Música

#DiscosPerfectos: Amy Winehouse, Back To Black

Por Fran Melano

¿Qué hace «perfecto» a un disco? La respuesta podría ser complicada, pero creo que se reduce al simple hecho de nunca cansarnos de escucharlo. Y así sucede con el multi-galardonado Back to Black de la inglesa Amy Winehouse. Si bien el hecho de una repentina muerte podría darle una nueva lectura a sus trabajos, en el caso de Back to Black, de 2007, no hay dudas de la segura consistencia de un disco profundo, auténtico y dotado con un talento único, en definitiva, un disco perfecto.

Winehouse da un muestra sabrosa de talento entre la armónica y extensa gama de sonidos que se incluyen en Back to Black. Jazz, R&B, retro pop y por supuesto soul, todo en versión Amy.

Mark Ronson, ex cuñado de Lindsay Lohan, y productor del disco, se encargó de aportar ritmos pegadizos y de electrificar los beats jazz, haciendo una deliciosa conjunción entre sonidos estridentes y la viril voz de Amy. Salaam Remi, el otro productor, aporta oscuridad a los acordes, y reflecta a una Amy más segura y superada.

Los singles del disco. Back to Black, canción tenebrosa que da título al álbum. Amy vuelve al luto tras una dolorosa ruptura, y el R&B la acompaña, en el trasfondo de un jazz modernoso y pegadizo. You know I»m no good sigue una temática lírica sombría, y encuentra un pegajoso ritmo de trompetas, haciendo de esta canción otra de las joyas del disco.

Tears dry on their own, mi favorita. La fuerza vocal de una Amy reclamando casino online por el amor que se va, jazz al estilo Winehouse, y el ritmo acelerado, hacen de este uno de los grandes legados de la cantante. Y cabría aclarar que se encuentra como constante del disco una calidad lírica inigualable. Letras para leer bajo clave propia, con lenguaje muy personal e íntimo, pero que finalmente reproduce los recovecos de la mente de una Winehouse reflexiva y madura.

Dejamos para el final su canción más conocida, la emblemática Rehab. Lo genial del tema es que logra la síntesis perfecta entre dos clases de ritmos que no suelen combinarse tan magistralmente, pero que en este punto marcan un hito que será difícil de superar. El soul de Winehouse se sienta en la silla eléctrica de Mark Ronson, y como respuesta una rebelde Amy detona con una pieza pegadiza y feroz.

Además de 5 Grammys en una sola noche, escándalos relacionados con el consumo de drogas, y una muerte que dejó sin esperanza a los miles de fanáticos que esperábamos ansiosos un nuevo
regalo de Amy; Back to Black, se convierte en el consuelo de esos miles… Pero vaya consuelo.

Un #DiscoPerfecto tanto lírica como musicalmente, donde desde el primer al último minuto escuchamos a Amy Winehouse en su mejor momento, un momento que sin duda durará para siempre.

Hasta siempre, incorregiblemente única

Fran Melano

Periodista y Locutor. Creativo y espontáneo. Estudia Ciencia Política. Adora escribir. Es un analista de los fenómenos musicales y sus consecuencias.