Sociedad

El lado sustentable de Charly Alberti: #Revolución21 en Latinoamérica

Por Carola Cinto

A Winstrol oral and sustanon cycle Soda Stereo, a ser considerado un Cytomel side effects anxiety AppleMaster por el propio Steve Jobs,  a su cuarteto Is deca durabolin a nor 19 Mole, se suma R21. Can you go to jail for clenbuterol “Revolución 21” es una muestra más de que Adrafinil dosage compared to modafinil Charly Alberti sabe comprometerse y cuando lo hace, siempre algo exitoso resulta. Tras tomar conciencia de lo que la http://steroidsbesthgh.com/what-does-modafinil-treat_y6/ What does modafinil treat crisis ambiental global está provocando en todo el mundo y más particularmente en Latinoamérica, el chico de la batería Stereo, decidió lanzar su propia fundación. “Surge ante todo por la comprensión del grave problema en el que estamos inmersos que es: el cambio ambiental global. El cambio ambiental global es algo que incluye al cambio climático pero es más amplio. Incluye todas las acciones destructivas que generamos sobre la tierra: desde deforestación, contaminación de mares, lagos, ríos, del aire. Hacemos desgraciadamente muchas cosas mal todos los días que van a afectar drásticamente, y ya lo están haciendo, la vida de los seres humanos sobre la Tierra. La comprensión de esto, de que esto no va a suceder dentro de 10 años sino que va a suceder dentro de poco. Y que los tiempos se van adelantando porque cada vez es mayor lo que estamos provocando, es lo que me llevó a mí a salir a comunicarlo” explica el ex Soda acerca del surgimiento de R21.

“Revolución 21” tiene como hermano mayor a “The Climate Project,”  proyecto ideado por el ex vicepresidente de los Estados Unidos Al Gore. La idea del mismo es entrenar a ciertos voluntarios para que cumplan la función de embajadores y tengan la capacidad de educar a través de charlas públicas en cada uno de sus países de origen. En el año 2008 Charly Alberti viajó a los Estados Unidos como parte de “The Climate Project Latinoamérica” y allí surge la idea de formar “R 21”. Como hermanos de sangre, ambos proyectos buscan la concientización a partir de la educación y la participación de toda la sociedad. El objetivo principal es intentar lograr un “efecto contagio” en la realización de pequeñas acciones cotidianas que reduzcan el agravamiento de la crisis ambiental mundial en la que nos encontramos. “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo” resume de manera extraordinaria el leitmotiv de ambas.

Si consultamos la página personal del músico, la importancia de este proyecto salta automáticamente a la vista.”R21” se destaca con un color más brillante que el resto y eso tiene que ver con la gran cantidad de tiempo que Alberti le dedica a la iniciativa. Las conferencias son parte fundamental del movimiento y son esos espacios donde se transmite la idea clave de esta “Revolución”:

“Lo más importante es realizar el cambio y convertirse en una persona no que esté a favor solo del planeta, si no a favor de la vida. Los que vamos a desaparecer somos nosotros,  el planeta va a seguir existiendo. Es necesario que la gente entienda que nosotros somos los responsables y por ende, somos los que tenemos el poder del cambio. Y entendiendo eso, lo que yo puedo decirles es que: si se puede  solucionar el tema. Estamos en un momento límite. Lo tenemos que empezar a hacer ya, pero lo podemos resolver” explica el músico.

Colombia, Perú, Argentina, México, Estados Unidos son solo algunos de los receptores de las multitudinarias disertaciones dadas por Alberti. Todas con varios denominadores en común: escenarios o auditorios como contexto (ya sea en universidades, teatros, recitales), miles de personas como audiencia y un despliegue tecnológico que cuenta con pantallas de colores impactantes y palabras como “Revolución”, “Cambio”,” Reducir”,” Revalorar” que aparecen y desaparecen al ritmo de alguna familiar melodía como “Sale el Sol” o “Primavera Cero”.  Marketing o estrategia que funciona a la perfección  atrayendo a miles de personas a escuchar el mensaje que tiene para transmitir el astro del rock.

Otra de las herramientas que utiliza “R21” es dentro de su sitio web, la sección “¿qué hago?” donde se enumeran las diferentes actividades que las personas pueden implementar como parte de su cotidianeidad y que contribuyen con el medioambiente. “En la casa”, “Transporte”, “Comunidad”, “Oficina”, “Vacaciones”, “Reciclado” constituyen una lista exhaustiva que deja por fuera cualquier posibilidad de excusa: desde algo tan simple como  apagar las luces hasta  reciclar y separar la basura son parte del “must do” de R21. “El problema se genera por la sumatoria de esas pequeñas acciones que cada uno generamos día a día. Esa es la realidad. Los culpables somos las personas. Porque tenemos una forma de vida que, ya sea por desconocimiento o pereza pensamos: “para qué me voy a llevar bolsas al supermercado si total me dan ahí”. Esa pereza multiplicada por 7 mil millones de personas está generando un desastre en la Tierra. Otras veces pasa por el desconocimiento, por ejemplo: cuando uno habla de una empresa que contamina. Nosotros le compramos los productos a esa empresa por lo tanto, somos nosotros los que decidimos  si queremos que siga produciendo. La fábrica produce porque nosotros compramos, entonces somos responsables de ese producto que contamina. Dependerá de nosotros qué le pedimos a la compañía en pos de nuestra vida. Lo mismo ocurre con los gobiernos:  si sabemos que no están haciendo nada de fondo para defender la vida de las próximas generaciones, de nuestros hijos, nuestros nietos. Sabemos que realmente no considera a nuestro ambiente, a nuestros recursos como lo principal que debemos preservar en nuestro país. Deberíamos no votarlo y votar a otro. De lo contrario la responsabilidad vuelve a ser nuestra”.

El mensaje es claro: hemos llegado al límite. Las inundaciones, las sequías, los cambios extremos de temperatura son “Signos” suficientes de que el desarrollo sin una conciencia sustentable ya no es posible. En la “Génesis” de este problema está la humanidad y los “Ecos” de sus acciones. Por lo que es momento de salir de la “Zona de Promesas” y empezar a realizar acciones concretas que materialicen el cambio necesario. Mientras tanto nuestra Tierra nos suplica:

”Trátame Suavemente”.

Carola Cinto

Algo que empezó como un pasatiempo, hoy ocupa la mayor parte de mi día. Me gusta escribir sobre Sociedad y disfruto de hacer Entrevistas. Soy Licenciada en Relaciones Internacionales