#TEDx

@Ohnochef cocina un gran @TEDxCordoba

Por Maxi Tell

Fotos Agustín Gomez y Majo Arrieta

Ser samurai en el buy photo likes instagram siglo XXI y en occidente parece algo sacado de un libro. “Yo soy muy japonés pero también muy humano” nos confesó. calum von moger wiki Takehiro Ohno es chef por vocación y no por talento. Nacido en buy 50k instagram followers cheap Hokkaido, una isla al norte de Japón, además descendiente de Samurai. Perspicaz, al punto de poder percibir la vida de alguien o una nación en sus platos tradicionales.

Su sueño siempre fue aprender la cocina vasca y dejó Japón para eso. Actualmente es body transformation women consultor gastronómico y en toda América latina y conduce un programa en el canal vegan protein powder El Gourmet. Cuando cocina ve reflejada su vida, sus experiencias buy mexican facebook likes y afirma: “Esto es muy Ohno. Es muy mío”, con un acento que une las costas del pacífico de cabo a rabo. Él es un samurai urbano, mirá lo que nos dijo…

¿Qué elementos te emocionan cuando preparás tu cocina? Vos que viviste en diferentes geografías, ¿qué te inspira más si el mar, el llano o el monte?

Cuando como un plato, cuando lo hago, trato de llegar al fondo, de sentirlo. Ver qué historia de vida, de país, qué trasfondo tiene porque cuando tiene esa profundidad me emociona.

Para él, el plato da cuenta de la idiosincrasia del chef y percibe de alguna manera rasgos de quien lo cocinó, su vida, su historia. “No es un tema de decoración o combinación de ingredientes; de hecho mi socio siempre me dice decoralo un poquito más pero mi vida no es así. Yo quiero darle mi vida al cliente. Entonces, intento ver más allá de la comida y ver qué me dice la gente de su vida. Por ejemplo un locro: yo quiero sentir quién comió locro durante 200 años, cómo cocinaba para sus hijos, el sentimiento de la abuela para cada nieto. Eso es más importante para mí que la receta.”

¿Cómo considerás que estás formado profesionalmente? ¿De dónde viene esa construcción?

Hace veinte años que estoy fuera de Japón, al principio me costó mucho por el tema de las costumbres. Pensaba que era porque nosotros tenemos “más educación” pero no es que tengamos más educación, es diferente. Eso lo descubrí en esos 5 años. Mi consejo para los chicos que se van a vivir a otro país:

‘Bancate los primeros 5 años, luego después diez años, lo vas a vivir de puntos de vista muy diferente’

Yo soy muy japonés, vengo de familia samurai, muy tradicional. No me entraba en la cabeza las costumbres de occidente pero por mantener el estilo samurai-japonés no podía ni reír, ni llorar porque el samurai debe ser neutro. No podía mostrar quién soy, cómo es el verdadero Ohno. Pero cuando me vine a vivir a occidente me pude soltar de a poco y mostrar cómo es Ohno, incluso puede aprender a decir “no” cuando algo no me gustaba o no quería; en Japón jamás pude hacerlo.

¿Qué pensás de las lecturas – o interpretaciones- occidentales sobre la cocina oriental?

Al vivir en otro país tenés que tener la capacidad de aceptar, perdonar, aprender. No es para todos, así como me pasa a mí japonés en Argentina o a los argentinos en España. No es fácil. Por eso trato que mis hijos aprendan de todos lados, estén abiertos sino se bloquean. No quiero que estudien japonés porque yo soy japonés.

A la hora de formarse…¿Disciplina, talento o estudio?

Cada persona es diferente. En mi caso es puro esfuerzo. Yo no tenía talento para la cocina. Mi maestro me dijo: “Ohno, tenés que trabajar el doble porque otros chicos tienen talento y es mucho más fácil el camino”. Yo a los veintipico de años ya sabía que no tenía talento para la cocina, entonces tengo que poner el doble de esfuerzo.

¿Qué elemento o condimento fetiche tenés en la cocina?

Cebolla (risas). Es casi imposible lograr una buena cocina sin cebolla. He sufrido mucho sin cebolla en todo diferentes partes del mundo. No puede faltar.

¿Creatividad o recetas?

Creatividad, es vida. Trato de transmitir eso en mis platos. Hay muchos estilos de chef que transmiten tendencias, vanguardia, yo prefiero siempre cosas de lo clásico, de lo vivido.

¿Hay sabores que te recuerdan a tu infancia?

Todo el tiempo. Por ejemplo, el guiso de nabo porque en Japón comemos mucha verdura. Entonces de ahí todo lo que sea guisos de verduras me recuerda mucho a sabores de familia.

Si pasa algo y te dicen esta es tu última comida, ¿cuál sería o cuál elegís?

Cordero chilindrón, es un plato de cocina española. Fue la primera vez que lloré cuando comí un plato; es otro nivel más allá de si está rico o no, fue la emoción. Yo no podía creer que este sabor existe y está dentro de mi boca. Sigo tratando de aprender a hacerlo como mi maestro. Todavía no llego…

¿Qué cuestiones te inspiran a crear o en general?

Quiero compartir mi vida con mucha gente para darle ánimo (algo que hace falta hoy en día). Imaginate, un japonés que no hablaba nada de castellano, no era estudioso ni es talentoso pero pude llegar a salir en televisión a toda América Latina. ¡Es un milagro! Yo nunca imaginé que podía llegar yo porque sabía que no tengo talento. Pero no es imposible, un montón de cosas pueden hacer.
Mucha gente cree que es porque soy diferente pero soy un japonés muy común (risas) y todos podemos llegar, eso me inspira y quiero transmitir.

Lee todas las notas TEDx Córdoba

Maxi Tell

Sagaz, lector, divertido y emprendedor. El cerebro de Negro&White y el mentor de muchos temas que marcan nuestra agenda. Un momento para leer algo diferente.