Visuales

El mundo es un caleidoscopio para Steve McCurry

Por Iara Tevez Nesteruk

El trabajo documental de dianabol pills gnc Steve McCurry se encarga de retratar principalmente culturas invisibilizadas y contemporáneas, tradiciones ancestrales y  la realidad de las víctimas de numerosos conflictos internacionales.

La majestuosidad de sus obras no sólo pasa por los colores de la fotografía o su contraste, sino por lo que las imágenes representan. Sus retratos están caracterizados por la transmisión de diversos sentimientos en una mirada: felicidad, resentimiento, ira, miedo, dolor, esperanza. Y acompañando ese sentimiento, la descripción de una realidad con la que no se está en contacto y en la cual la ignorancia de su existencia, lleva a la indiferencia.

Todo comenzó con el retrato de http://www.nursesnow.com.au/oem/best-price-autodesk-inventor-2017.html best Price Autodesk Inventor 2017 Shabart Gula, fotografía por el cual es mundialmente conocido, en el que sus expresivos ojos verdes hace creer en la veracidad de la frase “los ojos son la ventana al alma”. Nombrada como buy oxandrolone uk “La niña afgana”, fue portada de la revista http://www.nursesnow.com.au/oem/buy-autodesk-autocad-2008.html buy Autodesk Autocad 2008 National Geographic en dbol steroid price 1985 y su rostro le merecieron al fotógrafo innumerables premios.  Pero más allá de una foto estéticamente atrayente, la imagen relata el dolor de una niña de 12 años que luego de haber perdido a su familia, buscó seguridad en http://narissadoumani.com/oem/discount-autodesk-autocad-map-3d-2016.html discount autodesk autocad map 3d 2016 el campo de refugiados de Nasir Bagh, en la frontera con tren pellets Pakistán. Seguridad que era difícil de encontrar en el medio oriente durante la http://www.nursesnow.com.au/oem/download-siemens-solid-edge-st9.html download Siemens Solid Edge St9 Guerra de Afganistán.

Así, en la década de los ’80 y con esa fotografía, buy online esri arcgis for desktop 104 Steve McCurry comenzó con un legado que continúa hasta el día de hoy y que es reproducido por miles de fotógrafos, aterrorizados de perder algún detalle del mundo multicultural y diverso en el que vivimos.

Cubrió zonas de conflicto como los sucedidos en Beirut, la desintegración de Yugoslavia, Camboya, las Islas Filipinas, Yemen, la guerra del Golfo Pérsico, Birmania, Afganistán como la documentación de culturas ancestrales en India, Nepal y Tibet. 

Sus fotos  transmiten dos cosas: sentimiento y contexto, y desde el lugar en el que  hay una teletransportación cognitiva hacia ese lugar. Se presenta la posibilidad de ser y sentir al otro, caminar por su tierra y reconocer el mundo que hay, más allá de las pantallas. Y ese mundo no es el que muestran los medios de comunicación; no, son tesoros escondidos y ocultos, lejos de las fauces de la lógica occidentalista que inconscientemente busca homogeneizar lo que encuentra a su paso.

En una entrevista, McCurry explica:

“Nos conectamos con el otro vía contacto visual, y hay un poder verdadero en ese momento compartido de atención, en el cual ocasionalmente capturas un vislumbre de lo que debe ser estar en los zapatos del otro. Creo que esa es una de las cosas más poderosas de la fotografía. La imagen de alguien en las calles de Nueva Guinea, con un hueso en su nariz, es interesante de ver. Pero para que sea una muy buena fotografía, tiene que comunicar algo sobre lo que es vivir con un hueso en la nariz. Es una cuestión del momento el de revelar algo interesante y profundo sobre la condición humana”

La globalización, que subyace la realidad en la que vivimos, está compuesta por dos procesos simultáneos: el de dianabol uses and side effects homogeneización y el de deca 750 heterogeneización. El primero, impulsado por un imperialismo cultural de los grandes centros de poder – Europa y Estados Unidos -, cuya lógica expansiva es imparable. Sin embargo, esta homogeneización tiene su contraparte: la heterogeneización,  con el resurgimiento y el grito a viva voz de etnias y culturas invisibilizadas. Porque esta invisibilización no sólo comprende la no aparición en los medios de comunicación: son derechos humanos violados por los conflictos sociales y políticos, atentados en contra de la dignidad humana y la indiferencia con respecto a las deplorables condiciones de vida.

El trabajo de Steve McCurry nos saca de lleno de nuestra zona de confort, enfrentándonos de manera virtual, con realidades que de otra manera no podríamos haber entrado en contacto. Hay una conexión con ellos, y la empatía que produce demuestra que todavía hay mucho por lo cual luchar. Primero el sentimiento y el abandono de la apatía, luego vendrá el acto.

En uno de sus más recientes posteos de su página web, McCurry retoma esta frase de James Allen “El mundo es tu caleidoscopio, y la variedad y combinación de colores que a cada momento te presenta son las imágenes exquisitamente ajustadas de tus pensamientos siempre en movimiento.”

El mundo es nuestro caleidoscopio. Rescatemos esos universos de colores que simboliza cada cultura, porque lo que le da verdadero sentido a nuestro mundo es la multiculturalidad. Celebremos la diversidad. Agradezcamos a Steve McCurry por inmortalizarlos.

Iara Tevez Nesteruk

El fuego como filosofía de vida, es mejor arder que apagarse lentamente. Le gusta hablar de música, política y películas. Sueña con viajar y conocer todos los rincones del mundo; también dejar ese mundo, un poquito mejor de lo que lo encontró. Estudiante de Relaciones Internacionales.