Viajes

Cuba para conocer, escuchar y recorrer

Por Victoria Agulla Tagle

Hace mucho quería escribir sobre este país. Antes de conocerlo ya sentía una atracción especial por esta isla. El caribe, sus playas paradisíacas, su tradicional cultura, cheap Adobe Dreamweaver Cs55 su cautivante historia, su rítmica música y su inmensa pasión hacen de esta república un lugar que te seduce desde el primer momento. Este destino es uno de los pocos países que tiene para narrar y describir eternamente.

Escribiendo sobre #LaHabana.

Una publicación compartida de Vicky Agulla Tagle 📰 (@vitussss) el

Arenas blancas y finas como azúcar refinada, autos originales de los http://narissadoumani.com/oem/download-microsoft-sql-server-2014-enterprise.html download microsoft sql server 2014 enterprise 50’, arquitectura colonial quedada en el discount anabolic steroids siglo XVIII, bodeguitas con famosas e históricas anécdotas, comida caribeña con toque afro-europeo, revoluciones continentales, conflictos internacionales y luchas eternas. ¿De qué país estoy hablando? De una isla.. hispanófona.. en el Caribe. Si… methandienone velemenyek Cuba! Un destino al que tuve la suerte de ir hace 6 años con mi mamá, sólo por dos semanas pero que amé e idolatré como a ningún otro.

La palabra http://southamptonfreelibrary.org/buy-oxandrolone-tablets buy oxandrolone tablets “Cuba” viene de la lengua dianabol d bal Taína: http://www.nursesnow.com.au/oem/buy-building-a-web-site-for-dummies.html buy Building A Web Site For Dummies “Cubao” que significa: http://narissadoumani.com/oem/cheap-autodesk-navisworks-manage-2014.html cheap autodesk navisworks manage 2014 “Gran Lugar”, “Donde la tierra fértil abunda”, ya que, originariamente Cuba se encontraba llena de una espesa vegetación para desarrollar la agricultura.

#Cuba. Ahí vamos. Ahorita por @apolofm.

Una publicación compartida de Vicky Agulla Tagle 📰 (@vitussss) el

Pero en este mes todo indicaba que tenía que homenajear personal y originalmente a esta nación. Fueron varias las causas que me llevaron a esto: el http://www.nursesnow.com.au/oem/cheap-excel-2013-all-in-one-for-dummies.html cheap Excel 2013 All In One For Dummies programa Cuba y el http://narissadoumani.com/oem/cheap-nuance-pdf-converter-professional-4-mac.html cheap nuance pdf converter professional 4 mac Especial Revolución Cubana de la programación de proviron hair loss El País de los Hoteles (un espacio radial que produzco); el exámen parcial sobre el http://www.flexmail.eu/steroid/7/dianabol-methandienone-meditech.html dianabol methandienone meditech Conflicto entre Cuba y Estados Unidos (de la materia Problemáticas Sociales Contemporáneas); el encontrar fotos y videos de La Habana (mi primera atracción por el fotoperiodismo) y las canciones cubanas que me perseguían por diferentes lugares (en mis clases de tela sonaba la banda cubana, Orishas).

Preparando la valija porque mañana en @elpaisdeloshoteles nos vamos pa #Cuba!

Una publicación compartida de Vicky Agulla Tagle 📰 (@vitussss) el

Por todo esto intento “homenajear” a una sociedad con las convicciones más firmes, controversiales y claves de la historia; el hogar donde nació y creció la revolución latinoamericana; territorio donde la ética individual no es más que social.

Mi viaje por Cuba se dividió en dos partes. Una semana en el paraíso de Varaderos (que será contado en otra oportunidad) y otra en la puerta de entrada al país, la capital de Cuba, y también la ciudad más grande del Caribe: La Habana.

Con férrea identidad, La Habana es una conjunción de historia, belleza, lujo, humildad, tradición, cultura y sociedad, la vida de la gente transcurre en las calles y rincones más populares de la ciudad.

Desde la forma de vestir, hablar, bailar, crear, cantar y hasta de caminar, el cubano es muy peculiar. Siempre sonriendo, incluso hasta en los momentos de conflicto y dolor. Apasionado, alegre, vivaz, comprometido, sociable, trabajador, deportista, tradicional, colorido: el cubano es único e irrepetible. La misma capital se divide en dos recorridos, La Habana central y La Habana Vieja. La Habana Vieja es un tesoro quedado en el tiempo en el cual las residencias de colores, los palacios de estilo colonial y los más de 900 sitios tradicionales –en donde todavía quedan restos de las murallas de Siglo XIX-, han hecho de este centro histórico, Patrimonio de la Humanidad.

En esta parte, se sitúan El Capitolio, el Museo de Bellas Artes, el Gran Teatro y las principales plazas. El Capitolio es el edificio más majestuoso de toda La Habana, construido después de que la “Danza de los Millones” (inversiones estadounidenses de 1920) donara al gobierno cubano un cofre aparentemente sin fondo de dinero procedente del azúcar. Por eso la edificación es parecida a la del Capitolio de Washington D.C. Se creo para ser la sede del congreso cubano, pero desde 1959 ha albergado la Academia Cubana de las Ciencias y la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología.

