Libros

Feminista y rompiendo los moldes de su época: Jane Austen

Por Deborah Kuperman

Cuando todos trataban de encajar, natural bodybuilders Jane fue la única que se destacó. Ella era una joven que nadie de su época entendía. Sin embargo, para buy instagram likes every photo Jane Austen, eso solo fue el comienzo.

Sus novelas le dan un giro a los romances convencionales de la época en la que buy instagram followers 3 dollars Jane vivió ( chul soon Inglaterra 1775 a 1817), y siguen enamorando a sus lectores gracias a la textura de su escritura. Es que the rock steroids Jane no se caracterizó por seguir los protocolos: sus relatos están llenos de conversaciones que a todos nosotros nos encantarían tener y de buen humor, mezclados con una irónica crítica a las diferencias sociales y de género de la época.

El logro de buy 50 likes facebook Austen fue, por medio de su inteligencia y facilidad de palabra, la conquista de una clase social inglesa privilegiada, llamada “Landed Gentry”, que eran aquellos que poseían tierras y eran capaces de vivir puramente de las rentas. Gracias al realismo y a la ironía de su discurso, se ganó un lugar entre las escritoras más famosas de la literatura mundial.

Retando a las convenciones, Jane decidió satirizar a la novela romántica clásica, y junto con sus tramas fundamentalmente cómicas, alimentó ideales feministas, criticando realidades tales como la creencia de que las mujeres dependían del casamiento como la única forma de asegurarse una posición social y seguridad económica.

Hoy en día, Austen es adorada en los círculos literarios por su forma de poner en palabras el funcionamiento interior del carácter y la naturaleza humanas. Entendía la forma en la que piensan, sienten y actúan las mujeres como casi ninguna otra escritora, y se animó a expresarlo sin tapujos. Sus historias nos mantienen cautivos gracias a que están llenas de malentendidos y suposiciones totalmente infundadas que se meten en la piel y mente del lector, capaz de sentir las mismas tensiones y sensaciones que alimentan a los personajes.

La mujer como protagonista

Jane Austen puso un poco (y a veces, bastante) de su vida en cada una de sus novelas. Es por esto que sus personajes son tan complejos y realistas como cada uno de nosotros, los lectores.

En todas sus novelas, el personaje central es alguna mujer que se destaca por su elevada percepción del mundo que la rodea. En algún punto u otro de la historia, las mujeres se encuentran con hombres de igual potencia que ellas, y no se sienten intimidadas por nada.

Sin embargo, todas estas mujeres son conscientes de que hay un hecho inminente que definirá sus vidas: el matrimonio. Para Austen, amor y matrimonio no son sinónimos; nos demuestra cómo esta decisión replantea toda la vida de una mujer, ya que tendrá consecuencias que deberán ser aceptadas. Parece que a las protagonistas se les planteara implícitamente una elección que tarde o temprano deberán realizar: casarse demasiado pronto y tener que conformarse con menos de lo que una mujer merece, o esperar demasiado a encontrar el verdadero amor y arriesgarse a no tener nadie con quien formar una familia.

Lo que nos mantiene dando vuelta la página es el suspenso de no saber cual será finalmente el destino de nuestras heroínas.

Sin embargo, esto no es lo único que nos hace seguir leyendo. La forma en que estas mujeres se enfrentan a sus limitaciones sociales, la ironía con la que piensan y la identificación que sentimos con los personajes, son parte indiscutible de la cultura Austen. Y todo esto es algo muy presente tanto en la Inglaterra de los Siglos XVIII y XIX, como en nuestra sociedad moderna.

Definitivamente, Austen desafió los modelos sociales impuestos y se decidió a romper el molde. Incluso, enamorándose ella misma de un hombre con el que finalmente no la dejaron casarse porque, según sus padres, no podría mantener económicamente al matrimonio.

Jane Austen publicó un total de 6 grandes novelas, además de varias historias cortas, poemas y obras de teatro.

