Libros

“El día que se perdió la cordura”, el ambicioso thriller de Javier Castillo

Por Luciano Zahradnicek

Los informativos de la actualidad cuentan a diario diferentes escenas de crímenes a mujeres. La tendencia ha ido creciendo al punto que la opinión pública y la justicia etiquetaron a este tipo de casos con el nombre de femicidios. Sin bien las características generales de estos hechos suelen ser similares, ninguno es igual al otro, lo que le da al espectador la certeza de que se trata de casos aislados. Pero en la historia que nos cuenta Javier Castillo, cada uno de los asesinatos tienen un mismo modus operandi y por ende un mismo núcleo que los ejecuta. Para descubrirlo, el autor nos invita a recorrer las páginas de un thriller que narra las peripecias del día en que se perdió la cordura.

IMG_20130323_133201

24 de diciembre de 2013. El mundo se prepara para las celebraciones de víspera de navidad. En Boston, a plena luz del día, el horror se apodera de las calles. Un hombre desnudo y ensangrentado desfila con una cabeza decapitada tomada por los pelos. Ni el Dr. Jenkins ni la agente Hiden imaginan que éste lunático es la clave para responder a futuros interrogantes. Los hechos sucesivos serán estremecedores.

Verano de 1996. Salt Lake. La familia Maslow arrendó una pintoresca casa sobre la avenida principal para pasar sus vacaciones. Pese a la reticencia a compartir tiempo con su familia de la adolescente Amanda, los cuatro integrantes arribaron a la ciudad para tomarse un merecido descanso después de un exitoso año de negocios del Sr. Steven. Lo que nunca se imaginarían, es que este verano les cambiaría la vida para siempre.

El Dr. Jenkins debatía con Stella Hiden sobre el motivo que pudo haberlo llevado a este psicópata que caminaba desnudo a degollar a una mujer. A medida que la conversación avanzaba las hipótesis se dejaban de lado para trazar un plan de acción que les permitiese obtener respuestas a sus preguntas.

Un paquete detuvo todo tipo de especulaciones. El Dr. Jenkins empalideció y un grito estremecedor anticipó su desconsolado sollozo. Un objeto espeluznante se encontraba en el fondo de la caja con una tarjeta amarilla que decía Claudia Jenkins. En este momento, todo el mundo perdió la cordura.

descarga

“El día que se perdió la cordura” es un fascinante thriller policial y de suspenso narrado en dos épocas que se entrecruzan a lo largo del relato. El libro, de 87 capítulos y 449 páginas, cuenta dos historias con un común denominador: la ciudad de Salt Lake.

El escritor español ha creado una trama compleja que deja en vilo al lector hasta la última página. La sucesión de los hechos están planteados de modo tal que la intriga y las hipótesis apresuradas a los conflictos planteados entre los personajes, son el motivo por el que aquél que se sumerge en el material siente la compulsión de no poder soltar el libro.

Castillo ofrece una historia con capítulos narrados en tercera persona y otros en primera, lo cual resulta interesante para el lector ya que transita todo el relato con diferentes puntos de vista.

javier-castillo-knPC--1240x698@abc

Los personajes no son excesivos y se repiten a lo largo de la historia. Castillo ha creado una línea argumental sustentable que permite ver el crecimiento de cada uno a lo largo de la trama. Y al final, un giro inesperado conecta los dos tiempos.

El personaje del psicópata que llega al centro psiquiátrico es la pieza que genera intriga, misterio y que va destrabando los conflictos que hacen que la historia avance.

Las escenas de asesinatos no solo muestran la típica crueldad y la desesperante situación nerviosa de la víctima. En esta historia, el autor ha tenido un criterio muy detallista para darle un carácter ético a quien ejecuta la matanza, que a lo largo de la historia el lector va descubriendo cuál es la causa que lo mueve a cometer tales atrocidades.

Los enredos y misterios crecen a lo largo del relato. Un comienzo atrapante es el artilugio que Castillo usó para captar a cualquier lector amante del género. Encuentros, desencuentros, dudas, miedo, suspenso, amores, pasado y presente se combinan al punto de hacernos perder la cordura hasta llegar a la última página.

Luciano Zahradnicek

Curioso, inquieto y filosófico. Admirador del arte la música y el teatro. Me defino como un compulsivo lector. Periodista profesional.