Sociedad

¿El ocaso de Donald Trump?

Por George Blanco

Para que el ocaso de Atrial natriuretic peptides anp Donald Trump se consume, sólo falta que el mismo Trump pierda en las elecciones del Buy clomid online with no prescription 8 de noviembre. A la estampida provocada por los propios republicanos, con el speaker Can winstrol make you aggressive Paul Ryan huyendo de Trump y rogándole a los republicanos de la cámara baja que hagan lo mismo, se le suman los recurrentes problemas del magnate con la demostración de sus impuestos o sus idas y vueltas con temas tan sensibles como Irak. Pero el escándalo principal, que no para de sumar capítulos cada día, ocurrió a principios de octubre, con el destape por parte del http://steroidsbesthgh.com/where-to-get-testosterone-cypionate-powder-from_ra/ Where to get testosterone cypionate powder from Washington Post de un video casero en el que, durante el backstage del programa “Access Hollywood” , Trump le asegura al conductor Billy Bush que “Cuando sos una estrella podés hacer lo que quieras con las Randomised controlled trials cytomel synthroid mujeres”, y es aún más gráfico describiendo una situación en la que toma de los genitales a una mujer no identificada.

A dos días del segundo http://steroidsbesthgh.com/after-arimidex-five-years_v9/ After arimidex five years debate presidencial (que Trump logró sortear sorprendentemente), las redes sociales estallaron y las cadenas de TV las siguieron. Programas enteros dedicados al tema, cuentas denunciando y, claro, Blue sky peptides review Hillary disparando -oportunista- munición gruesa. Figuras del espectáculo no ocultaron su repudio, que llegó hasta la First Lady Michelle Obama, que aseguró: “En mi familia puedo decir que no existen hombres así”, e instando a que los ciudadanos voten bien el 8 de noviembre.

En un intento desesperado, Ivanka Trump, su mejor versión, comenzó a dar eventos para captar el voto femenino, esquivo de por sí para su padre. Después de un parate en la campaña, volvió a Philadelphia, donde aseguró una vez más que su padre está capacitado para ser comandante en jefe. En entrevistas recogidas por la CNN, las asistentes aseguraron que en el video de 2005 Trump estaba “alardeando”, pero que en realidad no era así. En sintonía con la mejor vocera de Trump, su hija Ivanka, la general manager de la campaña, Kellyane Conway, se pasea por cuanto programa resaltando las cualidades del neoyorquino. Conway, fue contratada en agosto en lugar de Paula Manafort, en primer lugar para mejorar la imagen de Trump entre las mujeres y los jóvenes. Su dolor de cabeza es el de todos los que están a su lado en la campaña, impotentes por no poder controlar el pasado y la verborragia del empresario. Para colmo de males, los influyentes WP y New York Times le dan su explícito apoyo a la candidata demócrata. Pero la sorpresa no está ahí: diarios históricamente republicanos se han inclinado por Hillary Clinton, como el caso de Arizona Republic.

 

Del otro lado, Clinton supera con creces cada una de sus presentaciones, mantiene su liderazgo en las redes y suma adherentes incluso entre republicanos, desde políticos como John McCain o los Bush pasando por el también actor y figura Arnold Schwarzenegger. Si bien hay encuestas que le dan entre cuatro y siete puntos de ventaja, aún Hillary no ha podido catapultar el enojo de los americanos con Trump, y transformarlo en votos para ella. Su carisma y su llegada han mejorado, su cintura política para adoptar planes de, por ejemplo, Bernie Sanders, le han dado continuidad en la campaña, aunque todavía no puede disipar algunos de sus momentos más oscuros. La ventaja no es definitiva y cada vez es más recurrente la distancia entre las encuestas y lo que luego vota la gente en las urnas, tal como pasó con el Brexit en Reino Unido y el NO en Colombia, verdaderos golpes al management del voto. La elección ya comenzó en algunos estados vía mail, algunos clave, como Ohio. Como si estuviese siguiendo el guión de su propia vida, por ahora el ocaso de Donald Trump es solo para el showbizz. Falta la última palabra, la de los estadounidenses.

 

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.