Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
#TEDx Entrevistas Sociedad

Cosas que no son sólo de mujeres, dichas por una feminista

Por Carola Cinto

Ser economista feminista no es lo mismo que ser economista y feminista. No sólo la letra griega hace la diferencia. La economía feminista, que recibe tal denominación desde principios de los años noventa, se está perfilando como una corriente de pensamiento económico diferenciado. La idea principal es avanzar hacia una mayor igualdad de género y lograr que se cuestionen y refunden los pilares que sostienen nuestro sistema económico mundial. «Al estudiar economía me pasaron dos cosas: una son las desigualdades que siempre me preocuparon y por lo cual, decidí seguir esta carrera. Y la otra fue darme cuenta que la economía ortodoxa, la que me estaban enseñando, era una economía que hablaba de un individuo, de un ser humano que en realidad era un varón. ‘Un ser racional es un hombre, blanco, joven y anglosajón’. Entonces todos los que, por distintas causas, no entramos en ese paradigma no tenemos la misma –entre comillas- “racionalidad”. Cuando en realidad todos somos racionales e inteligentes aunque no necesariamente tomemos las mismas decisiones. Luego de la universidad, me especialicé en temas de economía laboral, del mercado del trabajo. Ahí de nuevo: la inserción de la mujer en el mercado de trabajo-o la no inserción- relacionada a la economía y  la discriminación que gira alrededor del mercado de dicho mercado. Entonces la economía feminista hoy es un campo de estudio que une estas dos cosas. Yo cuando digo que soy economista feminista, no es que soy una economista y además feminista, sino que el tipo de estudio, la metodología que utilizo, las cosas que investigo, están en el ámbito de la economía feminista», comenta nuestra entrevistada.

Valeria Esquivel es  Licenciada en Economía por la Universidad de Buenos Aires, y Magíster y Doctora en Economía por la Universidad de Londres. Reconocida internacionalmente en dicho campo, es coordinadora de Investigación en Género y Desarrollo del Instituto de Investigación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social (UNRISD), con sede en Ginebra, Suiza. Allí investiga temáticas relacionadas con la desigualdad de género y los derechos de las mujeres, especializándose en la «economía del cuidado» y el papel fundamental que dicha rama, juega en el funcionamiento del sistema económico. Recientemente ha editado dos libros: «La economía feminista desde América Latina: una hoja de ruta sobre los debates actuales en la región» y «Las lógicas del cuidado infantil. Entre las familias, el estado y el mercado» y debutará como oradora en el TEDx Córdoba 2015.

Podemos decir que el «cuidado» es una perspectiva agregada o estructural: los hogares y las mujeres dentro de ellos, son funcionales a la economía al garantizar por medio de su trabajo reproductivo, la calidad y cantidad de la fuerza de trabajo que luego saldrá al mercado. De esa manera existe una «transferencia» desde los hogares hacia el sistema económico que, en la mayoría de los casos, es gratuita. Los costos de dicha «plusvalía» recaen directamente en las mujeres «cuidadoras» en forma de «pobreza de tiempo», es decir: «no disponer del tiempo necesario para hacer las tareas domésticas o el cuidado de personas que se requiere cuando tus ingresos son muy bajos. Si tus ingresos son escasos, vos no te tomás un taxi, no vas a un restaurant. Tenés que hacer todas las tareas vos misma y no contratás una trabajadora doméstica. Entonces si no tenés el tiempo para hacer esos trabajos, sos pobre de tiempo. Ahora, vos podés ser pobre de tiempo pero que tu hogar tenga tantos ingresos que te permita comprar sustitutos. En ese caso sos pobre de tiempo pero no de ingreso», explica Valeria.

Siguiendo con la idea de la «economía del cuidado» como un sistema, Esquivel explica cuáles son los perjuicios de la tercerización del trabajo doméstico: «el problema de dejar que el mercado sea quién realice dichas actividades, como ser la educación privada, es que únicamente acceden a esos servicios del cuidado quienes pueden pagarlos. Y entonces, ese formato de servicios de cuidado caros y privatizados hace que se refuercen las desigualdades. Si bien al interior de los hogares hay una decisión privada sobre quién trabaja más fuera del hogar y quien más dentro, todos los incentivos están para que la mujer se quede y el varón salga. El sacrificio de ingresos por quedarse en el  hogar de un varón es más alto que el de una mujer. Entonces la familia piensa:  si el varón pasa la misma cantidad de horas que la mujer en el hogar, el ingreso de la familia va a ser menor porque el varón gana mucho más. Eso ocurre porque hay discriminación en el mercado de trabajo. Porque por la misma tarea, mujeres y varones ganan distinto. Porque los varones escalan en la pirámide jerárquica y las mujeres no, porque hay ciertas ocupaciones de mujeres como enfermeras, empleadas domésticas que les pagan menos salarios. Entonces las desigualdades de género  y las de ingreso están en la misma coctelera. No son cosas distintas».

Una de los caminos que se necesitan recorrer para lograr una reducción de la discriminación a las mujeres en el mercado laboral, es el traslado de la preocupación de lo privado a lo público. Sacarlo de la intimidad de lo doméstico e instar al Estado a asumir su responsabilidad en la provisión de cuidados: «es fundamental la importancia del Estado como garante. Por ejemplo de la educación pública, gratuita y de calidad. Es la forma de organizar la provisión de cuidados que no hace más profunda la inequidad de ingresos. Es la única forma que iguala» comenta Valeria. Y para ello es necesario penetrar en la agenda política: «En la institución en la que trabajo-UNRISD- hay un proyecto sobre el análisis de cómo las agendas de las mujeres entran o no entran en los debates públicos. Y a veces entran. Generalmente cuando más fuerte es el movimiento de mujeres y más clara sea la agenda, más entra. Nuestro 3 de junio, nuestro“Ni Una Menos”, ¿cómo se formó? Un grupo de feministas que venían trabajando mucho con el tema, lograron condensar en esa frase algo que veníamos acumulando y que tenía que ver con que ya no es posible re- victimizar a las victimas. Las victimas son victimas usen pollerita, dejen de usarla, salgan a correr o dejen de hacerlo. Entonces la aparición de femicidios con mujeres de todos los estratos sociales, en circunstancias tan distintas y todo el tiempo asesinadas, se condensó en un: ¡basta! Me parece que hemos tenido un proceso de entrada de temas de agenda feminista a la agenda pública este año. El «Ni Una Menos» ha sido impactante«, concluye Esquivel.

 

«No queremos que el cuidado siga siendo “cosa de mujeres”, constitutiva de la identidad femenina; queremos su redistribución entre varones y mujeres, y entre las familias y la sociedad. No queremos que la carga de cuidados de unas se alivie a costa de las condiciones de trabajo de otras, ni que los modos de provisión de cuidados sigan reflejando y perpetuando las inequidades de ingresos. No queremos un estado paternalista ni maternalista, sino un estado cuidadoso del bienestar de todos y todas. No queremos que la parentalidad, la enfermedad y la ancianidad representen costos tan extremos que hagan del cuidado un lujo, y comprometan las condiciones materiales de vida de quienes asumen la provisión de cuidados. En fin, no queremos una sociedad desigual e injusta, sino una en que el cuidado se encuentre en el centro del bienestar»

«La economía feminista desde América Latina: una hoja de ruta sobre los actuales debates en la región.»

ONU Mujeres, 2012.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

Carola Cinto

Algo que empezó como un pasatiempo, hoy ocupa la mayor parte de mi día. Me gusta escribir sobre Sociedad y disfruto de hacer Entrevistas. Soy Licenciada en Relaciones Internacionales