Música

Discos y Singles que marcaron nuestro 2015

Por Franca Garat

Como lo hicimos el año pasado, con éste no queríamos hacer menos.Por eso, para cerrar el año, algunos de los autores de la sección de #MúsicaNW optaron por definir sus temas y disco del año. Mauricio Llaver, Iara Tevez Nesteruk, Matias Montoya, Gervasio Guiñazu y Ludmila Llaver nos dan su opinión.

Por Mauricio Llaver

erect nipples mauri CollageDreams Come True – Brandon Flowers:
El inicio ideal al mejor disco del año. Pura energía y simpatía. Con condimentos de varios sabores en su justa medida, la voz de Flowers (con un excelente acompañamiento femenino) parece bailar sobre una construcción musical de las primeras ligas. El cierre a puro “oh oh eo” es para poner en un cuadrito.

buy millions of instagram followers Reapers – Muse:
Si bien Drones no llegó a cumplir con las enormes expectativas generadas, la frenética Reapers cumple con varias de las condiciones que debe cumplir cualquier hitazo de Muse. Guitarras de todos los colores y texturas posibles, cambios de ritmo dignos de Leo Messi, paranoia y potencia, lo tiene todo. En un contexto poco favorable, una de las mejores del veintequince.

buy instagram followers blackhatworld Saint Cecilia – Foo Fighters:
Así como quien no quiere la cosa, Foo Fighters se despachó con un exquisito EP del mismo nombre que esta canción, justamente para el día de la música. Con el espíritu ya clásico de los FF, la canción dedicada a la santa de la música crece sobre una base musical simple pero firme. Agradable al oído, no muy compleja y sin perder la esencia rockera, completa el tríptico de lo mejor de el/mi año.

dwayne johnson body transformation Disco del año: Brandon Flowers – The Desired Effect

Alejado temporalmente de The Killers, el niño bonito de Las Vegas presentó su segundo disco en mayo de este año. Lleno, de melodía, frescura y alegría, Flowers muestra su lado más brillante y planta la bandera del power pop bien alta. Ideal para las tardes de verano: acompañar con un vaso frío.

Por Iara Tevez Nesteruk

buy followers and likes instagram iara CollageCan’t Feel My Face – The Weeknd:
Si no lo escuchaste por lo menos una vez, te puedo decir que vivís en una tribu del Amazonas sin ningún tipo de contacto con el mundo exterior, no hay otro tipo de explicación. El canadiense Abel Tesfaye logró que esta oda a Michael Jackson se mantenga en el #1 de Billboard hasta el día de hoy, casi seis meses después de su lanzamiento.

josef rakich Oceans – Seafret:
Oceans es la canción acústica más hermosa que escuché en este 2015 y, personalmente, merecía estar en esta lista. El dúo británico Seafret nos entrega un single melancólico, relajante, tan lleno en sentimientos y culpable de muchos nudos en la garganta. Una canción para llorar, soñar, disfrutar y sentir. Simplemente eso, escuchen y sientan, sientan mucho, que esta canción es perfecta para eso.

Lonely Hunter – Foals:
El noveno track de ‘What Went Down’, el nuevo disco de Foals es un single que nunca fue. ‘What Went Down’ debe ser escuchado en su conjunto, pero Lonely Hunter resaltó desde la primera vez que lo escuché. El estribillo, los riffs, la voz de Yannis Philippakis y el bajo que caracteriza el math-rock de Foals está perfectamente combinado con un sonido más pop-rock. Philippakis, en una entrevista a NME, cuenta que “estaba buscando una identidad lírica para la canción, luego fui básicamente golpeado el día después de Año Nuevo y fui a ‘Oxford Studio’; de ahí vienen las letras sobre un nuevo amanecer y un nuevo año”. Perfecto para despedir el 2015 y decirle bonjour al 2016

Disco del año: Blur – The Magic Whip
Me atrevo a decir que tal vez fue el regreso más esperado del 2015: Luego de 12 años sin nuevo material, Blur volvió recargado con The Magic Whip. Con toda la mística británica que los caracteriza, nos dejan himnos como Go Out, Mirrorball y Lonesome Street. Blur mantiene su esencia noventosa al mismo tiempo que demuestran que aún tienen mucho que ofrecer a la escena musical. Por suerte, tenemos Blur para rato.

Por Mato Montoya

mato Collage
David Gilmour – Rattle That Lock:
Es el primer corte del disco que David Gilmour estuvo presentando en nuestro país y que hizo delirar a ciento de miles de fanáticos. Con unos coros espectaculares, ritmos pausinos pero con ambiente apocalíptico, Rattle That Lock es increíblemente maravillosa y Gilmour es el único que puede lograrlo.

Chris Cornell – Josephine:
El cantante de Soundgarden se pone intimista en Higher Truth, un disco que puso nuevamente en la escena del rock internacional al gran Chris Cornell. En modo acústico, por momentos, Josephine es de esos temas que no pueden dejar de escucharse. La guitarra rasgada y dándole el tempo que merece la canción combinado con set de cuerdas (violines, viola y violoncelo), hacen de este tema, uno de los mejores tracks del año.

