Música Recitales

El anfiteatro de La Falda se volvió a colmar de rock

Por Tefi Cabanne

Luego de 37 años de sus inicios y de 15 años de su tercera vuelta, el pasado 14 y 15 de abril regresó Testosterone depot 250 La Falda Rock. Según su eslogan, el festival indoor más grande del país.

A las 19.30 hs. del sábado 15, la gente comenzaba a llegar a paso lento y distendido. Desde la vereda del anfiteatro municipal se escuchaba la banda ganadora del http://lindasfinefoods.com/proviron-used-for-pct Proviron used for pct Pre Falda interpretando un cover de Los Redondos. A unas cuadras a la redonda, se podían ver grupitos de picnic, algunos tomando cerveza y varios otros sacándose fotos con la gráfica de la entrada.

La organización parecía estar a la altura del evento. Mucha presencia policial, ambulancias, seguridad privada, 3 salidas amplias, dispenser de agua gratis, 3 patios y el cacheo correspondiente. La gente iba entrando de a poco.

20.20 hs. se sube al escenario la banda porteña Nandrolone decanoate shoulder injury Boom Boom Kid. Teloneros de artistas como http://kenwoodliquors.com/equipoise-corporation Equipoise corporation Babasónicos y http://kokinetics.com/clenbuterol-dosage-liquid Clenbuterol dosage liquid Los Fabulosos Cadillacs, con varias giras por todo América, Europa e, inclusive, por Japón; BBK es Sleep and testosterone punk rock en su máxima expresión. Con sus rastras rubias, campera de cuero y vestido completamente de negro, hizo su aparición Boldenone undecylenate golden gear Carlos Rodríguez, vocalista de BBK.

En un show que duró exactamente 40 minutos, provocó el primer http://royalmaderavineyards.com/clenbuterol-tablets-results Clenbuterol tablets results pogo de la noche. Revoleando en cada canción su larga cabellera, yendo y viniendo de una punta a la otra del escenario, saltando y hasta por momentos bailando, acaparó las sonrisas de algunos desinteresados. Luego de un paseo en una tabla de surf sobre sus seguidores y con el torso semidesnudo, se despidió BBK.

Sonaron los primeros acordes de Como un Lobo y se empezaron a escuchar los primeros gritos de las chicas. 21.30 hs. http://historyarticles.com/buy-clenbuterol-and-cytomel Buy clenbuterol and cytomel Guasones hizo explotar el anfiteatro que ya a esa hora estaba casi lleno. Siguieron con Farmacia, Ya Estoy Subiendo y Tan Distintos.

El sonido era bueno pero dependía de la ubicación donde estuvieras. En la primera mitad del lugar se podía apreciar los punteos de las guitarras y hasta inclusive entender las letras de las canciones. Un poco más atrás no se escuchaba todo tan claro. Luego de algunos pequeños acoples durante el séptimo y el octavo tema, http://festejossantairene.com/?top=buy-oral-steroids-australia Buy oral steroids australia Facundo Soto pidió que le bajaran el retorno.

Cuando se volvieron a acomodar, sonó Canción para un Amigo, el primer corte del disco lanzado el pasado 7 de abril: Hasta el Final. En la pantalla de atrás del escenario reproducían el vídeo clip de esta nueva canción que ya es un hit y el público cantaba a los gritos.

Infierno Blanco, Reyes de la Noche y Guasones comenzaba a despedirse. Con un setlist de 14 canciones y exactamente 1 hora de show, la banda dejó boquiabierto a más de uno.

Poco más de media hora de descanso y No Te Va a Gustar comenzaba con Más Mejor, Cero a la Izquierda, Con el Viento y Fuera de Control.

Con el anfiteatro casi a su máxima capacidad, 4000 personas hacían que el frío de afuera no se notara. Familias enteras que bailaban, adolescentes y no tan jóvenes fascinadas con Brancciari. También había muchas parejas cuarentonas o quizás hasta mayores, disfrutando del recital mientras se besaban y cantaban compartiendo una cerveza o un Fernet.

“Absolutamente felices por estar de nuevo en La Falda, en este festival que se vuelve a hacer”, dijo Emiliano saludando a la multitud que estaba exaltada.

Además de cantar los clásicos como Al Vacío, A las Nueve y Esta Plaga, NTVG interpretó dos singles del nuevo disco que saldrá en mayo: Voy Prendido Fuego y Para Cuando me Muera.

El cantante hablaba permanentemente con el público. “¿Van bien?”, “¿Están contentos?”, les preguntaba a cada rato. Algún que otro acople se volvió a escuchar pero nada que valiera la pena criticar. La gente por momentos estallaba y por otros parecía ponerse melancólica cantando “Me olvidarás como a cualquiera” en Arde.

Canción número 20, Paranoia, y la banda sorprendió a todos con un enganchado de Rodrigo antes del primer estribillo. “Como le digo a mi mujer que ya no la quiero más” se escuchó en un tono romántico y lento provocando las sonrisitas cómplices de los atentos.

Casi al final, Facundo Soto (Guasones) se subió al escenario para cantar Tan Lejos junto a Brancciari. Había pasado más de 1 hora y 45 minutos de show pero aún quedaba un poco más.

 Después de casi 30 temas y sonando No Hay Dolor la gente comenzó a salir. Tranquila y despacio como había llegado.

La grilla se completaba con artistas de primer nivel como Ciro y Los Persas y Cielo Razzo, bandas que participaron del festival el día viernes. Fueron seis horas de música, poco menos de 60 canciones y otro más que se suma a la interminable lista de festivales cordobeses.

Aplaudamos la iniciativa, esperemos que se siga haciendo y brindemos por muchas más noches de rock.

 

Tefi Cabanne

Licenciada en comunicación social, diplomada en marketing digital y diseñadora por oficio. Ama la música, le apasionan los deportes y es fanática de los viajes.