Música

El Pop como forma de vida

Por Matías Montoya

Entre el cine, la música, estilos, modas y costumbres, el pop ha dado en la sociedad una marca sustentable desde que se supo de qué se trataba. Pero más allá de los usos y costumbres hoy hablaremos del pop como nota musical. Porque sabemos las múltiples raíces que ha creado este género, el pop es y será siempre pop.

Sin querer queriendo lo amamos. Nos enseñó mucho: a bailar, a encarar al amor, a saber llevar la dura infancia o la precoz adolescencia y nos ha sabido mostrar la cotidianidad del día a día. Porque el pop es eso: vida y obra de lo que nosotros somos.

Hace falta mencionar a Madonna y a Michael Jackson, dos genios divinos tocados por la vara mágica del Dios de la Música (que todavía no sabemos quién es, pero existe, yo sé que existe). Ellos supieron llevar y congeniar con lo cotidiano y el día a día, eso que pedía la gente a medida que iba madurando.

Sería injusto quedarnos solamente con dos músicos, pero sería injusto también no nombrarlos. Detrás de ellos viene el resto del pelotón que pisa fuerte.

pop

Madonna: la reina indiscutida

Que podemos decir de esta genia de la música. Nada. Bueno esperen nada no porque sino este texto sería inútil. Madonna ha forjado un imperio. Ella supo crear con su voz y su caja musical, estilos de pop muy variados.

Cada disco que ha editado se amolda a la perfección con las décadas en que se realizaron. Madonna y Like A Virgin fueron los que catapultaron a la fama a la diva; pero también tuvieron secuelas a la hora del nacimiento de otras cantantes, esas que quisieron imitar a Madonna pero ninguna lo ha logrado. A medida que las modas cambiaban, Madonna también. La revolución sexual vivida en los años ´90, trajo aparejados movimientos sociales muy distintos. Las hormonas se fueron al cielo gracias a este tipo de expresiones populares. Los homosexuales y las lesbianas lograron trasgredir y se sintieron identificados con su música. Algo que pocos lograron. Erótica y Bedtime Stories fueron discos que inyectaron el apetito sexual a todos los jóvenes.

Para finales de los ´90 y principios del nuevo siglo, Madonna cambió radicalmente. La critica creyó que se venía en picada pero no fue así. Ella logró nuevos sonidos trabajando a destajo (y a la par) con productores y DJs reconocidos en todo el mundo. Su pop se volvió mucho más eléctrico y llegó a sonidos tan diferentes como mágicos.

Ray Of Light, Confessions On A Dance Floor y Rebel Heart son obras de arte que nos regala la simbiosis entre pop y lo eléctrico. Eso es difícil de lograr pero lo hizo.

Madonna es, será y lo seguirá siendo la reina del pop. Su manera de hacer música es única y la igualan, y eso es algo que muy pocos logran.

Michael Jackson. El rey de reyes

Luego de su paso Motown junto con sus hermanos en los Jackson 5, Michael se sacó las ganas de empezar una carrera solista. Sus hermanos quedaron huérfanos y sin la estrella principal, esa miniatura hecha gigante que logró temas tan hermosos como únicos (ahora se me viene a la cabeza Ben, pero hay muchos más)

Comenzó bien arriba. Y dejó atrás la música disco y soul y se abrió con el pop. Diana Ross lo adoptó como si fuera su hijo no reconocido y Quincy Jones lo pulió a la perfección en lo que refiere a su música.

Michael comenzó antes del boom pop. Ni siquiera había concluido la década del ´70 y él ya tenía editado Off The Wall (previamente cuatro discos donde sólo Ben tuvo repercusión a escala mundial, pero ya se sabía que era un niño prodigio). Este trabajo lo llevó al estrellato sin escalas. Si bien no fue un disco netamente pop; el funk, el soul y la música disco se hicieron notorios en un trabajo que lo tuvo también como productor.

Thriller es perfecto. Su música, sus ritmos, el pop a flor de piel (ojo sin descuidar sus raíces en el soul), las guitarras bien rockeras y la ayuda de los ritmos de la mano del baterista Jeff Porcaro (TOTO), dieron rienda suelta a que el éxito de este trabajo discográfico resulte ser lo que fue.

Los ´80 ya eran un hecho y Thriller lo bautizó a todo ritmo. Pero Bad tuvo lo suyo: desplegó más baile y destreza física, se vistió de cuero y ya su cara no era la misma, pero su voz era inigualable. Este álbum fue más rock y creó un estilo propio para aquellos años, donde gobernaba las sociedades homofóbicas y en donde Michael, con su música, le daba una patada o creaba su Moonwalk para brindar un poco de paz a todo el Mundo.

Quizá Dangerous haya sido el mejor pop brindado por este genio. Si bien las guitarras y sus solos eran bien rockeros, el estilo y los ritmos eran bien definidos. Lleno de figuras estelares tanto en sus videos como la grabación del disco, Michael supo dibujar un panorama increíblemente mágico.

Pero nunca volvió a ser el mismo. Quiso remontar el barrilete con Invincible, pero el nuevo siglo se lo comió vivo. A seis años de su muerte factura más que estando en su mejor momento, y sí el morbo hace su jugarreta y logra lo impensado.

El resto. Solo el resto

Acá podemos enumerar muchos grandes músicos, pero me voy a quedar con dos: Robbie Williams y Britney Spears. El primero surgió de Take That, una banda de muchachos carilindos que cantaban bien. Pero algo sucedió con Williams, un toque mágico no sé, pero logró transformar todo lo malo en algo excesivamente bueno. Su música y su voz trajeron aire fresco y renovado al pop. Sin Michael en escena, Williams tomó rienda de ese caballo que galopaba sin sentido y lo ubicó en el Norte. Así, su fama se multiplicó en millones y su música traspasó fronteras inesperadas. Hasta realizó un excelente homenaje al padre de la Voz Universal: Frank Sinatra. Ojo no solo Williams ha hecho bien las cosas, hay otros grandes cantantes, pero me quedo con él. Su enorme ego lo hizo lo que es: un músico brillante.

Un caso similar fue Britney, quien salió de la factoría de Disney y llegó a brillar como muchas otras chicas Walt. Su carita de nena inocente la dejó en la cresta de la ola. Pero entre excesos y locura no pudo aguantar la fama y se vino a pique. La ola se le cayó encima y recién ahora está repuntando a lo que era antes, aunque ese antes no es lo mismo que ahora. Sin embargo, es una gran cantante que supo codearse con las mejores.

¿Sigo?, mejor lo dejamos acá. Es como el rock (o como la música en general), sería un escrito infinito. Más allá de mis elecciones, que son muy personales, el pop es un género hermoso. Nos hace gozar y nos brinda una libertad absoluta. Como toda la música en sí.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor