Cine

El camino de Paige: Crítica de Luchando con mi Familia

Por Germán Pérez

En un retrato agradable Luchando con mi familia cuenta la vida de la familia Knight, para ser más preciso el camino hacia la fama de la hija menor Saraya-Jade Bevis, mejor conocida en el mundo de la lucha libre como Paige.

Stephen Merchant realiza su primer trabajo como director (esta vez sin el co- de por medio) y no deja títere con cabeza plasmando un relato con una gran dosis de simpatía que funciona, saca sonrisas en el público y literalmente hace olvidar algún mal rato pasado.

Merchant juega con la vida de la bizarra familia Knight (autoproclamados reyes del wrestling en Norwich, inglaterra) de una manera absurdamente efectiva. Peleando con mi familia es la antítesis de The Wrestler (2008, obra maestra de Darren Aronofsky) y funciona de complemento para ver los golpes, el tocar fondo y remarla, la persecución de sueños imposibles, el fracaso sobre la gloria y el triunfo sobre un predestinado fracaso. Las dos películas se complementan narrando los sacrificios por una pasión que para muchas personas es «falsa» no obstante estos atletas dejan su salud, fortuna y en algunos casos hasta su vida por defender lo que creen y quieren. Merchant triunfa dirigiendo Luchando con mi Familia.

Producida por Dwayne Johnson (y contando con cameo glorificado de The Rock) Luchando con mi Familia se defiende en todas las esquinas. En el roster actoral tenemos a Nick Frost y Lena Headey como los cabecillas de la familia Knight; Headey y Frost tienen una química asombrosa en pantalla, son un dúo salido de pelea de bares, de la destrucción de vicios y de trenes que chocaron múltiples veces y aun así, a pesar de las múltiples colisiones funcionan magníficamente.

Después nos encontramos con Florence Pugh como el talento protagónico de esta película; Pugh consigue llevar la historia de estupenda manera recreando eventos de vida como si fuera su vida propia. La joven actriz lucha, sufre, ríe, llora y nos engaña… nos engaña para mostrar que no es la verdadera Paige, pero podría serlo sin problemas. Ahora bien, detrás de todo este elenco, Jack Lowden es el que da todo y no deja sobras personificado a Zak Knight (el hermano del medio de la familia Knight) Lowden da un tour de force y demuestra que su carrera acaba de despegar… recuerden el nombre de este joven actor. Y tenemos yapa: Vince Vaughn tiene un rol secundario clave que agiliza la película y la lleva por el camino correcto. 

Da gusto ver como una película tiene la destreza de ganarse al público rápido y fácil, esto no sucede seguido y cuando nos encontramos con estos casos, hay que celebrarlo. Vayan a ver Luchando con mi Familia. Valoración: Excelente.

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.