Música

¿Empieza la escalada de Band Of Skulls?

Por Mauri Llaver

Lanzado el 31 de marzo de este año, Himalayan, el tercer EP de los oriundos de Southampton se perfila como uno de los lanzamientos del 2014, al menos para quién les escribe (Habrá que ver si surgen competidores para mi top 3 de fin de año).

Abriendo con la montaña rusa que es Asleep At The Wheel, un muestrario de riffs de la mano de Russell Marsden hace que el disco arranque bien arriba, casi tan alto como su nombre indica. Inmediatamente después, la homóloga Himalayan es otro golpe certero. Con un espíritu que recuerda indefectiblemente al gran Jack White, y un canon de voces simple pero efectivo, ya nos empezamos a sentir cómodos en el disco, y el camino recién empieza.

Si bien no demasiado conocidos en la Argentina, Band of Skulls es una banda que merece nuestra atención, y Himalayan un disco atratapante. El ápice de popularidad de la banda llegó a finales de 2009, cuando Friends formó parte la banda sonora de Twilight: New Moon, y de ahí en adelante se vienen consolidando como uno de los exponentes más importantes de la escena alternativa de su Inglaterra natal. El salto a la grandeza todavía no llega y eterno será el debate de lo popular y lo no-popular, o cómo el paso a las grandes ligas le puede jugar en contra a una banda… ¿Será Himalayan la garrocha de Band Of Skulls para superar la barra? Tiempo sobrará en el futuro para analizar eso, por ahora (y como no queda otra alternativa) ocupémonos del presente.

Y en ese presente, sigamos con lo que nos atañe. Himalayan es una dosis de originalidad en un dominio de rock alternativo actual altamente homogeneizado. Dejando de lado el confort y seguridad de las MacBook y los sintetizadores que tanto hacen por el mundo del rock “moderno”, Band Of Skulls pelea con sus armas: bajo, guitarra y batería. Con un buen equilibrio vocal entre la suavidad de Emma Richardson y la garganta y pulmones bluseros del ya mencionado Marsden, nos encontramos con un sonido honesto, real. La banda no tiene músicos extras en vivo, lo que se escucha es lo que son, salud por eso.

I Feel Like Ten Men, Nine Dead and One Dying está buenísima (un poco de lenguaje coloquial no le viene mal a nadie, es un tema DPM). Brothers and Sisters y Hoochie Coochie también se destacan en un plantel de canciones muy parejo, que se presta para pasar un buen rato. Unos temas más adelante, Toreador y Heaven’s Key son, paradójicamente, puntos altos cerca del fin del metafórico descenso, que se concreta con Get Yourself Together, la infaltable balada, cerrando un disco redondo, cerrando un viaje.

Ya en el Personal Fest del año pasado, Band Of Skulls se había plantado en mi cabeza como una banda sospechosamente interesante. Este disco confirma mis sospechas y abre la puerta a imaginar cómo será lo que sigue.

Pero de nuevo, en el presente estamos y acá nos quedamos, disfrutando de un disco que por merecimientos debería dar que hablar, pero por popularidad a nivel local no sabemos si lo hará. Quedará en cada uno qué hacer con él; mi recomendación: Jugársela, hay mucho y muy bueno más allá de lo de siempre, probar no cuesta nada.

Band of Skulls en el Personal 

PD: Este disco candidatea alto para llevarse el premio a “Disco para escuchar en un viaje mirando por la ventanilla”.

Mauri Llaver

Estudiante de Doctorado en Química pero amante de la escritura. Lleva el periodismo en la sangre y los pelos al ritmo de su playlist rockero.