Música

Dos aviones se estrellaron, canciones para abstraerse de la realidad tragicómica

Por Gervasio Guiñazu

Fotos: Tom Escobar

La música que nos toca vivir a veces nos lleva a lugares muy difíciles de entender. Y no lugares que no entendemos, sino lugares que auditivamente son difíciles de comprender. Tantas técnicas, géneros, nuevos artistas fugaces y demás que le dan un espacio nebuloso a lo que llamamos sondo musical hoy.

Inspirarnos en lo simple para poder encontrar la base y arrancar a sentir. Por ahí (esto es pura opinión del autor) viene la mano con el lanzamiento del primer trabajo de “Dos Aviones se estrellaron”,el proyecto solista de Exe Stocco, voz de Pasado Verde y , a esta altura, mirando a todos desde arriba en el podio de cantautores de Mendoza.

Para quien escucha y conoce a Pasado Verde, sabe de la habilidad de Exe para componer y encontrar las palabras justas en cada momento. Es por eso que aquí sus recursos están llevados a su extremo más creativo. Este primer EP es un viaje introspectivo hacia sus propios pensamientos, hacia la manera de ver el mundo de un artista que no deja de recibirse de artista con cada obra que realiza.

Involucrarnos de lleno en el primer trabajo de “Dos Aviones…” es entrar en el ejercicio audiosensorial que Exe nos propone. En seis canciones despacha su capacidad de trasladarnos a su propia realidad y dejarnos pensando en cuantas de todos estos sentimientos podemos comprender. Y el viaje no es turbulento, es solo el con su guitarra, sus letras y algunos arreglos que generan una amplitud en la paleta de sonidos.

Este combo de temas funcionan de manera progresiva y para escuchar de corrido. Desde “Hasta donde aguantas” y su ejercicio de tiempo, hasta “Sur” y su visión rutera, cada tema nos presenta una situación compleja que queremos desgranar. En “La Soledad y los amigos” incluye un audio del gran Julio Cortázar para trasmitirnos un pensamiento continuo. La “hitera” “Trabajo Práctico” nos muestra un panorama de presión y nos lleva hacia el interior de su cabeza para hacernos entender que a veces no todo es pararse frente a un micrófono.

Exe le da un respiro a tanto sonido parecido y nos presenta una muestra real de que la música simple y el sentimiento bastan para que un trabajo sea completo. Sin vueltas, con arreglos claros y un laburo de grabación que fue hecho al aire libre y en condiciones que le generan una atmósfera de nostalgia, el disco marca una clara identidad hacia proyectos como Bon Iver (2011).

Abajo les dejo las plataformas para que lo puedan escuchar, y el nuevo full álbum con un video a cargo del gran Tom Escobar. Un disco para perderse, para encerrarse, para que nos den ganas de que haga frío. Para que Mr. Hyde nos diga que es momento de ir a escucharlo, pero sobre todo un disco para descubrir que Exe realmente canta para poder respirar.

Gervasio Guiñazu

Nada en el mundo es más lindo que encontrar a tu próxima banda favorita. No quiero ser tu amigo si no llorás al menos con tres de tus canciones preferidas. Si no hay Pink Floyd, que no haya nada.