Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Moda

Filosofía y moda ¿Palabras excluyentes?

Por Fede Castello

Hablar de filosofía de la moda no es contradictorio por más que así parezca. Muchos han de considerar completamente excluyentes entre sí las palabras «filosofía» y «moda». Pero lo cierto es que, nada en este mundo es excluyente a la filosofía. La etimología de ésta palabra deriva del griego y significa amor al conocimiento (logos), y a su vez, se consideran cognoscibles múltiples cuestiones; la verdad, la moral, la belleza, el lenguaje y demás. La moda no es excepción.

La filosofía nació en algún lugar del mundo cuando algún hombre se preguntó acerca de la existencia de algo, de alguien o de sí mismo. Es considerada la madre de las ciencias, puesto que sin esa persecución constante del saber por parte del hombre, nada de lo que conocemos habría de ser descubierto, definido o estudiado, y es por ello que nada excede del campo filosófico.

La idea es, entender desde una perspectiva filosófica, cómo los movimientos históricos, revoluciones, hechos, fenómenos sociales e ideales personales pueden influenciar el arte, generar modas, movimientos estéticos y modificar las formas de vivir y pensar de los hombres a lo largo del tiempo.

PicMonkey Collageeeeeeeeee

Hablar de belleza sería el puntapié inicial más apropiado para introducirnos en la temática moda. El mismísimo Platón la definía como el esplendor de la figura. En su obra culmine, El Banquete, afirma que si hay algo por lo que vale la pena vivir, es por contemplar la belleza. Aun sabiendo esto, hay que tener cuidado a la hora de manejar conceptos, puesto que el ideal de belleza que la mayor parte de nosotros posee, se aleja demasiado al enseñado por Platón. Nuestra definición se acerca mucho más a la expresada por los Sofistas, quienes la proclamaron como todo aquello que otorga placer y fascinación al verse, tocarse, sentirse… Cualquier cosa que sea capaz de ser adquirida por medio de los sentidos.

Sócrates, maestro de Platón, por contrapartida, sostuvo desde sus comienzos, que la máxima expresión de la belleza es la sabiduría; aquello que es capaz de verse más allá de lo que nos indican nuestros sentidos, por medio de nuestra imperante y virtuosa razón.

Versailles_Tapis_vert_(1)

Recordemos lo dicho por la inigualable Coco Chanel:

 La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo.

Un vestido, un bolso, un pantalón y hasta un collar son mucho más que lo indicado por nuestra visión. Aquellos elementos expresan ideassentimientosemociones. Fueron construidos por el hombre y para el hombre; por ende su finalidad, más allá de la utilidad, siempre será la misma: el conocimientola virtudla realizaciónla belleza… El plasmar una parte introspectiva del Ser en el mundo exterior.

El Ser, por definición, es. Posee esencia y naturaleza. Se opone a la nada, puesto que la nada, nada es. La moda, la costura, junto todo el resto de las actividades realizas por el hombre, llevan siempre a la creación de algo. Cosa que jamás podría hacer la nada; ya que por lógica, nunca podría dar algo como resultado. Puede que suene bastante complicado, pero no lo es. Basta con mirarnos a nosotros mismos.

avrocca21

La esencia de todos los movimientos estéticos, incluido el Dadaísmo – que decía ir en contra del arte –, tiene en su núcleo al hombre, puesto que él es su creador y de él procede su constitución. Lo mismo pasa con la vestimenta; es creada por el hombre y para el hombre, no sólo para vestir – lo cual es una necesidad básica –, sino para el placer, el goce y la elevación del alma. Eso es perpetuo, no cambia.

El arte podría conceptualizarse como aquella actividad que el hombre realiza sin otra necesidad más que la del deleite, la satisfacción y la purificación de la psique. Y si bien la vestimenta – uno de los elementos tangibles donde se expresan modas -, satisface a su vez, una necesidad básica como lo es el vestir, no tiene por qué ser desmerecida desde lo artístico. Ya que si fuese por ello, nadie tendría problema alguno en andar vistiendo taparrabos insípidos.

Si lo analizamos desde la psicología, la proyección e imitación podrían resaltarse como el motor de las modas y tendencias. Aquellos mecanismos de defensa propios del inconsciente que ayudan a la masificación y multiplicación de ciertas conductas.

El hombre aprende, junto con otros procesos, por medio de la imitación. Si no fuese por ello, jamás adquiriríamos ciertas costumbres necesarias para vivir, entre las más básicas: el lenguaje. Ningún niño nace hablando, es algo que aprende por ecopraxia y según la cultura donde se haya concebido. La génesis de la moda en el vestir, aunque puede que no sea igual de vital que el desarrollo del habla en un niño, existe gracias al mismo proceso psicológico.

Mirándolo desde una óptica sociológica, la incorporación de la moda en el sujeto va de la mano del proceso de socialización. Al niño lo viste la familia, los primeros sujetos sociales con quien tiene relación. Luego va imitando y formando el gusto, también en la escuela y con sus compañeros, y los agentes socializadores secundarios van entrando en acción. Pero al llegar a la adolescencia, se incorpora a un grupo de pares, los amigos, al que desea y quiere pertenecer.

