Moda

Cuando ser una “It girl” se volvió un concurso de popularidad

Por Melina Crippa

En los últimos tiempos, la expresión “It girls” aparece de manera recurrente en los medios y en las redes sociales para describir y definir a esas mujeres que, por diferentes razones, se convirtieron en trendsetters en el mundo de la moda. Tiene comienzo en el siglo XX, donde ciertas mujeres comenzaron a destacarse por marcar tendencia continuamente llegando a coronarse como femmes. Ellas, únicas y transcendentales, lograron captar la atención del mundo.Aunque resulta dudoso definir quién fue la propulsora de esta nueva generación de mujeres que arrancan uno que otro suspiro, es probable que haya sido la musa de Andy Warhol, Edie Sedgwick, quien mejor llevó la bandera.

Desde entonces, se conoce como ‘It Girls’ a todas las mujeres que son bellas, trascendentales, originales y con estilo propio. Eso si, para pasar del “she” al “it” hace falta más que una cara bonita. Se necesita un estilo que destaque, un porte diferente, la mirada de un diseñador que te vuelva una estrella y un Instagram con muchos pero muchos followers.

Lejos quedaron aquellos tiempos donde las “It girls” se podían contar con los dedos de una mano. En un universo aparte quedó la exclusividad de ser trendsetters que caminaban en la pasarela con sus kilométricas piernas luciendo las mejores prendas de las mejores marcas luego de haber creado una trayectoria que las abale. Casi olvidado quedó el carácter anti-modelo de Kate Moss, la inclusión de las primeras modelos afro-americana como Naomi Campbell y la belleza brasileña de Gisele Bündchen.

No hay discusión alguna que esos tiempos cambiaron (y en la moda aún más) y que el propulsor de esto es nada más y nada menos que las diferentes redes sociales. Sin dudas, las plataformas donde las marcas se acoplaron y entendieron enseguida, lograron cambios positivos en el mercado. Como efecto dominó, las “It girls” dejaron de ser mujeres que solo veíamos en las mejores pasarelas del mundo para convertirse en chicas versátiles que exploran no solo el universo de la moda, sino de la música, de la TV y de la social media volviéndose celebrities.

Ser una “It girl” ya no se simplifica al trabajo de modelar sobre la pasarela sino a una larga lista de múltiples ocupaciones que adoptan para sobrevivir y evitar el olvido. Desde publicar libros, lanzar líneas de belleza, escribir en blogs de revistas, ir a fiestas luciendo estilismo hasta colaborar con diseñadores reconocidos.«Son imagen de firmas que las contratan para, por ejemplo, ser protagonistas de campañas o ser anfitrionas de eventos. Su papel como embajadoras de estas firmas es el que más ingresos económicos les proporciona, sin duda alguna», explica Vicente Gallart, autor del libro Irresistibles. 100 años de ‘it girls’ en la moda.

Alexa Chung, por ejemplo, es imagen de Tommy Hilfiger, embajadora de Superga, ha protagonizado campañas de Longchamp, Pepe Jeans, New Look, y Lacoste. Olivia Palermo representa a Pikolinos, Rochas, ha posado para Mango, Carrera y Carrera, Hogan y otras firmas. Cara Delevingne es embajadora femenina de TAG Heuer, y ha protagonizado campañas de Fendi, Chanel, Melissa, entre otras. Estos tipos de contratos pueden tener grandes retribuciones y es normal que una it girl obtenga al menos un acuerdo con una marca cada temporada.

La relación entre las “It girls” y las redes sociales es tan estrecha que les es imposible presenciar un evento sin su teléfono que documente todo lo que sucede y sobre todo que no pase por alto el estilismo que usan al concurrir. Ello significa nombrar a la marca en Twitter, etiquetarla en las fotos de Instagram que suban a sus cuentas seguidas por millones de followers, y un largo etcétera.

Asistir a desfiles es otra de sus tareas, ser parte de la “Front Row” en las semanas de la moda de las capitales más cosmopolitas del mundo genera no solamente la posibilidad de asistir a los eventos más exclusivos sino estar bajo el ojo de todo el mundo. La temporada de “Fashion Weeks” es de las más fructíferas para una it girl, porque además de obtener ingresos por aparecer en los desfiles, también surge la oportunidad de colaborar con marcas y lucir sus prendas durante esos días para ser fotografiadas por los objetivos del street style.

Muchas it girls no nacieron de la nada, sino que sus cualidades personales, su allure y su estilo, las hicieron destacar en su profesión original. Modelos, cantantes y actrices que consiguen inspirar nuestros armarios. Ya no se necesita ser descubierta en un local de comida rápida o en un aeropuerto internacional, solo se debe contar con la suficiente influencia y popularidad para generar, en la industria de la moda, una autentica y absoluta fascinación.

