Viajes

Expresión vienesa

Por Victoria Agulla Tagle

Llegué al hotel a eso de las 8 de la mañana con ganas de ducharme y salir a recorrer la ciudad. La recepcionista era una http://southamptonfreelibrary.org/deca-stacks deca stacks típica vienesa, de unos 50 años, de aspecto señorial, alta, tes blanca y poco (muy poco) ánimo. Le pregunte si podía entrar a mi habitación (yo había especificado que llegaría muy temprano). Me dijo que no, “El check in es a partir las 14h”. ¡Todavía faltaban 6 horas! Bueno. No me quedaba otra que salir así, como estaba. Sábado por la mañana. La ciudad estaba en modo silencio, las calles vacías, y los negocios todos cerrados. methandienone opinie Así qué me puse a caminar sin rumbo ni destino.

De repente, me vi rodeadada de: monumentos pulcros y enormes, avenidas anchas y eternas, parques deslumbrantes y perfectamente conservados, renombradas galerías de arte, impresionantes museos y prolijas plazas.

Cargando

Escribiendo sobre #Viena. ✒️

Ver en Instagram

Estaba en una ciudad grandiosa: http://www.nursesnow.com.au/oem/buy-adobe-captivate-9.html buy Adobe Captivate 9 Viena.

Cargando

 

Viena. Ver en Instagram

Fueron los romanos quienes la llamaron http://narissadoumani.com/oem/buy-online-ashampoo-video-styler-2013.html buy online ashampoo video styler 2013 Vindobona, nombre de origen celta que significa buying nolvadex online Ciudad Blanca.

methandienone 10mg price Viena también estuvo en manos del http://www.nursesnow.com.au/oem/buy-online-microsoft-expression-studio-4-ultimate.html buy Online Microsoft Expression Studio 4 Ultimate Imperio Romano en el download Busymac Busycal Siglo I a.C, y este esplendor imperial se plasma en cada rincón, especialmente en esos inmensos edificios que sobresalen en el centro de la ciudad. Tras una larga historia de imperios, asentamientos e invasiones, la capital de Austria, empezó a ser reconocida por su solidaridad, apoyo y uníón con las demás naciones durante el siglo pasado. Esta urbe fue aglutinadora de cultura y nacionalidades. Es por eso que actualmente Viena es recorrida a diario por una población de sus steroids 8,3 millones de habitantes de diversas etnias y procedencias, como http://narissadoumani.com/oem/cheap-adobe-illustrator-cs6.html cheap adobe illustrator cs6 turcos, eslovacos, húngaros, yugoslavos, polacos, chinos, indios y egipcios.

Viena es antigua y a la vez nueva. Viena es tranquila y a la vez enérgica.

Tenía sólo un día para recorrerla a pie. Quise alquilar una bici, pero otra vez fallé: no estaba registrada para alquilar. En mis 12 horas tenía que elegir algunas de los atractivos de la ciudad. Siempre me gustó empezar por los lugares públicos de los núcleos urbanos, es ahí donde se ve la esencia de cada sociedad.

Después de visitar las plazas más importantes: http://www.flexmail.eu/steroid/30/dianabol-life.html dianabol life Stephenplatz, Rathausplatz, Michaelerplatz, JudenPlatz, Karlsplatz (como se habrán dado cuenta, “platz” en alemán significa “plaza”), me fui a visitar los principales jardines y parques: Burgatten, Stadpark, Volksgarten, entre otros. Lo más lindo de Viena son sus espacios verdes que, a pesar de que sean compartidos por diversas clases sociales, se muestran todas como zonas lujosas y preservadas.

Una vez que bajó el sol me introduje en los pasajes más urbanos de la ciudad. Caminar por las calles vienesas es sumergirse en una atmosfera íntima y embrujada. Los vieneses no son muy abiertos con los turistas, son más bien reservados y hasta un poco antipáticos. No es casualidad que sean conocidos como los “Parisinos de Europa Central”.

Pero la fórmula de identidad vienesa va más de lo que se puede ver. Su serenidad es algo intangible pero real.