Entre mis favoritos personales, se encuentran:

Orgullo y prejuicio (Pride and prejudice): la trama de esta novela se ocupa de las cinco hermanas Bennet, las cuales tienen una madre fanática e inelegante, totalmente obsesionada con casarlas lo más rápido y ventajosamente posible. La mayoría de la acción gira en torno de las dos hermanas mayores: Jane, la obediente, y Elizabeth, la perspicaz. Durante la mayor parte del libro, estas hermanas se encuentran ocupadas en controlar y evitar los daños de los casi-compromisos en los que ellas y el resto de sus hermanas se encuentran inmersas, así como en suspirar por el objeto de sus afectos: Charles Bingley para Jane y el oscuro, frío y racional Mr. Darcy para Elizabeth, cuyo punto de vista –basándonos en su ingenio y sensatez comparado con el de sus hermanas- es el más parecido al de la propia Austen. Es esta última relación la que realmente dirige la historia, a través de una combinación de su compatibilidad y su aparente inhabilidad de estar juntos, gracias a sus mutuas malas opiniones del uno sobre el otro, o al menos de la creencia de cada parte sobre la mala opinión que el otro tiene sobre ellos mismos.

Sensatez y sentimientos –también publicada como Sentido y sensibilidad- (Sense and sensibility): la historia nos cuenta sobre dos de las hermanas Dashwood: Elinor y Marianne, que tienen un extraordinario vínculo, siendo grandes amigas además de hermanas. El nombre de esta novela se debe a las personalidades de estos personajes, siendo la mayor Elinor, la tranquila y serena en todo momento, siempre responsable y sensata, y Marianne, la más apasionada y sin reservas, regida por su sensibilidad. Es la clásica dicotomía entre lógica y pasión.

Ambas están enamoradas de hombres que creen inalcanzables, y sus eventuales caídas, recuperaciones y resoluciones finales proporcionan la esencia de la historia. Son jóvenes y cometen errores, a partir de los que evolucionan y crecen, preparándose así para las realidades de una vida llena de diversas presiones sociales. Finalmente, ambas hermanas experiencian un poco de ambos, sensatez y sentimientos. Ninguna podrá vivir sólo dejándose llevar por la lógica o la pasión.

La Abadía de Northanger (Northanger Abbey): Esta novela es generalmente referida como la “parodia a lo gótico” de Jane Austen. La historia de Catherine Morland, una inocente chica de 17 años, que conoce y se enamora de Henry Tilney, da un giro cuando éste la invita a visitar su finca, la Abadía de Northanger.

Una vez allí, Catherine, una gran lectora de novelas de suspenso góticas, permite que la atmósfera sombría de la vieja mansión llene su mente de terribles sospechas. Así, aprende a distinguir entre lo que es parte de su imaginación y su intuición, entre la fantasía y la realidad, entre los falsos amigos y verdaderos.

La Abadía de Northanger nos enseña a no renunciar a nuestras fantasías juveniles y a las ganas de vivir. A través de la honesta mente de Catherine, recordamos el miedo que tuvimos la primera vez que nos quedamos solos en una casa, o que viajamos a una nueva ciudad y conocimos a alguien que nos hizo perder nuestros miedos y sentirnos valorados por lo que somos.

Otras novelas de Jane Austen: Mansfield Park, Emma, Persuasión.

 Bonus-tracks: Dos películas sobre la cultura Austen

 BECOMING JANE: película biográfica donde conocemos más sobre la relación amorosa entre Thom Lefroy y Jane Austen. Con Anne Hathaway y James McAvoy.

AUSTENLAND: cuenta la historia de una mujer con una obsesión por Mr. Darcy de Orgullo y Prejuicio, que decide finalmente viajar a un resort temático, donde todo está ambientado como en las novelas de Jane Austen. Con Keri Russell, JJ Field y Jennifer Coolidge.

Deborah Kuperman

Adicta a los libros y exploradora de todo tipo de lecturas. Viajera frecuente. Escucha música todo el día, en su cabeza. Periodista profesional.