Entrevistas Sociedad Visuales

El arte como conector de espacios

Por Carolina Santo

Dos mundos diferentes entrelazados, generando una unión entre lo público y lo privado. Creando una especie de permiso hacia lo inaccesible.

Esto es lo que quiere transmitir el artista plástico cordobés José Luis Torres en la instalación propuesta con el Proyecto Autoconstrucciones para el Parque del Museo Palacio Ferreyra.

José hace 15 años que vive y trabaja en Canadá, lugar en donde logró un reconocimiento a nivel internacional a través de la participación en exposiciones y bienales de arte en ese país, en Argentina, Estados Unidos, México y Europa. Sus obras se caracterizan por la interacción del espectador que es invitado a hacer la experiencia y a apropiarse del espacio.

Precisamente es esto lo que se quería lograr con la propuesta “No todo lo que brilla es oro”. El proyecto pretende nuevas formas de habitar el espacio desde el arte. “El objetivo principal es instaurar puntos de inflexión en espacios públicos donde los contextos aún no han sido habitados por los espectadores. A través del arte se desarrolla una propuesta integradora con el fin de que las personas puedan apropiarse del lugar”, explicó Mercedes López Moreyra, coordinadora y curadora del evento.

final-facebook

¿Qué fue lo que te inspiró para realizar la estructura? ¿Qué querés comunicar?

JLT: Lo que yo quería crear desde el vamos sin saber que material se iba a utilizar, era una conexión entre el pasado y el presente de Córdoba. De ahí se generó la posibilidad de partir de ese pasado patrimonial y de la Belle Epoque de Córdoba que es el Palacio y generar una conexión a través del parque con la ciudad que está en constante evolución. En un segundo momento surgió la idea de que el material que podría crear ese pasaje era el andamio, ya que es un material banal, un poco anónimo pero que está presente en todas las construcciones de esta “nueva Córdoba”.

¿Qué simboliza el color dorado en la instalación?

JLT: En esa búsqueda de elementos que funcionan como metáfora -que fue primero el aspecto formal del andamio-, la idea del dorado evoca ese pasado “dorado”, como también ese sueño, ese souvenir, otra época que a su vez representa el museo versus la actualidad: el crecimiento de la ciudad, caótico, a veces un poco violento, no siempre organizado. Por esta razón es que la instalación tiene una apariencia caótica y desorganizada.  

01

¿Cual es la propuesta de la instalación?

JLT: La obra funciona como una especie de catalizador que une, como cuando haces una pintura con elementos que no son afines, existe un elemento tercero que es un catalizador que hace que la mezcla funcione. La obra funciona como eso y al mismo tiempo, el público deja de ser espectador para ser actor, porque entra en la obra, la activa con su presencia, con su participación. Es algo que invita.

Es necesario destacar la colaboración de Pintecord para la realización de este proyecto, en el que también participó el Consejo de Cultura de Canadá y Quebec, Tigre y La Bolsa de Comercio de Córdoba. Otras instituciones que brindaron su aporte fueron: Hotel de la Cañada, Sissi Tienda Bar, Kube Aparts, Saniplast y Enas.

El Parque se podrá visitar todos los días en los horarios habituales del museo. La entrada es gratuita.

Carolina Santo

Licenciada en Comunicación Social. Entusiasta, apasionada por escribir. Le gustan los movimientos culturales y organizaciones que promuevan bienestar. Todo desde la perspectiva periodística.