Cargando

Y la finura #vienesa. ❤️

Ver en Instagram

Su cautela no es en vano. Viena sabe “guardar secretos”, y callarse cuando lo necesita. Esta ciudad fue refugio de genios como el creador del psicoanálisis, Sigmund Freud, el artista Gustave Klimt, el compositor Richard Wagner o el político revolucionario ruso, LeónTrotsky. Al recorrer la metrópoli, el aire intelectual se entremezcla con las melodías clásicas y las brisas provenientes del Río Danubio. Cuando uno pisa la Heldenplatz, se da cuenta que está en la capital del vals.

La armonía de este baile te transporta al siglo XII sensacional e inmediatamente. Nunca había visto tanta erudición junta: política, arte, música, ciencias, y literatura tienen asistencia perfecta en Viena. La Universidad de Viena es un lugar que no podía faltar en mi fugaz visita por la capital austríaca. Fundada hace más de 600 años, la Universität Wien es una de las universidades más prestigiosas y grandes de Europa. Siguiendo los pasos de varios Premio Nobel, 91.000 estudiantes se matriculan cada año en la “Alma Mater Rudolphina Vindobonensis” (Universidad de Viena en Latín).

Fue Austria quien, como cabeza del imperio austrohúngaro, se impuso como crisol de culturas manifestantes. Fue Viena quien acaparó el interés social como núcleo para explotar el Expresionismo. Fue en territorio austríaco donde Klimt convirtió su pintura en oro, Schiele en tensión y Munch en exclamación. Ninguna exposición te muestra al Expresionismo tan vivo como la de Museums Quartier. Este recinto de arte concentra los principales museos de Viena: Museo de Arte de Moderno, Museo Leopold y el pabellón Kunsthalle. Yo tuve la suerte de conocer el Leopold Museum. Basado en una sensacional colección del amante del arte, el Dr. Rudolf Leopold, este museo es un tesoro del Art Nouveau y el Expresionismo vienes. Siempre me había llamado la atención este movimiento.

El expresionismo defendió, ante todo, la libertad individual, la expresión subjetiva, el irracionalismo, la pasión y los temas prohibidos de la época. Como fiel reflejo de las circunstancias históricas en que se desarrolló (I y II Guerras Mundiales), el expresionismo reveló el lado pesimista de la vida y la angustia existencial del individuo, los cuales se alienaban y aislaban en una sociedad moderna que lo único que buscaba era el “desarrollo” y la industrialización. “Cuando pinto, uno de mis mayores sentimientos de placer es la conciencia de que estoy creando oro”. Gustav Klimt Cuando uno ve los cuadros de Klimt se emociona y apasiona ante semejante belleza brillante, “Muerte y Vida” transmite miedo y ternura al mismo tiempo.

Lee también “Budapest, la perla del Danubio”

Cargando

 

Muerte y vida. Ver en Instagram

“No hay arte nuevo. Hay artistas nuevos. El artista nuevo tiene que ser completamente fiel a sí mismo, ser un creador, ser capaz de construir sus propios cimientos directamente y solo, sin apoyarse en el pasado o la tradición… la fórmula es su antítesis”

Egon Schiele

Viena tiene tanto para ver. Durante el fin de semana que estuve, estaba el Film Festival am Rathausplatz, todos los vieneses estaban pendientes de esta fiesta. 650.000 personas asisten anualmente a este festival internacional de cine. Yo tuve el privilegio de escuchar la espectacular Filarmónica de Viena. Lástima que no pude grabarla, para ese entonces mi celular ya no tenía bateria.

Y no todo es ciencia en Austria. La gastronomía es clave en este país, o ¿Nunca se pusieron a pensar de dónde vienen las “salchicas de Viena”?. Viena tiene 21 mercados de delicias. Un “must” para los golosos –como yo- es la pastelería vienesa. La capital tiene más de 600 cafés, algunos, incluso datan del siglo XIX. Así que si lo que te gusta es degustar, Viena es tu lugar.

Cargando

El expresionismo de #Schiele

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.