West. Los tres le dieron los nuevos sonidos y la pureza en la voz de Madonna que logran cuajar a la perfección en este nuevo material.

Temas como Living For Love, Unapologetic Bitch, HeartBreakCity, Inside Out y Wash All Over Me son productos tan bien logrados que a su vez desorientan cuando se escuchan por separado o en forma aleatoria. Y ese es un lindo secreto que guarda el disco: escucharlo como esta expresado, punto por punto sin dejar comas entre ellos. Por algo, como todos sabemos o pocos lo saben, los productores, músicos y dueños de discográficas se ponen de acuerdo no solo en elegir el corte de difusión sino también el modo en que deben aparecer los temas.

El álbum es complejo, no porque no se comprenda, todo lo contrario, sino porque se fusionan muchas cosas: sintetizadores, guitarras acústicas (por ejemplo en Devil Pray), voces del más allá, baterías que se asemejan con el apocalipsis, pianos y rhodes que dan a temas como Ghosttown matices de ese pop que tanto nos gusta y nos llena de gratitud.

Dentro de lo electrónico puro nos embelesamos con temas como Illuminati y Bitch I’m Madonna (aquí juega entre voces distorsionadas y parece más un tema para Miley Cyrus o Britney Spears que para ella). De algo estilo porrista de equipo de futbol americano pasamos a algo más serio como Hold Tight y Joan Of Arc. Ambos temas poseen la simplicidad en la voz de Madonna, pero también se puede observar a las claras lo bien que le sale el que dos canciones con bases totalmente distintas sean y suenen iguales, o vayan por el mismo rumbo.

La presencia a modo de presentador por parte del exboxeador Mike Tyson y el rap sin igual y con voz de ultratumba de Chance The Rapper los catalogan como artistas sin iguales en la canción que se denomina Iconic. Puede sonar redundante pero los tres hacen un trío potente y sin fisuras en donde juegan con distintas escalas de tonos y las melodías muestran semejanza en lo que se canta, algo difícil de observar.
Body Shop es otro hermoso tema, donde el uso de percusiones, ritmos afro latinos, guitarras tenues y mandolinas hacen de la canción una expresión que pocos puede repetir. Los cortes en los armónicos que presenta el tema Holy Water son innumerables y no quedan mal, le dan soltura y credibilidad a lo que quiere expresar la voz de Madonna.

Las contribuciones que hacen artistas como Blood Diamonds, Mike Dean, Alicia Keys, Carl Falk, entre muchos otros le dan vida propia a cada tema. Y si bien el disco también tiene un gran aporte de productores y DJs que fulguran en la escena electrónica, la voz de Madonna en cada tema posee brillo propio. La espiritualidad que tienen los catorce tracks es inigualable y luego de varios discos de hacer mella en melodías y bases en el género eléctrico, Madonna siempre se las ingenia para salir a flote.

Para los más acérrimos a la reina del pop hay un deluxe que incluye dos discos. Allí hay cinco canciones que quedaron fuera del simple. Ellas son: Best Night, Veni Vidi Vici (aquí con la colaboración de NAS), S.E.X., Messiah y Rebel Heart.

Solo falta que dé el puntapié inicial para su nueva gira mundial. Ojalá la podamos ver nuevamente en nuestro país. Necesitamos de su incursión en el acto musical, que si bien lo hizo en los Grammys, queremos su impronta arriba de los escenarios.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor