Celebrities Lifestyle

George Clooney: “¿Nos tomamos un café, Presidente?”

Por George Blanco

Trenbolone acetate in bodybuilding George Clooney puede presumir de haber hecho todo -o casi- en su vida. Actuó, dirigió, es uno de los galanes con mejor reputación de Equipoise and test cycle results Hollywood y su carrera es tan transparente como misteriosa es su vida privada. Recuerdo al Clooney devenido en pescador forastero en http://www.gestiona.es/test-e-boldenone-tren-cycle Test e boldenone tren cycle La Tormenta Perfecta, y también al mafioso de Sustanon 250 cycle stack Ocean’s Eleven, o al actor maduro de What is the cost of testosterone therapy Michael Clayton o http://lindasfinefoods.com/does-dhea-increase-testosterone Does dhea increase testosterone Syriana; incluso recuerdo haberlo visto, siendo niño, conquistando la pantalla mundial en Low testos ER.

Su ductilidad para interpretar papeles de cuarentón con caracter lo llevaron a hacer un papel casi perfecto en Witrol Up In The Air y así, la lista sigue, hasta llegar al padre de familia desconcertado de Anavar alone results The Descendants, que bien le podría haber valido el Oscar. Hiperquinético, se atrevió a pasar del otro lado del set y dirigió la aclamada http://kenwoodliquors.com/boldenone-undecylenate-ucinky Boldenone undecylenate ucinky Buenas Noches, Buena Suerte, que estuvo entre las nominadas al Oscar en 2003. Esa candidatura se repitió en 2011, con The Ides Of March, un drama político que será recordado por haber sacado lo mejor de Ryan Gosling que, dicen, puede ser su sucesor.

Pero también recuerdo a Clooney, por ejemplo, cada vez que preparo café. Sus mútiples campañas con Nesspreso y su confesa pasión por los granos lo hicieron mundialmente conocido también por ser el tipo más o menos normal que degusta un buen café, y que bien puede ser encontrado en cualquier esquina tradicional de Buenos Aires, Nueva York o Madrid.

George Clooney se desenvuelve como un tipo normal. Basta verlo en una alfombra roja para deducir porqué uno de los tipos más famosos de la tierra se siente apenas uno más. Tanto, que su propia personalidad despreocupada termina por hechizar a todos y, sus novias de turno (hoy Stacy Keibler), apenas puedan sostenerle el brazo.

George Clooney Esquire Magazine

En los últimos días, Clooney volvió a ser noticia por otra de sus aficiones, que resultan atractivas para cualquiera que posea el poder de tenerlo en su campaña: la política. Después de su militancia a favor de Barack Obama, en 2008, Clooney vuelve a estar en el centro de escena acompañando a Mr. President en su camino a la reelección. En aquella oportunidad, -el candidato republicano- McCain le había ganado a Obama en Kentucky, el estado de Clooney, un distrito mayormente republicano y en el que Rand Paul se cnsagró ganador de las primarias republicanas en 2012.

Esta vez, George Clooney no solo va por su tierra sino por todo el país. En una campaña hecha para analistas y críticos de Vanity Fair, el actor sortea entre quienes hagan explicito su apoyo a Obama, una cena en su mansión de Los Angeles. Nada mal para quien quiera cumplir el sueño de pasar un momento con uno de los tipos de mayor popularidad del planeta. A cambio, Barack Obama camino a la recta final de las presidenciales y mientras se disputan las últimas primarias, gana el voto de la gente.

Sus últimas apariciones públicas fueron premeditadas (a propósito de la promoción de sus films) y originales al mismo tiempo, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados. En Rolling Stone, hace poco, se animó a hablar de la perdida de su virginidad, de sus primeras relaciones y del tema recurrente: el mito del galan preocupado por su imagen, un verdadero metro sexual en potencia. Clooney no sólo los entierra, sino que en cambio desarrolló una de sus pasiones en el desierto de Nevada: las motos.

Por si fuera poco, también George Clooney dedica su tiempo fuera del set de filmación a hacer activismo por los derechos humanos. En el marzo pasado fue arrestado en la embajada de Sudan, junto a su padre y otros manifestantes, por reclamar ayuda humanitaria en el foco de conflicto que atraviesa el sur del país. Clooney es un tipo bueno que sonríe hasta para los policías.

No debe ser tan difícil imaginar un día en la vida de George. Alguna vez, en revista Esquire, contó que no lee los diarios y menos lo que dicen de él. Tampoco Google, mucho menos las revistas del corazón. Afuera, todos los medios se hacen las preguntas por él. ¿Acaso tiene límites? ¿Cuál será su próximo proyecto? ¿Podrá recibirse de director con los laureles suficientes para que la Academia lo premie? ¿Quién será su próxima pareja? Mientras, él sale por la puerte de atrás, con barba raída, camino a la Casa Blanca, despistando a los papparazzis. ¿Nos tomamos un café, Presidente? Sí, me imagino que debe ser de los pocos que pueden tomarse un café contigo y luego hacerlo con Obama. Para George Clooney todo es normal.

George Clooney y sus múltiples portadas

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.