follow

Sociedad

Fractura en la Quinta Avenida

Por George Blanco

Cuando Erin enumeró las razones por las que http://ena-musikverlag.de/?cat=79 Hillary Clinton ganaría la noche del martes, no hubiese esperado ni en una mínima chance lo que pasaría después. Pero, ¿Qué ha cambiado en los primeros días de http://ww.mcinstitute.org/22jgl 8zx/CnrFAQqJcW_ai36040.html Donald Trump como presidente electo? La realidad es que se suceden una a otra las http://ena-musikverlag.de/?p=275 protestas en las principales ciudades de Estados Unidos, que las minorías están cargadas de watch incertidumbre y que la economía tanto nacional como internacional están click expectantes.

 

La Quinta Avenida, 24 horas después de que Trump adquiriese los see 270 electores necesarios para llegar a la Casa Blanca, se inundó de manifestantes anti Trump. La mayoría de ellos son http://sixfeetfromtheedge.com/2013/12/outfit-041213/page/62/ jóvenes, de distinta clase social o condición de género, aquellos que hicieron frente, sin éxito, al llamado cinturón agrícola-industrial de Estados Unidos, a los «White Trash» y a la clase adulta, hartos del establishment de Washington. ¿Acaso lograrán algo con esas manifestaciones? En la práctica de ninguna manera. Aunque quizás Trump comience a mirar de reojo a todos los sectores para los que tiene que gobernar. Si bien hasta la campaña su discurso fue agresivo, populista y sectario, ahora se acabó el show y en enero comenzará el trabajo en serio.

La situación económica está cambiando frenéticamente en la región y cruzando el Atlántico, con el cytotec online no rx overnight Brexit y la posible elección de la conservadora Marina Le Pen en Francia. Pero sobre todo, la política ha cambiado ciento ochenta grados y sin aviso. Ya no se necesitan políticos ortodoxos o con experiencia, tampoco demagogos. Por más que sean crudas las palabras, funciona la cytotec 100 sinceridad a cualquier costo. Todo lo que no fue click Clinton en su historial político, laureado y potencial para una presidencia en cualquier momento de la historia. Claro, menos en este. Trump, carismático e intempestivo, supo interpretar al viejo electorado y lo que él quería, aún despreciando a las minorías. Y le alcanzó. Se peleó con los medios, cambió de manager de campaña tres veces, agredió públicamente a figura que se le cruzara, pero sin embargo en la noche del martes supo cómo hacerse de la victoria.

El enojo, aunque Obama y Clinton se esfuercen por dar clases de educación y corrección política en sus discursos de aceptación, ahora es de aquellos a los que Trump antes ha despreciado. Y aunque tendrá el control del see Senado, a Trump no le será fácil gobernar con el descontento de la mitad de la sociedad, una especie de http://sixfeetfromtheedge.com/2012/02/diary-v-2/img_1706/feed/ grieta ya conocida por democracias latinoamericanas en los últimos tiempos. Los que tendrán que transformar ese enojo en una posibilidad son los demócratas, que echan casi a la basura ocho años de Obama y asumen una oposición igual de imprevisible.

¿Acaso lograrán algo con esa manifestación? En la práctica, de ninguna manera. Aunque quizás Trump comience a mirar de reojo a todos los sectores para los que tiene que gobernar.

Los casi cuatro kilómetros que separan http://ww.mcinstitute.org/135khe k51/b10UnOJuYA_ip31175.html Union Square de la Trump Tower de la Quinta Avenida, recorrido que hicieron el miércoles 10 los manifestantes, es apenas una muestra de un país que asoma fracturado y con rumbo incierto. Es la http://sixfeetfromtheedge.com/2010/09/fashionology/feed/ brecha simbólica entre una sociedad cambiante y moderna y la ostentación, la verborragia, la arrogancia y la intolerancia. En el medio hay miedo pero también expectativas de lo que vendrá. Para Estados Unidos y para el mundo.

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.