El Museo de la Revolución concentra el material más relevante de la revolución cubana. Fue creado en 1959 por el entonces Ministro de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) y actual presidente de Cuba, Raúl Castro. En la plaza adyacente al museo se encuentra el Memorial Granma. Inaugurado en 1976, el espacio expone al yate Granma, barco que llegó desde México a Cuba para iniciar la revolución contra Batista.

Dejando la Habana Vieja, yendo a la parte más “céntrica” o nueva -que de nueva no tiene nada, ya que casi todos las construcciones son de hace más de un siglo-. Se encuentran una serie de monumentos infaltables en cualquier recorrido por La Habana. En esta zona se sitúa el Hotel Nacional de Cuba. Inaugurado el 30 de diciembre de 1930, es uno de los hoteles más clásicos y simbólico de La Habana. Su lujo, enormidad, elegancia, distinción y servicios de primera clase se mantienen intactos después de seis décadas de liderazgo respetado en la industria hotelera cubana.

Yo tuve la suerte de parar en ese hotel, y la verdad que puedo atestiguar que es uno los hoteles más emblemáticos y grandiosos que he conocido. No es casualidad que  centenares de celebridades de las artes, las ciencias y la política como Winston Churchill, primer ministro británico, los artistas Frank Sinatra, Ava Gardner, María Félix, Jorge Negrete, Marlon Brandon, Robert Redford, Danny Glober, Robert de Niro; directores de cine Steven Spielberg, Oliver Stone, Francis Ford Coppola, Roman Polanski; científicos como el descubridor de la penicilina Alexander Flemming se hayan hospedado ahí.

En las proximidades del mítico Hotel Nacional, se alza este mítico monumento en memoria de las víctimas del Maine, un barco estadounidense estacionado en la bahía de La Habana que estalló en extrañas circunstancias en 1898 provocando la muerte de más de 250 personas. Ello dio pie a los Estados Unidos a declararle la guerra a España e intervenir en el conflicto Hispano-Cubano.

Por esta zona, se encuentra el Mural del Che. Más allá de preferencias políticas, esta escultura es la imagen y símbolo más conocido de Cuba. Se halla en la fachada del Ministerio del Interior, en la famosa Plaza de la Revolución, frente al Memorial José Martí. Como todos sabemos, el Che es ídolo mundial. La figura siempre despertó pasiones tanto a favor como en contra; para muchos de sus partidarios representa la lucha contra la injusticia social, mientras que para otros, es un criminal responsable de asesinatos en masa. Su retrato, obra del fotógrafo cubano, Alberto Korda es una de las imágenes más reproducidas del mundo tanto en su original como en variantes que reproducen el contorno de su rostro, para uso simbólico, artístico o publicitario, es uno de los íconos del movimiento contracultural.

José Martí fue unos de los mayores poetas y escritores de Cuba. En esta región, el arte, la literatura, la música, la danza y la cultura en general se unifican para llenar de color cada calle y esquina de La Habana.

Pero no fue sólo Marti quien eligió esta ciudad, también lo hicieron Ernest Hemingway y Federico García Lorca para pasar parte de sus vidas. La Bodeguita del Medio es un ejemplo y uno de los lugares turísticos de la ciudad por donde han pasado estos escritores. El lugar se mantiene intacto y es un sitio que no tiene desperdicio.

La mayoría de las personas saben cuando y qué fue la Revolución Cubana. Pero hay una serie de hitos y detalles que no se conocen. Después de varios intentos para derrocar a Fulgencio Batista, el 1º de enero de 1959 la revolución se haría realidad. A partir de ésta, el nuevo gobierno realizó transformaciones radicales: expropiación de monopolios locales y norteamericanos, reforma agraria, extensión de servicios sanitarios, campañas de alfabetización masiva, entre otras cosas. En cuanto al régimen comunista, éste no se había impuesto durante la revolución. El 19 de abril de 1959, Fidel Castro dijo a los E.E.U.U. en un entrevista “I am not comunist”. Fue recién en 1962, tras una invasión estadounidense en Bahia de los Cochinos que Fidel se declara públicamente comunista. Al igual que la cultura que también se vió afectada. Ya que la libertad de expresión fue censurada.

“Dentro de la Revolución, todo. Contra la Revolución, nada”.

Fidel Castro.

Más allá de las ideologías desde donde uno se sitúe –y de los más de 600 atentados-, Fidel es una personalidad que goza de bastante respeto. Algunos opinan que no es la forma, otros que no es el régimen el correcto para gobernar en el siglo XXI. Un tema que será perpetuamente cuestionada por todo el mundo. Muchos de los escritores de esta época, como Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Carlos Fuentes, Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, José Saramago, que apoyaban el sistema, terminaron criticándolo. La verdad que Cuba es uno de los destinos que más me fascinó. A pesar a que la ciudad de La Habana esté bastante deteriorada, esto hace que sus calles sean postales únicas; y pese a sus conflictos, los cubanos son personas que te contagian su alegría ya con sólo mirarlos.

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.