Espectaculos Música

Deftones presenta Diamond Eyes

Por George Blanco

*Por George Blanco

Dicen, al menos quienes las han vivido, que las tragedias sirven como motor para canalizar miedos, como un método de superación constante, un verdadero ejercicio creativo que no entiende de obstáculos porque precisamente esas tragedias hacen que ya no existan. No hay que perder. En otras palabras, ‘sacarse la mierda’, despojarse de todo. También puede que sea el mejor homenaje para contextualizar el dolor y llevarlo a otros campos.

Bien, todo eso le paso a Chino Moreno y sus Deftones. El accidente de Chi Cheng fue un baldaso de agua fría para los de Sacramento, quienes tenían listo Eros cuando el bajista de la banda cayo en coma profundo (ha mostrado signos de mejoría desde entonces). Diamond Eyes nació de ese proceso, una mutación de letras oscuras para convertirse en una verdadera oda a la esperanza aunque disimulada. “Calcula cada abrazo, espera/Te propongo/Que vengas conmigo inmediatamente… De una vez por todas”, reza Diamond Eyes, el tema que da titulo al disco. Moreno y su voz luchan por reivindicar aquello que los hizo respetados por la escena pero esta vez con un baño de esperanza.

En “Rocket Stakes”, el Chino propone “Tu llegas empapada en rojo/Vamos a navegar en el mar de los encantos/Vamos a ahogarnos debajo de las estrellas” en un circulo perfecto diabólico que navega entre la cacofonía de su frontman y los vicios de la, a esta altura, orquesta de California. Vicios que traen a colación el trabajo mas perfecto de White Pony y sus riffs pesados y a la vez gancheros. En “Royal”, Moreno escupe flow en plan metal y ese quizás sea el momento mas tenso del disco. Diamond Eyes es todo eso, con lo que significa, pero además resulta abrumadoramente sofisticado y detallado hasta la última pieza. “You’ve seen the butcher” es estremecedora y la bella “Beauty School” no hace mas que reafirmar la tremenda capacidad de Deftones de genera climas aleatorios y armoniosos.

El lamento llega de la mano de “Sextape” y la marca indeleble de sensiblón de Moreno finalmente sale a la luz. La melodía de “976-Evil” acompaña la melancolía post bajón, en el que quizás sea la joya del disco. Deftones planta bandera y hace culto del progresismo, construye su propio espacio. El mismo que destruye desde su titulo en “This Place Is Death”, una canción muy bien arreglada con registros sencillamente espectaculares: “Llegas en mi sueño, a mi lado cada noche, vos y yo”, canta. Vale decir que Sergio Vega (ex Quicksand), bajista reemplazante de Cheng cumple y soporta la tarea con solvencia. “Prince” es otro de los que se lleva el aplauso y parece que a Moreno se le sale el alma.

Párrafo aparte para dar fe de que la voz de Chino Moreno probablemente forme parte de uno de los últimos milagros de la escena californiana. En Diamond Eyes alcanza lo épico y hasta roza lo enigmático al no saber en que momento te encontrará. Ahí esta el merito mayor de Moreno y su banda. Un pasaje de ida que no advierte regreso. Un viaje a los recuerdos mas íntimos de un alma que nunca dejara de suplicar y que por circunstancias de la vida hoy vuelve a brillar.

Diamond Eyes es, según nuestra mirada, uno de los discos de 2010


George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.