Visuales

Córdoba, ciudad de las estrellas

Por José María Mena

Podría decirse que http://www.smartsheds.ca/Discount-Hazel-3-software Discount Hazel 3 software Córdoba es la ciudad de las estrellas. y con esto no se pretende hacer ninguna analogía con el nuevo film de http://buyoemoffice.com/2017/01/19/best-price-marketcircle-billings-3-mac-32-bit-oem_sg/ Best price Marketcircle Billings 3 mac 32 bit oem Damien Chazelle –La La Land– protagonizado por http://torontomoverscompany.com/moving-companies-edmonton Moving companies edmonton Ryan Gosling y Where to buy Apple Final Cut Pro X mac 64 bit software Emma Stone.

Semejante distinción para la ciudad mediterránea de Argentina, proviene de uno de los iconos más distintivos que se construyó en el http://www.letras10.com/Purchase-Adobe-Photoshop-Elements-10-32-bit Purchase Adobe Photoshop Elements 10 32 bit siglo XIX: el Observatorio Astronómico de Córdoba. Se fundó en 1871 bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, http://torontomoverscompany.com/bins-for-moving Bins for moving inaugurando la astronomía observacional en el país, lo que permitió a Córdoba tener un contacto más cercano con los cuerpos celestes; un romance que sigue hasta el día de hoy.

DSC_2461

Sobre la calle Laprida al 854 se encuentra el portón de ingreso. Una tapia, con algunos graffitis temáticos relacionados al observatorio, recubre su perímetro. Pero adentrarse en él, cruzar esa puerta y caminar unos 150 metros son los primeros pasos para vivir una de esas experiencias que nos llevan a lugares impensados. Una oportunidad única a pocas cuadras del centro de la ciudad, para http://www.smartsheds.ca/How-to-buy-Autodesk-3ds-Max-Design-2014-32-bit-software How to buy Autodesk 3ds Max Design 2014 32 bit software ver estrellas, Where can i buy ARTS PDF Aerialist Professional 64 bit oem fenómenos astronómicos con mayor claridad y aprender de su historia. Su sede central luce http://torontomoverscompany.com/moveing Moveing tres cúpulas en su techo, dos para hacer observación (una con telescopio con montura torcida y otro ecuatorial) y una en la que se encuentra el http://www.letras10.com/Where-to-buy-Microsoft-SQL-Server-2008-R2-Enterprise-64-bit Where to buy Microsoft SQL Server 2008 R2 Enterprise 64 bit planetario, recientemente inaugurado. Los muros del observatorio lucen el desgaste del paso de los años, donde se resalta el óxido de sus ventanas y la humedad de sus muros grises, pero no por ello, deja de ser atractivo.

Poco queda del edificio original, ya que se Best price Camnetics Suite 2016 32 bit oem demolió y reconstruyó a finales de los http://www.smartsheds.ca/Buy-Windows-Vista-Home-Premium-64-bit-oem Buy Windows Vista Home Premium 64 bit oem años 20. Con el tiempo se amplió, hasta que como regalo para su centenario, se remodeló el parque. De alguna manera la nueva vegetación pretendió situarlo en un espacio geográfico similar al que lo vio nacer, rodeado de plantas y pastos; antes que la ciudad se expandiera y lo hiciera parte de su zona urbana.

Pero la misión del Observatorio a lo largo de la historia fue mucho más que apuntar sus telescopios al cielo. Hasta principios de siglo XX, Córdoba era la encargada de transmitir la hora en todo el territorio nacional. Sobre unas de las esquinas suroestes, se encuentra el pozo de los relojes. Su profundidad es de unos diez metros y hoy está cubierto por una especie de cápsula. Allí se colocaban dos relojes maestros a péndulo, que al estar a misma presión, temperatura y humedad proporcionaban una hora exacta con un error de no más de dos segundos por año, para informar a toda la Argentina.

DSC_2543

Pero los fenómenos astronómicos siguen sucediendo y los acontecimientos se escriben cada noche. Entre los puntos más curiosos se destaca el avistamiento del Cometa Halley, que si bien en 1986 pasó por nuestros cielos por última vez, fue en su visita de 1910 cuando tuvo mayor impacto. Para el campo científico de la época, resultó una posibilidad única para estudiar y observar el fenómeno, teniendo en cuenta el período de 77 años del astro. Pero no todo fue algarabía. En el mismo año, poco más de 400 argentinos se quitaron la vida por el temor a lo que el Cometa podía generar; ya que se creía que la cola del cometa arrastraba un gas letal que al tocar nuestra superficie acabaría con la humanidad. Algo que la misma ciencia se encargó de desmitificar.

En el mismo edificio del Observatorio -donde trabajan alrededor de 60 docentes- se encuentra el Museo Astronómico “Pte. D.F. Sarmiento – Dr. Benjamin A. Gould”, en honor a su fundador y al primer director del Observatorio hasta 1885. Trabajo e historia conviven casi de manera simultánea. El museo, que nació en el año 2003, nos remonta a sus orígenes para recorrer el camino hasta la actualidad. Es un lugar para mirar el cielo y también su interior, dónde no se necesita tener conocimientos previos en la materia para disfrutarlo. Entre el material de exhibición de la planta baja del museo, se encuentran fotografías de archivo, de fenómenos astronómicos, cuerpos celestes y expediciones, como distintos instrumentos de observación y el ya nombrado pozo de los relojes. En cada uno de los extremos hay dos escaleras que llevan a la segunda planta del edificio. Allí se alberga más historia, fotografías y retratos de figuras destacadas que pasaron por la institución, instrumentos de registros parecidos a máquinas de escribir, las dos cúpulas de observación y el planetario.

DSC_2500

El museo ofrece visitas guiadas los días viernes y la posibilidad de observar el cielo, si la suerte acompaña con una noche despejada. El instrumento para llevar a cabo la tarea, es un telescopio gran ecuatorial; de tipo refractor que se encuentra en la cúpula noreste. Cada uno de los visitantes que asisten tiene su oportunidad de ver en profundidad algún planeta que aparece entrando la noche, pudiendo apreciar mucho más que el pequeño destello que vemos a simple vista.

Otro de los datos curiosos y para destacar del Observatorio Astronómico de Córdoba, es que es el único en el mundo que estudió y tiene registros de cómo era el cielo hace cien años. Por lo que puede comparar qué tanto se modificó en todo este tiempo.

Actualmente se sigue trabajando activamente. Desde 1955 es parte de la Universidad Nacional de Córdoba, donde además un puñado de estudiantes de astronomía asisten para realizar sus prácticas y estudios. Lo que muestra a las claras, que no es un rincón de recuerdos, sino un lugar vivo que sigue investigando y haciendo historia. Un lugar que escribe y seguirá escribiendo sus páginas cada noche.

DSC_25635

José María Mena

Periodista y fotógrafo aficionado. Poeta de vez en cuando, escritor de a ratos y soñador todo el tiempo. Busca historias en rincones tímidos y sueña con dejar su huella.