Música

Gonzalo Aloras, un viejo conocido del rock nacional, en Boris Club

Por Santiago Jorge

En el corazón de http://www.giftcards.sugarlandmall.com/testerone-booster Testerone booster Palermo Hollywood se encuentra el recientemente inaugurado http://festejossantairene.com/?top=zmrc-trenbolone-acetate Zmrc trenbolone acetate Boris Club, el primer club de Buy clenbuterol 20 mcg jazz propiamente dicho de http://jedaware.com/oral-trenbolone Oral trenbolone Buenos Aires que cumple con creces los requisitos de tal. De martes a domingos hay shows en vivo con una cartelera variada, y tiene una banda propia y estable, la Boris Big Band que actúa los domingos o acompaña a los artistas que llegan al club sin su elenco estable.

Si no fuera por el escenario enclavado en el centro de la sala, se diría que es un restó mas de la zona por sus aires de esnobismo, mesas y sillas de ultimo diseño, mozos de riguroso traje negro que te acompañan a la mesa, y una carta afectada por la http://www.azamericasat.net/testosterone-effects-on-men Testosterone effects on men inflación que recomienda salmón a la teriyaqui o ensalada de langostinos.

Vamos a lo nuestro, se presentó el rosarino Testosterone weight gain Gonzalo Aloras con la joven e incipiente banda porteña Buy steroids sri lanka Globo como acompañantes. Gonzalo que muchos lo descubrieron por ser actor en la película ¿De quien es el portaligas?, es un viejo conocido en el mundo del http://royalmaderavineyards.com/anadrol-50-y-trembolona Anadrol 50 y trembolona rock.

Fue guitarrista de estudio para discos de artistas de la talla de Fito Páez, http://lindasfinefoods.com/excessive-testosterone-production Excessive testosterone production Litto Nebbia o http://steroidsbesthgh.com/what-is-the-normal-follicle-size-during-ovulation_sq/ What is the normal follicle size during ovulation Juanse desde hace más de 14 años, lo que le valió no ser tan reconocido por el público pero respetado por sus pares, de hecho su último disco “12” (el tercero en su carrera), cuenta con la participación de los ya mencionados mas Javier Malosetti y Luis Alberto Spinetta, algo poco usual en un disco de producción independiente y de escasa repercusión en los medios especializados.

Como un club de jazz lo indica, los músicos ni bien se subieron al escenario arrancaron con una zapada clásica para mostrar sus dotes y manejo de los instrumentos, para seguirlos de “Será tu corazón”, “Tranquilizador”, “2000”, “Amar es lo primero” y “Homelove”.

El público responde con aplausos a canciones que desconoce pero que gustan a primera vista, es que la influencia de Páez y Nebbia es notoria, tantos años trabajando con ellos y sus guitarras plasmadas en sus discos que Aloras no es una copia sino que es el mismo en su modo de concebir canciones.

El lugar y clima era especial para zapar, por eso los músicos hicieron la segunda zapada de la noche, esta vez un poco más blusera, para luego dar pie a los homenajes, “Camafeo” para recordar a Spinetta, “El día que me quieras” de Gardel ejecutada en soledad en el piano de cola del local y “Emotival” recordando que la grabó en su primer disco junto a Charly García.

Para el final llegaron los esperados, pedidos y coreados “Tres” y “Avísame”. Cuando todo terminó Gonzalo se saludó con familiares y amigos y se quedó junto a una mesa, el público permaneció sentado y la velada llegaba a su fin. Volviendo a casa pensaba lo extraño de este muchacho de perfil bajo que pasa desapercibido y a la vez tiene contacto directo y es respetado por la aristocracia del rock nacional, a tenerlo en cuenta.

Santiago Jorge

Comprador compulsivo de discos, escriba constante y Escritor ocasional. Abogado y docente en la Universidad Nacional de Jujuy.