Gary Clark Jr – Grinder:
Todos sabemos del potencial de Gary Clark Jr. y gracias a él nos damos una linda panzada de buena música. Grinder tiene en el wah wah y en venenosos fuzz de su guitarra como estrellas principales de una voz tan prolija como acorde a cada tema que lleva este fabuloso disco llamado The Story Of Sonny Boy Slim. Las bases de bajo y bateria y los solos de su viola conforman un trío supersónico que te vuela la peluca.

Disco del Año: Crosseyed Heart – Keith Richards:
Luego de varios años sin editar disco solista, el guitarrista de los Stones vuelve a la carga con sus mejores influencias puestas en un disco totalmente emotive y a corazón abierto. Rtimos que van del góspel o el soul, al reggae o el rock de los años ´50. Así es es este viaje intersertela por la discografía íntima de uno de los rockers menos saludables que existen sobre la faz de la Tierra, pero que cuando se calza la viola puede darte lujos para el oído que son de una genialidad inusitada.

Por Gervasio Giñazú

gerva CollageI feel love – Dead Weather:
Si, el mismo pibe que hace un año la rompió con Lazaretto, volvió a juntar a una de sus tantas bandas, y lo logró una vez más. El primer corte de Dodge and Burn se mueve entre un riff muy picante y una base de bajo que parece un taladro. Muy poco verano, pero mucho amor.

The less I know The Better – Tame Impala:
Sin dudas este año será recordado como el año de Tame Impala. Los australianos rompieron todo con la salida de Currents, y sobre todo con el track 7 “The less I know the better”. Es el tema en donde todas las ideas que Kevin Parker tenía para su disco, se encuentran de manera perfecta en 3:36 min de épica disco. No somos dignos.

Soft Power – Arcade Fire:
No quiero ser pesado, pero Arcade Fire es la mejor banda de, por lo menos, los últimos diez años. Si no escuchen este sobrante de Reflektor, en donde se descargan con toda su tristeza lírica para entregarnos un tema que, a priori, se ve como un tema tranca más pero que sube de tono a medida que avanza. La letra, como siempre, mágica.

Disco del año: Foals – What went Down
Todavía sigo enojado de que me cancelaron su recital cuatro días antes, pero del Amor al odio hay un solo paso. En tan solo cuatro discos, los chicos de Oxford (si como Radiohead) han generado una revolución progresiva en el Reino Unido y en el mundo. What Went Down es la clara muestra de la maduración musical, y de cómo ajustaron los errores de Holy Fire (2013) De entrada nos muestran su lado más rock popero con Mountain at My Gates y Lonely Hunter, para tambi´n hundirnos en su carisma deprimido con London Thunder. Ningún tema en el disco es un relleno, y ahí está la magia de un disco compacto, que funciona etero y no por partes. Sobre el final A Knife in the Ocean nos lleva de viaje por varios estados emocionales. Y yo todavía no entiendo como no está entre las tres de arriba.

Por Ludmila Llaver

ludmilaa CollageBorn Slippy – Albert Hammond Jr.:
La canción que abre el fantástico Momentary Masters de Hammond Jr. Es todo lo que esperábamos de él: divertido, pegajoso y profundo a la vez. Adictiva como todo el resto del cd, Born Slippy es candidata a convertirse en una icónica canción del guitarrista de The Strokes, que ya se ha ganado un nombre propio en el mundo de la música.

I Love You All The Time – Eagles of Death Metal:
EODM lamentablemente se hizo popular este año luego de la tragedia en el Teatro Bataclan, pero ni siquiera el triste episodio puede opacar el hecho de que esta canción de vibras clásicas de rock es uno de los grandes hits del año. Reversionada a beneficio de las víctimas del atentado por varios artistas ­recomiendo la versión de Florence y The Maccabees­ I Love You All The Time es sin duda una de mis favoritas del año, por su calidad musical y por todo lo que significa.

Lonely Town – Brandon Flowers:
Lonely Town no tiene demasiada ciencia detrás de ella: es simplemente una gran canción pop, de esas que no son tan fáciles de encontrar. Pegadiza, adictiva y bailable a más no poder, el single de Flowers es, sencillamente y sin demasiadas explicaciones, una de las mejores canciones del año.

Disco del año: How Big, How Blue, How Beautiful – Florence + The Machine.
Lo dije en mi review, y lo mantengo: el último álbum de Florence Welch y compañía, lanzado en mayo de este año, era uno de los que más esperaba, y como siempre, la colorada cumplió y con creces. Bombástico, dramático y paradójicamente más íntimo y frágil que sus sucesores, How Big… es una montaña rusa de emociones capaz de poner a bailar ­y/o llorar­ hasta al más duro en cuestión de minutos. Cada canción transmite a la perfección el desamor, la esperanza y el miedo a empezar de nuevo que rodearon la creación del álbum, mostrando la faceta más despojada y cruda aún de nuestra colorada favorita.

Franca Garat

Es curiosa por la música, divertida y se deja llevar por lo que le gusta para escribir. Estudia periodismo y tiene un amor platónico con varios raperos.