Música

#FaithNoMore, el rock experimental que nunca morirá

Por Matías Montoya

Luego de 23 años sin tener material editado, What does low testosterone Faith No More sale nuevamente a flote con http://steroidsbesthgh.com/best-testosterone-injection-sites_z8/ Best testosterone injection sites Sol Invictus. En realidad, ese reflote no se genera por este disco, sino que fue alimentada en parte (yo diría que en su mayoría) por la prolífica carrera solista en la voz de su líder Turinabol quanto custa Mike Patton, y otra por la retroalimentación generada por la venida de sus miembros en distintas formaciones: http://royalmaderavineyards.com/anavar-pills-cost Anavar pills cost Patton con su revolucionario http://steroider-kobe.com/sustanon-250-malaysia_bc/ Sustanon 250 malaysia Tomahawk y Dianabol cycle for beginners Mike Bordin marcándole los ritmos a la banda de Anavar roid rage Ozzy Osbourne (la que brilló en un Quilmes Rock junto con otras bandas del heavy metal), como máximos exponentes. Si bien http://muscle-building-steroids.com/trenbolone-winstrol-cycle-results_rn/ Trenbolone winstrol cycle results Matador fue presentado en el tour que realizaron por Sudamérica en 2011, recién en 2014 regresaron a los estudios a plasmar su séptimo álbum.

La osadía de mostrar un nuevo disco luego de años sin hacerlo, deja a Liquid clenbuterol not for human consumption Faith No More en una maduración tan ecléctica como vivencial. Y de esas vivencias transcurre http://steroidsbesthgh.com/does-primobolan-increase-libido_sd/ Does primobolan increase libido Sol Invictus, un tema hermoso como peligroso a la hora de presentar estados de ánimo muy abajo. No sólo la voz en estado cataléctico de Nandrolone trenbolone testosterone mix Patton, sino también el tronar del tambor mezclado con los armónicos de la guitarra, que le da vida aún más con los teclados. El hallazgo de poner un tema como este para que dé comienzo a un disco es algo mágico, porque te da la pauta de donde te vas a encontrar y que viaje harás a medida que los tracks sigan su curso.

Y su cauce natural está dado con http://kokinetics.com/drostanolone-baldness Drostanolone baldness Superhero. Otro tema que presenta una buena base y donde la voz arremete con furia frente a todo lo que se le pueda aparecer.
Proviron liver Faith No More se caracterizó por darle creatividad a las voces y también ritmos bien marcados a las bases; las guitarras suelen hacer lo suyo y con tonos bien altos para los cuales lo que se puede plasmar arriba de un escenario, es calidad de sonido asegurada y explosión a lo largo del show. Sucede esto en http://steroider-kobe.com/trenbolone-enanthate-thailand_3o/ Trenbolone enanthate thailand Separation Anxiety, Rise Of The Fall y Black Friday; aunque en esta última lo que más resuenan son buenos acordes noventosos que nunca dejaron de utilizar.

Las baladas son el plato fuerte para ellos. Cabe destacar que tanto en estudio como en vivo, Patton logra un clima muy particular. Motherfucker y Sunny Side Up se puede notar este momento que es único en lo que refiere juzgar temas rockeros o baladas bien caracterizadas. Las mismas conllevan un poco de todo: brutalidad, excelentes bases anestesiadas con la calidad en la voz de Patton y que te deja en el punto de ebullición más espectacular que uno haya vivido a la hora de apreciar un trabajo discográfico, y por último, clímax que es fundamental para este tipos de temas.

Cone Of Shame es el manual de cómo hacer un tema lento (sin llegar a ser una balada) pero que a su vez contenga riffs bien marcados y con estilos definidos. Por momentos, y lo dije en párrafos anteriores, los noventa están bien presente y la sensación de estar escuchando cualquier banda que se limite a este tipo de acordes es bien recibida.

Matador está bien. El piano y la voz dan comienzo a que algo explotará (pero que no es así). Si bien, ninguna canción está mal escrita por Patton, su voz acá queda hecha a un costado (por momentos) gracias al sonido que brinda de fondo el piano y los galopes remarcados gracias a la batería que suena de manera increíble y que realiza compases muy bien logrados.

El arpegio de la guitarra está bien logrado en From The Dead, pero quizá no sea un tema para este disco. O quizá fue hecho a propósito con el pretexto de incursionar nuevamente con una balada. Obviamente que musicalmente está bien lograda, Lo maravilloso del cierre del disco no es que termina, sino que tenes ganas de volver a escucharlo.

Con la salida de Sol Invictus más la reedición de su mejor disco The Real Thing, Faith No More se prepara para encarar la segunda parte del año con todo. Gira por Sudamérica y lo que mejor saben hacer: presentarse ante sus muchachos, esos que nunca los dejaron de apreciar y que siempre son fieles a su estilo.

No sabremos cual será su futuro respecto a trabajos discográficos, lo único que pido es no esperar 20 años para volver a deleitarnos con sus ritmos tan guturales y cavernarios, como festivos y amenos. Aunque para ellos 20 años no son nada y nosotros estamos dispuestos a esperarlos.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor