Música

Discos y Singles que marcaron nuestro 2014

Por Franca Garat

Un nuevo año termina y para celebrarlo elegimos seguir compartiendo más música. Por eso, algunos de los autores de la sección de #MúsicaNW, Ludmila, Fede, Mauri Jr, Mato, Maribel,  Gervasio y Mariana tomaron el desafío de elegir los discos y canciones que nos obsesionaron durante este 2014. Atención, esto no un ranking, sino un gran repaso para leer, poner play y disfrutar.

Por Ludmila Llaver

The Gospel of John Hurt – Alt-J

Inspirada en la escena más shockeante de Alien, The Gospel of John Hurt se mueve entre el folk/blues con toques electrónicos y hasta voces distorsionadas. Así escrito puede que no suene tan convincente, pero Alt-J sabe cómo hacerlo funcionar.

Canvas of Life – Epica

Pocas bandas logran darle un significado tan profundo y filosófico a sus canciones. Con la voz de Simone Simons en su punto más alto –al menos hasta ahora- Canvas of Life es una balada poderosa con una construcción exquisita, como una tormenta llena de calma.

Under the Pressure – The War on Drugs

The War on Drugs no decepciona con su último lanzamiento, que abre con la ochentosa Under the Pressure. Con casi 9 minutos de duración y una marcada influencia Dire Straits/Bryan Adams, la banda de Filadelfia sabe cómo darle vigencia a los sintetizadores y solos de guitarra con su rock progresivo-psicodélico. Y altamente pegadizo, por supuesto.

Disco del año: Andrew McMahon in the Wilderness – Andrew McMahon in the Wilderness

Un cd que habla de la vida misma puede que no suene como algo extraordinario. Y tal vez ese es el encanto de AMITW: un cd pop/rock, poco pretensioso, honesto e íntimo como pocos. Para los fanáticos de McMahon (creador de la banda pop-punk Something Corporate y de Jack’s Mannequin) este nuevo proyecto recupera en cierto modo la esencia de Andrew, que nuevamente invita a sus oyentes a un viaje personal y tal vez más fluido que sus trabajos anteriores. AMITW es un perfecto exponente del pop maduro, sincero, y brutalmente adictivo.

Por Federico Castello

Outside – Calvin Harris ft. Ellie Goulding

La combinación perfecta entre música electrónica y canción con letra y significado. La resultante de la mezcla entre la musicalización de Calvin Harris con el soprano de Ellie Goulding. En dos palabras: ánimo y buena onda.

Yellow Flicker Beat – Lorde

Siguiendo su estilo característico que combina el Pop con lo gótico, Lorde volvió, después de un tiempo de inactividad musical prolongado, con una pieza musical diseñada para el soundtrack de la primera parte de la última entrega cinematográfica de la saga Los Juegos del Hambre: Sinsajo.

Happy – Marina & The Diamonds

El segundo adelanto del próximo CD de Marina & The Diamonds que saldrá en abril y llevará el nombre de FROOT. Una canción con melodía dulce y tranquila, y con unos lyrics sorprendentes y revolucionarios para lo que Marina nos tiene acostumbrados. Si por mi fuera, re-bautizaría está canción como el nuevo himno de la alegría.

Disco del año: 1989 – Taylor Swift

1989 se lleva el título de disco del año sin pensarlo dos veces. No sólo por su popularidad y cantidad de ventas, sino por la calidad de sonido, composición y talento que guarda. Desde el diseño del álbum físico hasta cada una de las canciones y las letras. No deja lugar para la crítica.

Por Mauricio Llaver

Nomadic – Slipknot

Si bien es una muestra perfecta del que es, a mi opinión, el disco del año, se hizo difícil elegir una canción aislada en un trabajo que funciona tan perfectamente como un conjunto completo. La capacidad de Slipknot para hacer disfrutable tal cantidad de frontalidad y violencia es remarcable, no hay más palabras, escuchen.

Asleep at the Wheel – Band of Skulls

Un construcción musical impecable del trío británico. Por momentos laberíntica, por momentos grandiosa, la canción que abre Himalayan es todo un viaje. Un viaje bueno, por cierto.

Something From Nothing – Foo Fighters

Parte del reciente disco viajero de los liderados por Dave Grohl, la canción inspirada en la ciudad de Chicago funciona en varios niveles. Desde estrofas que amenazan con ser funk, incluyendo letra inspirada por la historia musical de la ciudad y un puente producto del más puro ADN rockero, los Foo Fighters nos muestran, de nuevo, que están lejos de su fecha de vencimiento.

Disco del año: .5: The Gray Chapter – Slipknot

Nada mejor para combatir el fuego que fuego. Los 9 de Iowa volvieron en este 2014 con un disco que amalgama a la perfección todo lo que la banda representó desde su formación. Con la lírica ácida y combativa de Corey Taylor, el finísimo equilibrio entre la melodía y la brutalidad, y un trabajo de guitarras admirable -con cada nueva escuchada encontrás algo nuevo-, el capítulo gris es, sin dudas, el capítulo del año.

Por Matías Montoya

Three Women – Jack White

El tema que da inicio al nuevo trabajo del ex The White Stripes, nos ahoga entre los buenos riff de rock progresivo (como si Pete Townshend tuviera algo que ver) y blues sureño americano. Buena mezcla y excelentes intenciones.

¿Ves? – La Vela Puerca

Los uruguayos marcan los compases con un hermoso tema dedicado al amor. Con la compañía de Jaime Roos, la métrica proporciona el tándem ideal y nos enseña cómo sigue siendo efectiva la porción química entre música y musa inspiradora.

Beemedobleve – Indio Solari

Riff y sonidos ricoteros, pero en el siglo XXI. Solari deja husmear horizontes que van desde bases potentes y voz con cauce natural made in Indio.

