Moda

De amor y de zapatos, una relación no resuelta

Por Florencia Actis Alesina

Existen numerosos estudios que intentan descifrar Oil base anavar dosage el poder que tiene un par de zapatos en una mujer. Tanto desde la psicología como desde la sociología o antropología, se han apuntado variadas investigaciones que quieren resolver el enigma de los zapatos. Sin embargo, creo que Enzymes break down protein into peptides and amino acids nadie podría definirlo mejor que una mujer experta en satisfacer sus gustos y “necesidades”.

En esa lista, yo me incluyo. Amo los zapatos y solo nosotras sabemos lo que se siente tener en nuestro poder ese par, ya sea alto o bajo, que tanto queríamos. How much is testosterone cypionate Es una cuestión de emociones y de sensaciones más allá de algún tipo de proceso psicológico que Freud o la psiquiatría quieran explicar.

Y si de algo estamos seguras es que absolutamente todas compartimos ese sentimiento porque http://steroidsbesthgh.com/anavar-for-women-side-effects_jr/ Anavar for women side effects no existe otro accesorio más democrático que un par de zapatos altos. Desde una adolescente de 15 años hasta una mujer de 60, todas invertimos en ellos atravesando por la misma experiencia de satisfacción.

Pero el fanatismo no se completa con el proceso de compra. Seguir en las redes sociales nuestros diseñadores favoritos de zapatos también completa el vicio. Es por eso que cuando nombre el Anavar se toma con el estomago vacio modelo Rockstud de Valentino todas las aficionadas a este deporte sabremos de que hablamos.

Este diseño de tacos, terminado en punta y con una serie de tiras entrecruzadas con tachas, fue lucido por todas las estrellas de Hollywood en los últimos meses, a tal punto que celebrities como Sofia Barrenechea, Kate Mara o Dakota Fanning diseñaran su propio modelo. A su vez, este accesorio fue el responsable de más de la mitad de un incremento del 36% en ventas que tuvo la maison. No hay vuelta que darle. Ya son parte de la larga y legendaria historia de los it-shoes.

Pero, By clomid without prescription ¿Qué otros factores, además de las ventas, convierten a un simple zapato en un it-shoes? Un repaso por los tacos que marcaron un antes y un después en la moda y que aún hoy no dejan de hacer ruido nos puede ayudar a entender mejor nuestra adicción.

¿Quién no recuerda ver unos Christian Louboutin con suela roja corriendo por todo Nueva York con Carrie Bradshaw encima? Todos. Después de años de luchas y discusiones con variadas marcas, como Yves Saint Laurent, el diseñador recurrió a la Corte de Justicia de la Unión Europea para que ninguna otra firma use su suela color roja. Y lo logró.

En el documento presentado, Louboutin asegura que en 1992 cuando estaba en un proceso creativo buscando darle un toque pop a uno de sus diseños, pintó por primera vez con un esmalte colorado que pertenecía a una asistente la suela de un zapato. Si bien un juez federal había fallado a favor de YSL hace unos años atrás cuando Louboutin lo demandaba por usar suelas del mismo color que la capellada del zapato, esta vez la corte impugno esta decisión a favor del zapatero diciendo que se prohíbe el uso de suelas de color rojo a todas las firmas del mundo, excepto en las ocasiones que el zapato entero sea de ese color.

Este mítico fallo que convierte a la suela color roja en marca registrada es sin duda el final de una disputa pero el comienzo de un zapato que formará parte indiscutiblemente de la lista de los it shoes.

Pero la protagonista de la serie neoyorquina no era solamente fanática de Louboutin. Entre sus marcas predilectas, me atrevo a decir que Manolo Blahnik ocupaba el podio en su ranking. La actriz hizo conocido y popularizo este diseñador español en cada uno de los capítulos de la serie haciendo que actualmente sea uno de los diseñadores más prestigiosos y requeridos por celebrities como Madonna, Victoria Beckham, Anna Wintour o Rihanna.

Desde la importancia que le da cuando pierde unos Blahnik llamados Sedaraby D´Orsay en una fiesta de una amiga que la juzga por gastar tanto dinero en zapatos hasta convertir unos Manolos en su anillo de compromiso en la primero película de Sex and the City cuando Mr. Big le coloca ese clásico stiletto, Hangisi, de satén azul en punta con un aplique en pierdas brillantes para sellar su amor y compromiso luego de años de idas y vueltas.

Dicen que un accesorio se convierte en un hit luego de haber atravesado un proceso que finaliza con su reproducción en masa. Eso es lo que sucedió con el modelo Pilgrim de Roger Vivier. El zapato se convirtió en el más imitado luego de que la joven Catherine Deneuve, vestida por Yves Saint Laurent, llevara un par de ellos en la película Belle de Jour, dirigida por Luis Buñuel. Dicho modelo de zapato, color negro con su emblemática hebilla cuadrada y taco bajo, fue diseñado exclusivamente para el film volviéndose de manera casi simultánea en un auténtico bestseller de no sólo la marca Vivier sino además en un icono de la moda.

Otro de los zapatos que a pesar de los años se reinventa y es imitado por todas las marcas a nivel internacional es el modelo soulier de Chanel. Este zapato bicolor fue diseñado por Coco Chanel en 1957 volviéndose un objeto de deseo para todas las mujeres de cualquier edad y en cualquier temporada.

Inspirada en la moda masculina de los años 50 donde los hombres usaban zapatos con puntas negras para disimular las manchas y siguiendo el protocolo que exigía que el calzado fuese siempre a juego con el vestido, la casa francesa diseño este modelo bicolor en beige con puntas negras para facilitar la tarea de muchas mujeres. Además, la tira elástica que poseía el zapato, sujetaba el talón dándole mayor libertad de movimiento y comodidad, algo siempre anhelado por Coco.

Año tras año, Karl Lagerfeld reinventa el modelo soulier mostrándolo en sus variadas versiones. Ya sea en ballerinas, como en botas o stilettos, la premisa de los dos colores más comodidad está siempre presente para adecuarse a cada una de sus clientas.

Finalmente, otro de los zapatos que quedará en la historia, aunque no sean mis preferidos, son los denominados Armadillo, por Alexander McQueen. Este diseño, que conjuga moda y arte de una manera excepcional, no hace más que mostrar el brillante poder de su diseñador. Todas nuestras miradas fueron a la pasarela cuando se presentaron en Paris, en la primavera de 2010. Los 30cm de altura de taco, la mega plataforma y un diseño utópico convirtieron este modelo en una pieza de museo.

A pesar de que el diseño de McQueen con la experiencia de grandes zapateros italianos, fue motivo de muchas disputas y controversias, muchas celebridades lo eligieron. La polémica Lady Gaga los utilizó por primera vez en su video Bad Romance para que posteriormente Daphne Guinness los luciera en una sesión de fotos con Steven Meisel para Vogue Italia. Una tendencia de plataformas gigantes que como todos sabemos se instaló en el mundo de la moda.

De esta manera vemos como el deseo por ciertos zapatos nos atraviesa a todas por igual. Desde que comienza a ser usado por un grupo de fashionistas hasta su reproducción e imitación en masa, nuestro deseo por tenerlos aumenta volviéndose una necesidad. De todas maneras no dejo de preguntarme que, si es cierto que el zapato alto le otorga poder a una mujer, ¿Por qué buscamos poder continuamente? ¿Poder frente y sobre quién?

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.