Allí va a influir la moda como fenómeno social, va a elegir entre una subcultura o la otra (dependiendo en la clase social que esté inserto). Aquí empieza a aparecer el concepto de estilo, estrechamente ligado al de identidad: con sus pares lo irá moldeando y experimentando hasta llegar a definirlo. Porque recordemos que la adolescencia es aquella etapa de la vida en la cual el ser humano aún se está encontrando a sí mismo, aunque siempre acompañado de sus pares y la realidad socio-económica, educacional y cultural que lo rodea.

avrocca22

El tema de la moda lejos de ser un asunto meramente banal constituye un documento estético sociológico que da clara cuenta de las sensibilidades de una época, en particular de la voluntad de ruptura e innovación o, por otra parte, de férreo conservadurismo, quedando definido el asunto del vestir como un asunto sustancialmente político. La moda está en la calle y por lo tanto es parte constitutiva de la res pública. – Adolfo Vásquez Rocca.

Cuando se estudia un filósofo se dice que, además de estudiar su obra, estamos inspeccionando acerca de su época y el pensamiento colectivo que rondaba en el momento de su existencia. Por poner un ejemplo, cuando leemos a Descartes, la duda es el elemento principal sobre sus textos. Su época de vida coincide con el descubrimiento de la tierra como planeta esférico y no como elemento llano. Imaginemos a esa población, toda una vida creyendo como verdad absoluta algo que resultó pura herejía. ¿Cómo se reacciona después de eso? La respuesta nos las trae Descartes: duda.

La lectura de Nietzsche y su magnífico Dios ha muerto coexiste en paralelo con el quiebre de la iglesia católica y el fin de los estados pontificios, ¿ahora les cierra?

La moda, al igual que los demás movimientos artísticos – arquitectura, literatura, escultura, música, pintura y demás – son el puro reflejo del pensamiento y las ideologías de una sociedad de hombres que se mueve a través de mecanismos como la imitación, para luego magnificarse y valorizarse en una sociedad de consumo. Razón por la cual, si analizamos la obra de un filósofo, es probable que veamos representados en sus palabras, los diferentes movimientos artísticos pertenecientes a su época, entre ellos los hábitos y conductas al vestir.

tumblr_lnf8kxoD9C1qe6cm9o1_1280

En Francia, por ejemplo, la vestimenta reflejó desde siempre los cambios de pensamiento. En un principio, la nobleza se vestía de una manera bastante diferente a lo que sucedía épocas anteriores: los hombres se ceñían más el cuerpo con sus chaquetas y pantalones ajustados blancos, se ponían colorete en las mejillas y utilizaban pelucas; las mujeres dejaban de lado el corsé y se decantaban por miriñaques de lo más fastuosos y amplios, mostrando siluetas de grandes proporciones. Los límites de los géneros se desdibujaban, quizás por influencia de la Ilustración; movimiento histórico, cultural e intelectual que comenzó en el Siglo XVII y que buscaba la emancipación de la razón.

Ya para esa época se estaba formando el sistema de la moda (en el Siglo XIV según Lipovetsky, puesto que aparece una forma de vestir completamente diferente, diferenciada en función del sexo y rompe con la tradición que venía desde la sociedad primitiva). Y no es mero capricho que este hecho coincida cronológicamente con la creación de la primera enciclopedia de la mano de Denis Diderot, y en consecuencia el boom de la gnoseología (arte de definir), dividir, clasificar y separar.

¿Y no es acaso la vestimenta una especie de medio o canal para la distinción, separación o clasificación?

5081a85573936_615x460

Según Baudrillard, la modernidad va de la mano de la moda, dotándola de sus características definitorias: lo efímero, lo fugitivo, lo contingente. Algo que hoy en día es más claro que el agua. Todo esto sumado al impresionante desarrollo de la industria textil que vino de la mano con las Revoluciones Industriales.

Con respecto al individualismo, la paradoja entre la diferenciación y separación, nos lleva a pensar más a lo uniforme que a lo diferente. Hoy es difícil que alguien no esté uniformado, todos lo estamos; en algún sentido, todos entramos en una sub-cultura que requiere de su vestimenta particular.

Ejemplo histórico: el uniforme de trabajo urbano ingresa por primera vez a partir de los años 50 en Estados Unidos, y luego se abre las puertas a una nueva lógica con la aparición del jeans de la mano de Levi Strauss, en San Francisco. A pesar de que actualmente la uniformidad del jean pase más por la sensación de seducción y, sobre todo, el culto a la juventud como emblema de belleza. Las ideas del post-modernismo (y su devoción por el hedonismo) hechas prenda de ropa.

levis collage

Retrocediendo en el tiempo, las escrituras de Santo Tomás y San Agustín en la Edad Media vienen junto con la preponderancia de Dios y el arte sacro; las túnicas y vestidos cocidos con hilos de oro en representación de la opulencia y el poder divino de la iglesia. La filosofía de Immanuel Kant en el siglo XIX, y su teoría sobre la necesidad de aplicar la razón utilizando la experiencia coincide perfectamente con la invención de la Alta Costura, los desfiles y el hecho de realizar las piezas de vestuario con gran precedencia para luego ser mostrados en lujosos salones, posterior a su venta. El principio de la experimentación desde un primer momento para luego proceder a la aplicación.

Y así se podría continuar enumerando, desde el asentamiento de las grandes culturas hasta nuestros días. Cada fenómeno, social, político y cultural influye en la confección del arte y la moda. Toda aquella sensación capaz de ser experimentada por el hombre, así como todo conocimiento adquirido por el mismo, ha de proyectarse directa o indirectamente en sus manifestaciones.

Fede Castello

Joven pop, amante de la moda y diversos estilos. Lector de tiempo completo y ácido cuando quiere. Generación Tumblr y espíritu de periodista.