Disco del año: Lazaretto – Jack White

Dinámico, explosivo y corrosivo se describe la vitalidad musical que expresa Jack White en este disco. La sonoridad exuberante hace estallar los oídos de quien lo escuche. Con acordes basados en el blues y el rock, White deja entrever sus raíces musicales. Pinceladas ilustres en los acompañamientos del difunto tecladista Ikey Owens y la versatilidad y buen Groove en el resto de la banda, consolidan a White en el nuevo exponente del sonido oscuro americano.

Por Maribel Díaz Romero

Digital Witness – St. Vincent

Influenciada por el maravilloso David Byrne, con trompetas marcadas y voces temblorosas que se deslizan en un coro retrofuturista, Annie Clark nos regala el sonido de un bicho raro del art-pop. Una excelente pieza musical que denota el equilibrio de la energía nerviosa y la compostura rígida que sólo Clark hace mejor que nadie.

Queen – Perfume Genius

Mike Hadreas, el hombre detrás de Perfume Genius, se ha construido a sí mismo una gran reputación: brutalmente crudo y honesto en su música. Queen es una canción amenazante. Anclada por un golpe de tambor simple, pero pesado, varios zumbidos y líneas parpadeantes que enmarcan la voz de Hadreas en un juego de excentricidad.

West Coast – Lana Del Rey

Si hay una canción en Ultraviolence que obtiene la fórmula anti pop de Lana Del Rey es West Coast, cambiando sin esfuerzo entre un barítono-medio entre dientes y una armonía coral en capas. Hay una facilidad en su entrega vocal que se siente estilizada en casi toda la pista. Es la metáfora perfecta que puede congelarnos y volver a encendernos.

Disco del año: Syro – Aphex Twin

Richard D. James es la encarnación física de un ser omnipotente de la “música electrónica inteligente”. Syro es una fuerza sublime de audio/disonancia que llega de forma intermitente para transformar nuestro propio plano astral. Los que exploran y entienden las excentricidades del sonido subirán a la ola de esquizofrenia aural, líneas de bajo demenciales, vocales fantasmagóricas, retorcidas, y al cambio de ambiente analógico. Aquellos incapaces de tal desafío permanecerán nadando en la piscina templada del status quo.

Por Gervasio Guiñazú

Busy Earnin – Jungle

Si le das play y no se te mueven solas por lo menos dos extremidades, hacete ver. J and T entendieron a la perfección el legado daftpunkeano que dejó el 2013 y pusieron a todos a bailar de la mano del revival mejor logrado hasta ahora. Un video con coreo, un sintetizador envidiado por Europe y mucho air drum, para el mejor tema del año. SALUD!

In Our Prime – Black Keys

La varita mágica de Danger Mouse este año se puso a favor de los Black Keys, y en orden de buscar el sonido perfecto dejaron de lado sus épocas de Thickfreakness y se pusieron un poco más cachondos. ¿Lo lograron? La historia los juzgará, pero que lindo les quedó todo.

Careful You – TV on the radio

Pensabamos que después de Nine types of light (discazo, que da cierre a una etapa) y la muerte del bajista Gerard Smith, se habían quedado sin nafta. Pero (gracias a todo) Kyp Malone, David Sitek y Tunde Adebimpe se juntaron, e hicieron lo que mejor saben hacer, experimentar. Advertencia: escuchar TVOR puede ser adictivo.

Disco del año: Jungle – Jungle.

¿Cómo superas un año en donde Arctic Monkeys, Daft Punk y Arcade Fire, sacaron los discos más importantes de sus carreras? Simple, apuntas el oído a Inglaterra y le das play a un grupo de pibitos paliduchos que sorpresivamente le dan una lección de revival a la escuela de Kevin Parker. El falsete de Bee Gees, el Groove de Earth Wind and fire y algún que otro synth ochentoso se encontraron con la impronta Nu-Soul de J and T y su colectivo de artistas. Si no los escuchaste, el 2014 no fue tan feliz como vos pensas.

Por Mariana Oyarbide

Lazaretto – Jack White

Con riffs muy potentes, que hacen que la guitarra chille al mejor estilo garage funk, Lazzareto comienza con un alto nivel de energía. Ya en la segunda mitad, White se atreve a nadar en sonidos experimentales cambiando así las reglas a su voluntad.

Eez-eh – Kasabian

En este tema, los británicos nos introducen a una fiesta electrónica y en una aventura bailable de la que es difícil salir. Desde la simpleza y acompañados de la distorsión, logran llevarnos a otro lugar.

I bet my life – Imagine Dragon

Con influencias gospel y folk, Imagine Dragons sigue conservando su esencia. Esta vez, el hilo conductor de la lírica es la complicada relación que existe entre padres e hijos.

Disco del año: 48:13 – Kasabian

La lisergia característica de los 60 y la presencia de sonidos electrónicos hacen que sea un disco con mucha fuerza. Con su simpleza característica, Kasabian tiene la capacidad de crear hits que invaden el cuerpo de quien lo escucha, muy al espíritu rave. La influencia hip hop también se vislumbra. Se ha llegado a lograr una buena fusión de estos tres géneros en algo que va más allá del rock tradicional. 48:13, es una inyección de energía que lleva al movimiento sostenido de toda nuestra anatomía.

Y para despedir el año que se va, con la colaboración de todos los autores de la sección, armamos una playlist en Spotify para que disfrutes los mejores tracks del 2014. Esto es lo que somos, muy variados. ¡Salud!

Franca Garat

Es curiosa por la música, divertida y se deja llevar por lo que le gusta para escribir. Estudia periodismo y tiene un amor platónico con varios raperos.