Tal es así el caso de Cara Delevingne, hermana de Poppy Delevingne, pero muy encima de todo eso una de las musas de Karl Lagerfeld, el hada madrina de la nueva generación de “It girls”. La chica de cejas castañas logró captar la atención de uno de los diseñadores más importante, y generó una obsesión a tal medida que se volvió prácticamente en la única protagonista de todas las campañas. A Karl no le bastó con darle a Cara la campaña de su colección Crucero 2013 inspirada en la aristocracia del siglo 18 en los tiempos de María Antonieta, sino que la modelo británica también ejerció el papel principal del film de la casa francesa, dirigido por el propio Lagerfeld con el que presenta la colección Pre-Fall 2014.

A tal punto llegó su apadrinamiento, que en el momento en el que tuvo que asistir al exclusivo Baile de la Rosa, el cual tuvo lugar en Mónaco, no dudó en elegir a la chica inglesa de acompañante. Cara asistió con un vestido blanco de plumas y pedrería de la colección Alta Costura primavera-verano 2013 de Chanel. Con su estilismo Tomboy y su actitud simpática y graciosa, Cara quedó expuesta al mundo de la moda.

Cara Delevigne se convirtió rápidamente en la “It girl” que brillaba en la pasarela de Moschino, Jason Wu, Oscar de la Renta, Burberry, Dolce & Gabbana, Fendi, Stella McCartney o Chanel, disfrutaba de ser la protagonista de las campañas de Fendi, Chanel, Burberry, y destacaba con su actitud rebelde por las calles mientras los paparazzis la fotografiaban. Además fue portada de incontables revistas como Vogue en el Reino Unido y Korea del Sur, i-D, Russh, Jalouse y style.com. Cara se volvió la protagonista de todo lo real y lo virtual, a tal punto de ser omnipresente en el mundo de la moda. Sus 19.5 millones de followers en Instagram son participes de los pasos de la modelo hasta que ella misma decidió alejarse de todo lo que implicaba pertenecer a las pasarelas.

En esta era tan versátil e instantáneas, las mujeres de la industria de la moda han aprendido que todo pasa y todo evoluciona, por lo que como toda una “It girl” moderna Cara no se quedó con el modelaje, sino que protagonizó la reciente película de John Green, Ciudades de Papel. En Agosto del 2015, Cara Delevigne se retiró del modelaje para centrarse en su carrera dentro del ámbito de la música y la actuación. 

Otro descubrimiento del diseñador alemán es la hermana de la mediática, Kim Kardashian, Kendall Jenner. La relación entre el talentoso diseñador de Chanel y la joven modelo comenzó hace dos años cuando Kendall realizó su primera semana de la moda en Paris. Su popularidad conseguida en los últimos años por su participación en el reality show Keeping Up with the Kardashians logró que la hermana de Kim capturara la atención de todos los medios que elogiaron su incursión en el mundo de la alta costura.

Desde ese día Kendall ha participado de manera continua en todos los desfiles de Chanel, por lo que su presencia en la nueva campaña del artista era el lógico paso a seguir. Lo cierto es que esta chica ha vivido bajo las cámaras su absoluta adolescencia y con el paso de los años, dejó de ser solo la “hermana de” para convertirse en una de las modelos más jóvenes y más solicitadas por las marcas más importantes en el universo de la moda. Junto a su hermana, Kylie, ambas forman el dúo que todos eventos ruegan por tener. Adictas al social media, las hermanas publican todo lo que acontece en su vida volviendo a sus followers lo que significa ser una “It girl”.

Gigi Hadid, es otro de los iconos emergentes de estilo. Desfiló por primera vez en febrero de 2014, de la mano de Desigual en la New York Fashion Week y desde ese momento, la hija de Yolanda Foster, pasó a formar parte de la cartilla de modelos elegidas por Jeremy Scott, Guess, Tommy Hilfiger, H&M entre otros. Ex novia de Cody Simpson, la rubia captó la atención de las grandes marcas las cuales la consideran una parte fundamental y una belleza exótica dentro de esta Girl’s gang.

Por lo que, si eres la hermana, prima, hija, o novia de algún famoso, tienes contacto con la socialité de la moda y sabes cómo generar una revolución en las redes sociales tienes un pasaje directo a las pasarelas. Cada año salen nuevos iconos o chicas referentes de estilo a las que seguir o copiar, y no solo los looks, si no su manera de actuar, de posar y hasta de vivir. Que daño han hecho las redes sociales… Mientras tanto nosotros disfrutaremos de lo que estas chicas tienen para ofrecer y todas las que seguirán después de ellas.

Melina Crippa

Periodista entusiasta y curiosa. Amante del universo de la moda y lo que sucede a su alrededor. Fanática de las pequeñas charlas, los café, los viajes y los descubrimientos que hacen la diferencia. Transito haciendo lo que me gusta.