Moda

Estilo 70’s: Líneas de una época que se volvió tendencia

Por Eva Luna

Con la moda, viajamos en el tiempo. Revisitamos el pasado, lo traemos al presente pero en otras versiones, moldeándolo. Los años 70’s, esa década estéticamente irresistible de pelos al viento como Farrah Fawcett y pantalones acampanados, pisa con fuerza en las pasarelas y las colecciones de las marcas argentinas.

Desde la temporada boreal otoño-invierno 2014/15, las capitales de la moda vienen introduciendo las claves de este estilo a cuenta gotas. Un poco de bohemia, otro poco de glamour, una dosis histrionismo callejero. Estamos hablando de la época en la que los músicos eran cuidadosos y detallistas con sus looks (Jimmy Page, el guitarrista leyenda de Led Zeppelin, customizaba sus propias camperas, por ejemplo) y las groupies se convertían en íconos de estilo.

A este revival, estruendoso e imponente, se lo debemos más que todo a Hedi Slimane en la casa Saint Laurent, con su homenaje al legado del fundador Yves -y a sus años más gloriosos-, que se animó a marcar el nuevo rumbo de la firma con el estilo más rocker de los seventies. Los sombreros de rígida ala ancha que usaba Anita Pallenberg vuelven con retoques modernos; los abrigos oversize de pelo se llevan en colores y de diferente largo; la estética de las cowgirls, prima hermana del boho, se revive con flecos por doquier, maxifaldas y botas texanas; el terciopelo, un material que impusieron The Beatles a muchos de sus looks, se lleva ahora especialmente para estilismos rockers; y las botas de caña alta y bucaneras, como esas que usaba Brigitte Bardot con minifaldas y camperas de cuero, son algunas de las líneas para lograr este estilo tan reconocible como deseado.

La influencia masculina también es imprescindible, como esa que implementó Dianne Keaton en Annie Hall, o las reminiscencias del disco a lo Saturday Night Fever, con el traje blanco de John Travolta a la cabeza. Si miramos detenidamente las vidrieras de las zapaterías, veremos que las tachas, el pelo y la gamuza son los materiales hit para el calzado: mucha referencia punk, que nos hace recordar a las cazadoras de cuero negro y cinturones de Johnny Ramone. Además, algunas marcas se animaron con el pantalón de cuero, para llevarlo a lo Mick Jagger. Y por último, las capas y los ponchos, que nos cubren del frío mientras mostramos un lado más étnico y hippie.

En Argentina, los aires 70’s se pueden encontrar con más relevancia en el eclecticismo de María Cher., fusionados con el romanticismo de Uma, consagrándose como trendy en DeLaOstia, y en sus líneas más limpias en Ginebra, aportando más femeneidad a la mujer de Vitamina, convirtiéndose en uno de los clásicos de Paula Cahen D’Anvers y desplegando su lado más hippie-chic y folk en Rapsodia.

Todo vuelve. El ciclo de la moda nos lo recalca en cada temporada. Lo bueno es que sólo debemos mirar hacia atrás y tomar aquello que nos sirve, nos luce, nos reconforta. Porque si bien creemos que la moda es pasajera, al final de cuentas no es tan efímera después de todo. Algunas cosas perduran en el tiempo, y hay momentos en que retornan con fuerza.

Eva Luna

Editora de la sección Moda. Se mete de lleno en el universo de las marcas más prestigiosas del mundo y con estilo personal -único- viste de gala las páginas de N&W.